Menú
Terapias de grupo: qué son y en qué casos se recomiendan
Terapias de grupo: qué son y en qué casos se recomiendan
GRUPOS DE APOYO

Terapias de grupo: qué son y en qué casos se recomiendan

Las terapias en grupo son una manera muy eficaz de tratar diferentes trastornos psicológicos.

Andrea Fernández Rodríguez

La terapia de grupo no se trata de algo novedoso ni unitario en psicología ya que se ha puesto en práctica desde numerosas orientaciones y desde el comienzo de esta disciplina.

Ya a inicios del siglo pasado algunos médicos, entre los que podemos mencionar a Joseph Pratty y Edward W. Lazell como pioneros, organizaron grupos de apoyo para sus pacientes obteniendo resultados positivos.

Dentro de la práctica clínica psicológica, en la terapia de grupo la figura más importante es Jacob L. Moreno quien introdujo el término "psicoterapia de grupos" e impulsó la difusión de esta forma de trabajo comenzando por Estados Unidos al resto del mundo.

Otro antecedente importante lo representa el psicólogo alemán Kurt Lewin quien, en la década de 1940, acuñó el término "dinámica de grupos" con el objetivo de poner el énfasis en las propiedades diferentes a los individuos que emergen en el grupo. Es decir, tenía una perspectiva del grupo como un todo que es mayor a la suma de las partes que lo conforman.

Las terapias de grupo nos acercan a personas con el mismo problema que nosotrosLas terapias de grupo nos acercan a personas con el mismo problema que nosotros

¿En qué consiste la terapia de grupo?

La terapia de grupo es una forma de tratamiento psicológico que se centra en explotar el valor terapéutico que pueden tener las interacciones sociales entre personas que, por lo general, comparten una serie de características.

Como una sesión psicoterapéutica individual al uso, este método de trabajo busca encontrar solución a los conflictos y la problemática emocional que las personas traen a consulta con las ventajas que presenta una intervención grupal.

La principal ventaja que resalta en un formato de tratamiento grupal es la posibilidad de que el grupo se convierta en un apoyo para la persona. Un lugar donde sentirse totalmente comprendido y entre iguales. La experiencia de compartir vivencias y emociones puede resultar muy satisfactoria y favorecer el cambio.

La sesión, en la mayoría de las ocasiones guiada por un psicólogo, sirve para entrenar habilidades sociales y de afrontamiento, compartir experiencias y darse apoyo mutuo. Siendo el apoyo vital sobre todo para aquellas personas que no tienen una red social fuerte o cuyo entorno no comprende su situación.

¿Qué ventajas presenta la terapia de grupos?

- Supone una situación de igualdad: aunque puede tratarse de grupos más o menos homogéneos, por lo general el hecho de tener un problema constituye un hecho compartido por todos. La figura del psicólogo se diluye parcialmente y, con ella, su rol de "persona portadora de todas las respuestas". Esta situación fomenta la participación y la cohesión grupal.

- No sentirse juzgado: es muy común que las personas que sufren cualquier trastorno mental se sientan juzgadas por su entorno inmediato. Esta situación puede evitarse en el grupo, donde todos colaboran para ayudar sin mirar por encima del hombro a nadie.

- El sentimiento de pertenencia: sentirse parte del grupo es un aspecto fundamental que contribuye a la autoestima muchas veces mermada.

- Aprender de las experiencias de los demás: tanto de sus aciertos como sus errores y compartir los nuestros con el resto del grupo.

- Práctica directa de las posibles dificultades: sobre todo cuando nos encontramos con un grupo con personas con problemas en sus relaciones personales, un grupo de trabajo es muy útil al permitir la práctica para resolver situaciones.

La terapia en grupo resulta efectiva en muchos trastornos, como la depresiónLa terapia en grupo resulta efectiva en muchos trastornos, como la depresión

¿Quién puede beneficiarse de una terapia de grupo?

La terapia de grupo está indicada para prácticamente la totalidad de trastornos psicológicos pero, sobre todo para los más comunes: ansiedad y depresión.

En la práctica clínica se utiliza tanto de complemento de la terapia individual como de forma principal de intervención y única de intervención para un conjunto muy amplio de problemáticas. Entre estas se incluyen, además de los ya mencionados: situaciones de duelo, estrés postraumático, adicciones, trastornos de alimentación y enfermedades médicas como las migrañas o cáncer.

¿Es mejor la terapia individual o de grupo?

La investigación ha demostrado que numerosos formatos de tratamiento psicológico son tan eficaces en formato individual como grupal. Considerar la terapia de grupo como herramienta en nuestro sistema sanitario supondría una mayor eficiencia del servicio, sin renunciar a la calidad (como ha demostrado la investigación).

Por otro lado, podría acercar al tratamiento a muchas personas que son reticentes a acudir a un psicólogo, lo cual ya de por sí contribuiría a disminuir las altas tasas de prevalencia existentes.

Artículos recomendados