• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Viajes: 5 planes para hacer en Zaragoza cuando llueve
EMPLEO

11 claves para afrontar con éxito una entrevista de trabajo

11 claves para afrontar con éxito una entrevista de trabajo
Jose Antonio Llosa
Última actualización: 27 Febrero 2018
Las entrevistas de trabajo suponen una situación muy incómoda y estresante, pero ¿cuál es la fórmula para tener éxito? Te damos una serie de claves para superar la entrevista de trabajo.

Las entrevistas de trabajo son un trance verdaderamente estresante para la mayoría de personas. La sensación de estar en una conversación de una duración mínima, en la cual te están evaluando bajo unos criterios que el entrevistado desconoce, y en un entorno que resulta extraño, representa un cúmulo de factores ante los que parece natural sentirse abrumado. Sin embargo, la información supone una buena manera de controlar el estrés generado por la incertidumbre, y a ese objetivo responde este artículo. Desde la experiencia como entrevistadores, tenemos la intención de desmitificar la entrevista de trabajo, a la vez que se pretende ofrecer algunas pautas para enfrentarse con éxito a una de estas situaciones.

Hablamos, en este caso, de la entrevista individual. No nos referimos a dinámicas de grupo, y tampoco a procesos de selección con entrevista a través de Skype o cualquier otra vía digital. La diferencia fundamental entre cualquiera de estas entrevistas es que se suelen realizar en estadios diferentes del proceso de selección. Una entrevista de dinámica de grupo se suele realizar en estadios tempranos de un proceso de selección, mientras que alguien convocado a una entrevista de trabajo individual suele contar con más oportunidades en el proceso de selección. Esta particularidad condiciona, también, la manera en la cual se debe afrontar cada proceso.

1.- ¿Qué oportunidades tengo en una entrevista?

Cuando una persona llega a una entrevista individual en cualquier organización las oportunidades son muy altas. Con la difusión a través de internet de ofertas de empleo, los procesos selectivos tienden a reunir currículum de cientos de candidatos. Hacer entrevistas resulta económicamente costoso para la empresa, ya que requiere el tiempo y análisis de uno o dos profesionales, por lo que la cantidad de candidatos que se entrevistan de manera individual no suele ser muy amplia. Es decir, los convocados a entrevistas individuales para un puesto son personas que resultan interesantes y adecuadas para cubrir la vacante.

Muestra interés por la empresa a a la que accedes, para ello nos informaremos antes sobre ellaMuestra interés por la empresa a a la que accedes, para ello nos informaremos antes sobre ella

2.- Informarse sobre la empresa a la que se quiere entrar

Algo importante, una vez convocado a una entrevista de trabajo, responde a informarse acerca de la labor que desarrolla la organización. La página web de cualquier empresa suele ser una fuente de información primaria, pero no la única. Si se trata de una empresa grande, las publicaciones en prensa suelen ser también fuente de información muy valiosa.

Es tremendamente habitual que la primera pregunta de una entrevista de trabajo sea: "¿Por qué te interesas en nosotros?". Si una entrevista consiste, en primer lugar, en generar una buena impresión, conocer datos de la organización a la que se postula indica una muestra de interés inequívoca.

3.- Llevar ropa apropiada

La indumentaria adecuada para presentarse en una entrevista de trabajo depende del puesto y la organización. Por ejemplo, un perfil comercial suele utilizar una ropa formal: traje, corbata, zapatos... por lo que acudir a la entrevista con esta indumentaria es una buena opción. En otras ocasiones dudaremos, por lo que una regla básica en caso de duda será acudir a la entrevista con un punto de formalidad por encima de lo que supongamos que se exige en el trabajo diario en la organización. Por ejemplo, para cualquier empleo de oficinas y despachos acudir con americana y zapatos en lugar de deportivas, parece una alternativa bastante segura.

Sin embargo, hay ocasiones en las que claramente sabemos que no se exige ropa formal en el puesto, con lo que debemos acudir de la manera adaptada. Tan desconcertante resulta un defecto de formalidad en nuestra indumentaria en la entrevista, como un exceso. Ahora bien, es mucho más conveniente pecar de exceso de formalidad que de defecto.

4.- La puntualidad es crucial

La puntualidad es fundamental en una entrevista de trabajo. La lógica dicta que alguien que llega tarde a la entrevista de trabajo, llegará tarde siempre. Si por fuerza mayor el entrevistado se va a retrasar, resulta necesario realizar una llamada con antelación para informar del incidente y pedir disculpas por la demora.

5- ¿Qué debo llevar a una entrevista?

