Menú
Cómo prosperar en mitad del cambio
Cómo prosperar en mitad del cambio
CAMBIOS

Cómo prosperar en mitad del cambio

Los cambios son inevitables en la vida, si te agobian o te estresan... ¡no te pierdas estos consejos para prosperar aunque ocurran!

Mª José Roldán Prieto

Son muchas las personas que cuando se encuentran en medio de cambios en su vida, se estresan tanto que incluso pueden generar cuadros graves de ansiedad. Una ansiedad que podría evitarse si se adaptasen mejor a los cambios que ocurren inevitablemente en la vida. Aunque no siempre es tan fácil para todos.

Solo tienes que fijarte en cómo la vida puede cambiar repentinamente y ponerlo todo del revés en un minuto. Puede ser un cambio de trabajo, de casa, un embarazo, un divorcio, la muerte de un ser querido, una enfermedad o sufrir una discapacidad. Son muchas las circunstancias que pueden hacer que tu vida se quede "patas arriba"... y que los cambios hagan que sientas nervios en tu estómago.

Algunas personas pueden aceptar la incertidumbre y enfrentar el desafíoAlgunas personas pueden aceptar la incertidumbre y enfrentar el desafío

Reaccionar frente a los cambios repentinos

¿Cómo reaccionas cuando te enfrentas a un cambio repentino? Las personas tienden a responder a cualquier situación de la vida con dos emociones: amor o miedo. O nos permitimos expandirnos cuando nos sentimos positivos o nos sentimos paralizados y estancados cuando nos enfrentamos a desafíos difíciles.

Algunas personas pueden aceptar la incertidumbre y enfrentar el desafío, mientras que otras se retiran con cautela y se abstienen de hacer las cosas de manera diferente. Incluso puedes pensar que las personas que admiras que muestran una disposición positiva nacen así, pero la realidad es que muchas veces han salido de su "zona de confort" y han experimentado pequeñas victorias al no ceder al miedo. Solo después del esfuerzo podemos ver resultados... Y es que a veces, hay que hacer las cosas con miedo... ¡pero hacerlas!

Si no sabes cómo enfrentarte a los cambios y sueles sucumbir al miedo y a la ansiedad, no te pierdas las siguientes estrategias para que te ayuden a prosperar en mitad de los cambios.

Para mejorar tu actitud es necesario que recompenses tu cerebroPara mejorar tu actitud es necesario que recompenses tu cerebro

Mejora tu actitud

Para mejorar tu actitud es necesario que recompenses tu cerebro. Las palabras y el lenguaje que eliges son extremadamente poderosos para transformar tu mentalidad negativa en positiva. Las palabras tienen la capacidad de modelar tus pensamientos, porque en lo que te centras es lo que crece en tu interior. Así que sé consciente de tus patrones de pensamiento en medio del cambio.

Puedes tener una mente más positiva si "reconfiguras" tu cerebro para que seas capaz de dominar tus pensamientos en lugar de permitir que ellos te dominen a ti. Para conseguirlo sigue estas estrategias:

  • Recopila y verbaliza los pensamientos que tengan significado para ti
  • Ten un diario de gratitud para anotar recuerdos especiales que recuerden las cosas buenas de la vida
  • Sé amable contigo mismo y reconoce las cosas buenas que haces y que siempre haces lo que puedes

 Descansa y céntrate en cómo te sientes en cada momento Descansa y céntrate en cómo te sientes en cada momento

La comunicación alivia la ansiedad

Cuando puedes confiar en otros, abres el canal para la comunicación. Al estar dispuesto a expresar tus miedos, te permite intercambiar ideas sobre las opciones. Tu confidente puede ofrecerte un oído que escucha, una perspectiva o una solución que tal vez no hayas considerado previamente.

Comprométete

Reunir el coraje que necesitas para enfrentar un cambio inesperado no muestra la ausencia de miedo sino la opción de dar un paso audaz en alguna dirección en lugar de quedarte quieto. Una vez que te comprometas con un camino de acción, observa cómo enfrentar el desafío aumentará la confianza en ti mismo. Lo importante que se debes recordar es generar valor al experimentar pequeñas victorias, una por una. El coraje no siempre ruge. A veces, el coraje es la vocecita al final del día que dice: "mañana volveré a intentarlo". 

¡Paciencia!

Mientras reflexionas sobre tus opciones en medio de un cambio, tu instinto te da pistas dentro de tus emociones. Descansa y céntrate en cómo te sientes en cada momento, si te sientes mal por algún motivo es una señal de que debes cambiar lo que no te hace sentir bien. El tiempo también implica ser paciente y fluir entre el hacer y el ser. Asumir nuevas habilidades, por ejemplo, y dar tiempo para que descansen los nuevos conocimientos.

Artículos recomendados