Menú
Qué hacer cuando has tomado una mala decisión
Qué hacer cuando has tomado una mala decisión
DECISIONES

Qué hacer cuando has tomado una mala decisión

Eres humano/a, y tomar una mala decisión es bastante común, pero, ¿qué puedes hacer al respecto?

Mª José Roldán Prieto

Cuando tomas una mala decisión te has dado cuenta de ello, es posible que de repente, se te revuelva el estómago y te arrepientas de ello. Todos hemos tomado alguna vez en nuestra vida una mala decisión y es muy probable que tú también conozcas este sentimiento: en el momento que tomaste la decisión parecía ser la acertada, pero después te diste cuenta de que no era así.

Quizá dejaste tu trabajo por otro nuevo y cuando empezaste ese nuevo trabajo te diste cuenta de que te habías equivocado. Quizá rompiste con tu pareja en un momento acalorado, solo para luego darte cuenta que eso era lo último que querías hacer. O tal vez hiciste una compra grande, como un coche o una casa, y después tuviste el sentimiento de arrepentimiento del comprador.

Cuando tomas una mala decisión te has dado cuenta de elloCuando tomas una mala decisión te has dado cuenta de ello

Todos somos humanos, lo que significa que no somos inmunes a tomar malas decisiones de vez en cuando. Aunque no podemos retroceder en el tiempo y cambiar nuestra elección, podemos disminuir el impacto que tiene sobre nosotros. Si recientemente has tomado una mala decisión y te arrepientes, no te pierdas estos consejos que te ayudarán a sobrellevar mejor ese golpe emocional.

Acepta tus emociones

Reprimir tus emociones no te llevará a ninguna parte. Es importante centrarte primero en cómo te sientes. El primer paso es reconocer lo que ha sucedido y cómo te has sentido al respecto. Ignorar o fingir deja el dolor abierto. Si te cortas, no fingirías que no sucedió o que no te importa... Lo manejarías y buscarías ayuda profesional. Si crees que es adecuado para ti, considera ir a terapia, que puede ayudarte a superar lo que sucedió. También puede registrar sus emociones o hablar con un confidente cercano.

Una vez que hayas reconocido y aceptado las emociones que tienes después de una mala decisión, una de las mejores cosas que puedes hacer es centrarte en los hechos. Tienes que salir de las emociones y el estrés para ver realmente los hechos de la situación. Pregúntate: ¿qué está pasando actualmente? ¿Qué quiero realmente? ¿Cómo puedo trabajar productivamente hacia ese objetivo dada la situación en la que me encuentro? Puedes luchar para el objetivo. Si eso sucede, lo recomendable escribir sobre la situación o tener una perspectiva externa hablando con un amigo cercano o un familiar.

No permitas que una mala decisión te consuma

Es importante que te separes mentalmente de la decisión, porque es algo que ha pasado pero que no puedes cambiar, simplemente puedes mejorar tu futuro. Una vez que has tomado una mala decisión, puede que le des mucho significado que no tiene inherentemente. Es inútil pensar en cosas despectivas hacia nosotros mismos. Puede ser muy difícil avanzar con la vida si estamos atrapados en esa mentalidad.

No seas demasiado duro contigo mismo a raíz de una mala decisiónNo seas demasiado duro contigo mismo a raíz de una mala decisión

Tenemos que decidir, justo cuando ocurre el error, que vamos a aprender de él y usarlo como un generador de impulso para avanzar. Si eliminamos el error del significado negativo que le damos, podemos usarlo como datos útiles para avanzar y tomar decisiones más coherente con el éxito que deseamos.

Perdónate

No seas demasiado duro contigo mismo a raíz de una mala decisión. El paso más importante de todos es que sepas perdonarte a ti mismo. Nos convertimos en nuestro peor enemigo con malas decisiones. Gastamos demasiada energía revolcándonos en la culpa en lugar de usar eso para ir a nuestro próximo movimiento... Usa el fracaso de tu mala decisión como palanca para el éxito futuro. Los errores son esenciales para el éxito... Los cometerás, pero lo que determina tu éxito futuro es cómo respondes a ello.

Acepta tu arrepentimiento

Después de tomar una mala decisión, tu mente probablemente se inundará de arrepentimiento. Resulta que este arrepentimiento puede ser una herramienta poderosa. El arrepentimiento puede ayudarte a recordar las cosas que quieres evitar en la vida y, de hecho, ayudarlo a tomar mejores decisiones. Acepta tu arrepentimiento y sigue adelante.

Si tu arrepentimiento te consume, intenta practicar la gratitud. Todos nos lamentamos, las cosas que desearíamos haber hecho de manera diferente o no hayamos dicho. Pero esos arrepentimientos no tienen que controlarte. Tienes que aprender a controlar tus pensamientos para ver lo positivo en lugar de lo negativo. Una forma de ver los aspectos positivos, es practicando la gratitud. Cada mañana, crea una lista de tres o cinco cosas por las que estás agradecido... Esto te ayudará a disminuir el control que el arrepentimiento tiene sobre ti.

Artículos recomendados