Menú
Qué es el coaching y para qué sirve
Qué es el coaching y para qué sirve
DESARROLLO PERSONAL

Qué es el coaching y para qué sirve

El coaching es una disciplina cada vez más popular que nos ayuda a desarrollar habilidades útiles para desenvolvernos en la vida o mejorar nuestra situación personal.

Sara Menéndez

El coaching es una disciplina que se ha hecho popular hace pocos años. En términos generales, diríamos que el coaching consiste en un proceso de acompañamiento del profesional o coach a una persona que quiere cambiar algo de su vida. Es un término que tiene su origen en el deporte: coach significa entrenador, y el entrenador es la persona que ayuda al o la deportista a sacar todo su potencial. Es más, en el coaching existe una rama dedicada al deporte donde se ayuda a las personas que compiten a desarrollar su motivación, aprender a gestionar las emociones, etc.

Aun así, el coaching no es exactamente como entrenar a una corredora o un nadador. La persona que acude a este profesional tiene más autonomía para desarrollar sus habilidades y tomar decisiones. El coach o la coach no te dice qué hacer, sino que te ayuda a decidir qué quieres hacer, cuándo y cómo, porque no siempre tenemos claras estas cuestiones.

El coaching no es terapia psicológicaEl coaching no es terapia psicológica

Para qué sirve el coaching

El coaching se utiliza mucho en entornos laborales, pero también vale para cualquier aspecto de tu vida que quieras mejorar. No es una terapia psicológica, sino una aplicación de la psicología desde un enfoque positivo. No es mejor, ni es peor, es diferente y tiene otras funciones.

Casos típicos en los que una persona acude a un o una coach laboral son cuando nos planteamos cambiar de empleo, pero no sabemos si es una buena decisión. Cuando tenemos un conflicto pero no sabemos cómo gestionarlo. Cuando tenemos sobrecarga de trabajo y no sabemos qué priorizar. Cuando nos sentimos insatisfechos por las relaciones que tenemos con los compañeros, pero no sabemos qué hacer. Cuando quieres cambiar tu relación con un mando superior porque no sabes comunicarte con él sin tener éxito en tus peticiones. Cuando no sabemos si aceptar un puesto que nos han ofrecido. Cuando queremos aprender a gestionar mejor nuestro tiempo. Cuando queremos desarrollar habilidades útiles para el entorno de trabajo (liderazgo, comunicación, motivación...).

A nivel personal, el coaching también tiene mucha utilidad. Estas cuestiones que hemos comentado del entorno laboral, se pueden convertir en situaciones de la vida personal. No sabes decir que no a tu amiga, vecina o madre cuando te pide siempre favores que sabes que no tendrías por qué hacer. Cuando quieres aprender a resolver las situaciones, y poner límites a los demás, sin provocar una confrontación. Cuando no puedes llegar a todo y no sabes qué priorizar. Cuando no te atreves a enfrentarte a ciertas situaciones cotidianas porque siempre sales perdiendo. Cuando quieres aprender a defender tus intereses y que no se antepongan los de los demás. O, en general, si no sabes qué camino quieres tomar en este momento de tu vida. También te puede ayudar a mejorar aspectos concretos en las relaciones con tus amistades, pareja o familia, pero repetimos que no es una terapia para casos de gravedad.

Muchas empresas también hacen sesiones de coaching grupalesMuchas empresas también hacen sesiones de coaching grupales

También existe el coaching en grupo, que se utiliza en ciertos entornos, normalmente de trabajo, para ayudar a las personas a desarrollar estrategias de trabajo en grupo. También para mejorar las relaciones entre compañeros, o aprender a gestionar mejor los recursos de los que disponen.

Por qué el coaching no es como ir al psicólogo

El coaching es una disciplina que nace y bebe de la psicología, aunque hay muchos perfiles de profesionales que pueden realizar esta labor. Sin embargo, a veces podemos encontrar a personas con un conocimiento limitado de la materia, por ejemplo, que sólo tengan como formación un curso de coaching. Nuestro consejo es escoger un o una coach con titulación en psicología, porque tiene un mayor conocimiento sobre el ser humano y el funcionamiento de la conducta, las emociones, el aprendizaje, las relaciones sociales, etc. Al fin y al cabo, el servicio de coaching implica una inversión económica de la que debemos garantizar su éxito.

No obstante, el coaching no es un tipo de terapia. No sirve para ayudarnos a salir de una depresión, acabar con los ataques de ansiedad, gestionar las emociones, aprender a conciliar el sueño o superar un miedo. Lo que hace es ayudarnos ante una situación problemática concreta. Se analiza, se esclarecen los objetivos, los recursos disponibles y se organiza un plan de acción. Todo siempre en base a lo que el coachee, es decir, el cliente, determina y decide, porque va descubriendo cómo hacerlo.

Así, en las sesiones de coaching, el o la profesional escucha y analiza la situación. En base a ella, plantea preguntas y reflexiones a su cliente. También se practican ejercicios, se ponen objetivos concretos para las siguientes sesiones y se va desarrollando un plan basado en la acción y el aprendizaje, hasta que el problema está resuelto.

Artículos recomendados