Menú
Cómo afrontar el miedo a hablar en público
Cómo afrontar el miedo a hablar en público
MIEDO AL RIDÍCULO

Cómo afrontar el miedo a hablar en público

Las situaciones en las que tenemos que hablar en público son muy incómodas para mucha gente, y les supone una tremenda vergüenza y miedo al ridículo.

Inmaculada Jiménez Peral

Hablar en público es una de las fobias más populares en el mundo , junto con la agorafobia, y es que el miedo a ser juzgados y a decir alguna tontería y que los demás te puedan hacer daño por ello, es lo que nos hace sentirnos frenados cuando tenemos que dar un discurso en público. Aunque no es una fobia tan incapacitante como otras, sino un miedo común que se puede superar con práctica.

Superar ese miedo y esa vergüenza a hablar en público, aunque parezca imposible, se puede conseguir si llevamos a cabo las técnicas correctas y ponemos empeño en ello.

Es normal sentir miedo a hablar en público, pero se va quitando con la experienciaEs normal sentir miedo a hablar en público, pero se va quitando con la experiencia

Cómo afrontar el miedo a hablar en público

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que para superar una situación que nos impide hacer vida con normalidad es querer afrontarla y superarla, por lo que es imprescindible que queramos superar esa fobia y vergüenza a hablar en público que tanto nos limita. Una vez tengamos esto claro, coge papel y boli que vamos con unos trucos infalibles para perder la vergüenza a hablar en público.

1. Prepárate. La preparación es básica a la hora de dar una ponencia o hablar en público y uno de nuestros mayores miedos cuando nos tenemos que afrontar a esta situación es decir algún disparate y que los demás nos juzguen por ello. Para eso, lo mejor que podemos hacer es preparar absolutamente todo lo que vamos a hablar en público, incluso posibles cuestiones que puedan surgir de nuestra intervención. Cuanto más preparado estés sobre el tema que vas a hablar, menos miedos puedes tener a perder el hilo de tu ponencia, quedarte en blanco y meter la pata con algo que digamos.

2. Humor. Esta es una de las claves si nos encontramos muy nerviosos antes de realizar la ponencia. Permítete el lujo de empezar con un pequeño chascarrillo o broma, ya que esto va a ayudar a que el ambiente sea más distendido. También, durante toda la ponencia intenta hacer uso del buen humor, ya que esto puede ser una herramienta muy efectiva a la hora de enganchar al público que ha ido a verte.

3. Ensaya. Es igual de importante preparar bien la ponencia o el discurso que saber cómo lo vamos a decir. Por ello es imprescindible que ensayemos hasta la saciedad lo que tenemos preparado. Esto aparte de ayudarte a manejar los tiempos, los puntos de inflexión y el tono que vamos a utilizar, va a hacer que tengamos más confianza en nosotros mismos. Para ensayar y practicar el discurso lo mejor es que lo hagas siempre en voz alta, como si ya estuvieras en el momento del terror. Una vez que creas que ya dominas tu discurso prueba a hacerlo delante de amigos y familiares, aparte de verte en la tesitura de hablar delante de un público, ellos podrán aconsejarte sobre cómo mejorar.

Siempre habrá gente a la que no le interese la ponencia, pero no debes preocuparte por ellosSiempre habrá gente a la que no le interese la ponencia, pero no debes preocuparte por ellos

4. Público. La respuesta del público muchas veces nos va a influir a lo largo del discurso y nos va a hacer que conforme avance nuestra actuación nos sintamos cómodos o no. El comportamiento que tengan los espectadores que están escuchándonos no va a depender de nosotros, por lo que no debería afectarnos en nuestra ponencia. Si vemos que hay gente que se sale, habla por teléfono o que no nos está prestando atención, no te preocupes. Siempre va a haber personas que van a estar allí por obligación. Para ello, lo mejor es que nos centremos en aquellas personas que sí nos están escuchando, están interesadas en el tema y se les ve atentas.

Es imprescindible que adaptemos el mensaje al tipo de público al que nos vamos a enfrentar. No es lo mismo que dar una charla a un grupo de universitarios, que a unos niños que a unos doctorados. Adaptar el mensaje es lo que nos va a garantizar el éxito.

5. Recursos. Otro truco para superar la vergüenza a hablar en público y que nuestra ponencia sea maravillosa es la de apoyar nuestro texto con ejemplos audiovisuales. Estos siempre van a entretener más al espectador y va a hacer que tu charla sea mucho más entretenida para ellos. Hazte una presentación aunque sea en Power Point, ya que esto también te va a ayudar a si en algún momento te encuentras muy nervioso, no pierdas el hilo de lo que estás hablando, al mismo tiempo que no se te quedará nada en el tintero.

Como ves, superar el miedo a hablar en público solo requiere de una serie de consejos que si los llevamos a rajatabla conseguiremos que nuestras ponencias sean estupendas. Las primeras veces que los realicemos seguiremos sintiéndonos un poco inseguros pero poco a poco y conforme hagamos más presentaciones iremos perdiendo el miedo.

Artículos recomendados