Menú
Cómo transformar la ira en algo saludable
Cómo transformar la ira en algo saludable
IRA

Cómo transformar la ira en algo saludable

Descubre cómo puedes ser capaz de transformar tu ira de algo desagradable en otra cosa más saludable para ti.

Mª José Roldán Prieto

Enfadarse es normal a veces, incluso en algunas situaciones puedo llegar a ser saludable. La ira cumple algunas funciones importantes, como pasar a la acción cuando lo necesitas, en los momentos de los que debes cambiar cosas en tu vida. Por lo que establecerte una meta en la que nunca sientas ira es algo ilógico e irrazonable. La ira es necesario experimentarla, simplemente debes aprender a manejarla.

Aquellas personas que intentan ocultar su ira acabarán "explotando" en los momentos menos apropiados y causando más problemas hacia ellos mismos y hacia los demás. Algo que no ocurriría si supieran expresar la ira de una manera más saludable. A continuación, vas a conocer algunos consejos y ejercicios para el manejo de la ira que te ayudarán a entender por qué te sientes de esa manera y encontrar la manera de manejar esa emoción intensa. Podrás disfrutar de unas relaciones más sanas y sentir menos estrés en tu vida.

¿Cuáles son tus creencias?

Aunque esto puede ser complicado, es una forma de evitar que algunos de tus sentimiento se conviertan en ira de forma demasiado rápida. Es una forma de eliminar esa ira innecesaria que puedes tener en cualquier momento. Cuando te enfadas puedes sentir esa emoción hasta llegar a creer realmente que tienes derecho a comportarte de la manera en que lo haces.

Identificar los pensamientos exactos que están ligados a tu ira puede permitirte expresarte a partir de la ira, o darte cuenta de que sea lo que sea lo que está provocando tu ira no necesariamente debe llevar a una respuesta de ira... El secreto está en manejar ese sentimiento.

Enfadarse es normal a vecesEnfadarse es normal a veces

Elimina tus 'disparadores de ira'

Una vez que estés consciente de qué tipo de cosas te enfadan, podrás comenzar a eliminar algunos de estos factores desencadenantes de tu vida. si encuentras que a menudo te enfadas en el coche cuando tienes prisa, el tráfico lento te retrasa... puedes trabajar en la reorganización de tu horario para poder salir antes de casa, o también puedes ponerte música relajante o usar técnicas del manejo del estrés para calmar lo que te ocurre.

Si tienes un amigo que desencadena continuamente tu enfado, es posible que quizá debas limitar el contacto. El punto es que si tú ya sabes las cosas parecen provocar una respuesta de ira en ti... entonces podrás sacarlas de tu vida y así controlar mejor tus reacciones.

Desarrollar habilidades de comunicación eficaces

Gran parte de nuestra ira tiende a dirigirse a otras personas. Las habilidades de comunicación efectivas y las técnicas de resolución de conflictos pueden ayudar de dos maneras: pueden ayudarte a comunicar nuestros límites a otros para que sea menos probable que sientas frustración y enfado en tus relaciones, y te ayudan a hacerlo correctamente. No provoques ira en los demás... ni tampoco en ti mismo.

Los ejercicios de respiración son técnicas realmente eficacesLos ejercicios de respiración son técnicas realmente eficaces

Cuídate

Si tu cuerpo está sometido a mucho estrés y tensión, puedes ser más propenso a la ira en tu vida diaria. Por ejemplo, las personas que no duermen bien suelen estar de mal humor. Lo mismo ocurre para las personas hambrientas. Si puedes crear un buen equilibrio entre el trabajo y la vida, de modo que tengas suficiente tiempo fuera del trabajo para dormir bien, comer una dieta saludable y disponer de tiempo para tus intereses y tus relaciones personales, te sentirás menos tenso y por tanto con menos probabilidad de que tu ira estalle.

Mantén algunos calmantes para el estrés

Cuando tienes uno de esos días que gritas si algo sale mal, por lo general terminas gritando en algún momento (en sentido figurado o literal). El estrés añadido puede hacerte más propenso a la ira. Por lo tanto, tener técnicas de control del estrés a mano para calmar la tormenta puede ayudarte a suavizar o eliminar la ira en tu vida. ¿Algunas técnicas que son especialmente útiles? Los ejercicios de respiración son técnicas realmente eficaces. Un par de respiraciones profundas pueden calmar tu respuesta al estrés y permitirte sentir más control en prácticamente cualquier situación. La relajación muscular progresiva también puede ofrecer algunos beneficios rápidos, especialmente cuando se practica regularmente. La reestructuración cognitiva también puede ser ideal para aliviar el estrés y para controlar la ira.

En cuanto a las prácticas en curso, la meditación puede proporcionar algunos beneficios duraderos; no solo te sientes mejor cuando lo practicas, sino que puede ayudarte a ser menos reactivo al estrés en general. El ejercicio conlleva beneficios similares, por lo que puedes incorporar el estrés como una prioridad en tu vida.

Busca ayuda si lo necesitas

Es necesario ser consciente de la ira que se siente antes que nada para saber si realmente está afectando a tu vida. Si la ira que sientes y tus reacciones impulsivas te comienzan a provocar problemas, entonces deberás buscar ayuda para que de esta manera, puedas aprender a tener un mejor control de tu vida y de tu bienestar emocional.

Recuerda que mientras que la ira puede alejar a las personas de ti, también puede ser un grito de ayuda en tu interior. Si te enfadas más a menudo de lo que te gustaría, es posible que necesites más ayuda y apoyo de los demás. Por ejemplo, si una casa desordenada te pone nervioso, solicitar ayuda de limpieza puede ser una técnica eficaz para el manejo de la ira. Si descubres que estás enfadado por las "pequeñas cosas" constantes, quizás estés demasiado ocupado y abrumado, por lo que es posible que necesites reducir el estrés de tu estilo de vida. No tengas miedo de pedirle a otros que te ayuden a quitar algunas de las cargas, si pueden... te sentirás mejor así.

Finalmente, si sientes que tus esfuerzos para controlar la ira no son tan efectivos como te gustaría, podría ser útil contar con el apoyo de un terapeuta. Este profesional es quien puede ayudarte a profundizar en tu ira y encontrar maneras de resolverlo, expresándolo de forma sana y saludable.

Ten en cuenta que debido a los efectos negativos de la ira, es importante priorizar el manejo de ésta si te encuentras más enfadado de lo que debieras para tener una buena salud emocional. Con un poco de trabajo, puedes hacer que la ira trabaje para ti (como un motivador para un cambio), en lugar de sentir que está en tu contra (como una amenaza para tu salud y felicidad).

Artículos recomendados