Menú
¿Qué es la inteligencia emocional y para qué sirve?
¿Qué es la inteligencia emocional y para qué sirve?
APRENDER A RELACIONARNOS

¿Qué es la inteligencia emocional y para qué sirve?

La inteligencia emocional nos ayuda a saber conocer las emociones de los demás y expresar las nuestras, y es muy importante desarrollarla desde niños.

Carmen María Pérez Muñoz

La inteligencia emocional es un concepto que ha adquirido gran importancia en los últimos años, aunque siempre ha estado presente en nuestras vidas. Desde que los niños son muy pequeños, es conveniente entrenar esa inteligencia emocional para que en el futuro sepan controlar y comprender sus emociones, así como resolver problemas teniendo autocontrol sobre sus propios sentimientos y pensamientos. En Bekia, te contamos un poco más sobre este aspecto.

¿Qué es la Inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la capacidad que tenemos las personas para percibir las emociones tanto propias como ajenas, así como comprenderlas y regularlas. Para poder adquirir habilidades sociales y crear un ambiente positivo con las personas que te rodean, la inteligencia emocional es fundamental.

La inteligencia emocional está compuesta por una serie de habilidades que te permiten tener ese autocontrol de nuestras propias emociones y sentimientos. Estas habilidades frenan tus comportamientos impulsivos y ayuda a la resolución de conflictos de una manera asertiva. Así, describiremos a continuación tales habilidades para facilitar su comprensión.

Para regular una emoción primero debemos conocer cuál esPara regular una emoción primero debemos conocer cuál es

Percepción emocional

La primera habilidad de la inteligencia emocional es la percepción emocional. Ésta hace que te percates de qué es lo que sientes en un momento determinado y podamos así identificar que tipo de emoción estamos sintiendo en ese instante.

La percepción emocional también te ayuda a reconocer qué emociones y sentimientos están sintiendo otras personas, pues te facilitará la interpretación tanto de las expresiones faciales, como los gestos y el tono de voz.

Los niños empezarán a identificar los estados emocionales propios y ajenos a partir de los 3 años, y establecerá relaciones de manera que si tú estás triste o no tienes un buen día y tu expresión facial es de tristeza, tu hijo te lo notará y se percatará de que te sucede algo.

Facilitación emocional del pensamiento

La facilitación emocional te permite establecer relaciones entre lo que sientes y el problema que se te haya presentado. Es decir, cuando estás en una situación determinada las emociones influyen en tu pensamiento y en tu manera de actuar, haciendo que tomes unas decisiones u otras. Así, esta habilidad te ayudará a actuar de forma positiva para la resolución de tus problemas.

Como es evidente, si estás muy feliz no vas a actuar de la misma manera que si estás triste, por lo que tus puntos de vista, tu estado de ánimo e incluso tu humor van a influir en tus decisiones, relaciones con los demás y en tu manera de actuar. Es importante que seas capaz de controlar tus emociones y dirigir la atención a los asuntos verdaderamente importantes, sin dejarte llevar por los impulsos del momento.

Comprensión emocional

La comprensión emocional es de suma importancia, pues te permite comprender qué emociones son las que sientes en un momento determinado. Por lo tanto, si puedes llegar a saber qué es lo que te pasa y el por qué estás sintiendo esa emoción, podrás predecir las consecuencias que tendrán tus acciones y te ayudará a actuar de la mejor manera posible.

En otras palabras, la comprensión emocional te ayuda a pensar antes de actuar. Si comprendes qué te sucede, será más fácil buscar una solución al problema y sobre todo, a cómo sobrellevarlo sin necesidad de realizar actos de los que luego puedas arrepentirte. Esta habilidad comienza en la infancia, y se va desarrollando a lo largo de toda la vida.

Regulación emocional

La regulación emocional es la habilidad más compleja de la Inteligencia Emocional, porque engloba todas las habilidades mencionadas anteriormente. Consiste en ser capaz de regular tanto tus emociones como la de los demás.

Los niños de 3 años empiezan a identificar los estados emocionales propios y ajenosLos niños de 3 años empiezan a identificar los estados emocionales propios y ajenos

Para regular tu comportamiento cuando estás sintiendo una emoción, primero tienes que saber qué te ocurre (percepción emocional), cuáles son las relaciones entre esa emoción y tu comportamiento (facilitación del pensamiento), por qué te ocurre eso (comprensión emocional), y cómo no actuar impulsivamente sin que sea la emoción la que te domine a ti (regulación emocional).

Por lo tanto, esta habilidad exige la puesta en práctica de diversas estrategias para no actuar impulsivamente, y hacer que los demás tampoco lo hagan contigo. La regulación emocional también te permite ocultar las emociones cuando la situación no te permita expresar lo que sientes.

Con esta habilidad, podrás ser capaz de fingir que estás bien cuando en realidad estás mal, por lo que podrás elegir a expresar o no tus sentimientos. Del mismo modo, puedes actuar de una determinada manera haciéndoles pensar a los demás que estas feliz cuando en realidad estás roto por dentro.

Todas las habilidades que componen la inteligencia emocional deben ser entrenadas desde que somos muy pequeños para poder llegar a ser muy inteligentes emocionalmente y poder dominar las situaciones, en lugar de ser ellas las que te dominen a ti. Por eso es tan importante la inteligencia emocional, porque te permite tener ese autocontrol sobre lo que sientes y actuar de manera adecuada dependiendo de cada situación.

Artículos recomendados