Un error muy común es acudir a una entrevista sin ningún documento. En la entrevista de trabajo se repasará el CV del entrevistado, por lo que es importante llevar una copia del currículum. Si el entrevistado ha conseguido información de la organización para la que postula, por ejemplo un folleto informativo de la empresa, también lo debe llevar si cree que le puede servir para aportar algún dato relevante a su discurso. También es frecuente que en las entrevistas de trabajo en grandes empresas haya que realizar algún tipo de test o cuestionario, por lo que llevar bolígrafo es buena idea.

6.- ¿En qué consiste realmente una entrevista de trabajo?

Esta es la pregunta clave. Las entrevistas individuales pueden ser de muchos tipos, dependiendo de el entrevistador y el tipo de empresa. Si se trata de una gran empresa, las primeras entrevistas individuales posiblemente sean realizadas por el equipo de recursos humanos o selección, y quizá también con el jefe de equipo que solicita el puesto. Una entrevista realizada con el personal de selección girará más en torno a las aptitudes, actitudes y competencias de la persona que solicita el puesto. Habrá preguntas sobre trabajo en equipo, sobre desempeño, valores, expectativas, trayectoria... Una entrevista con un jefe de equipo se centrará en habilidades prácticas para el puesto, y posiblemente presenten pruebas técnicas para analizar el desempeño en una tarea concreta que luego habría que desarrollar en un entorno real.

En ambos casos, el resultado debe ser generar una buena impresión. La entrevista supone un encuentro analítico breve y en condición de desigualdad. El entrevistado no tiene el control de la entrevista, aunque se realice en un ambiente distendido, y el objetivo responde a deducir una idea más o menos precisa en un espacio de tiempo muy corto. Bajo esta óptica, se debe tratar de proyectar una imagen de naturalidad y sinceridad, sin pensar en que haya respuestas buenas o malas.

7.- Me pongo nervioso, ¿estoy descartado?

Los nervios son parte intrínseca de las entrevistas de trabajo, ya que son un tipo de relación social en condición de gran desigualdad. Sin embargo, los nervios no son determinantes en una entrevista.

Es muy frecuente que el entrevistado se muestre inquieto al principio de la entrevista, para esto una buena estrategia es tener un bolígrafo en las manos. Qué hacer con las manos se convierte en algo verdaderamente problemático en cualquier situación incómoda. No obstante, lo habitual es haber llegado a un ambiente relajado que a los cinco minutos de haber comenzado el encuentro

La importancia de los nervios depende del puesto al que se opta. Un perfil comercial, por ejemplo, precisa mostrar seguridad en situaciones que se escapan de su control, ya que de ello dependerá el éxito en su trabajo día a día. Para un perfil técnico, sin embargo, los nervios son algo muy poco relevante respecto al trabajo que luego desempeñará.

No obstante, cualquier entrevistador agradecerá cierta elocuencia en el discurso del entrevistado, ya que resulta agotador sonsacar las palabras en una conversación de este tipo.

Lleva tu CV bien aprendido y prepara algunas preguntas de antemanoLleva tu CV bien aprendido y prepara algunas preguntas de antemano

8.- ¿Quién me hará la entrevista?

Hay, como decíamos, dos perfiles de entrevistador: el entrevistador de un equipo de selección o la entrevista con un jefe de equipo de la organización. Este particular no resulta muy relevante para el entrevistado, porque en ambos casos la actitud debe ser la misma: máxima cordialidad, sinceridad y colaboración durante el encuentro.

9.- ¿De qué hablar y de qué no hablar?

Es habitual que el entrevistador intente generar un ambiente distendido. Esto responde a dos motivos: uno, dar lugar a un clima cómodo para las partes implicadas en la entrevista de trabajo; dos, porque un clima distendido también es más proclive a obtener información más sincera.

El entrevistado debe controlar esta situación. El clima distendido en una entrevista puede jugar malas pasadas, porque se tiende a confundir la relación que se establece: no supone una relación de amistad, ni de compañeros de trabajo, ni de conocidos... Se trata de una evaluación. Cuando el entrevistado se relaja en exceso se cometen errores muy profundos: se comienzan a dar impresiones personales sobre temas políticamente incorrectos, se comienzan a hacer chascarrillos que no vienen al caso, se deja de cuidar la formalidad del lenguaje, y en definitiva se pierde el control de la situación.

Independientemente de que el clima sea amable, el entrevistado debe mantener la compostura, cuidar el lenguaje y evitar entrar en cuestiones que no son políticamente correctas para un entorno laboral. Un exceso de relajación es algo tremendamente habitual, y suele dar en conclusión entrevistas muy fallidas.

10.- Conocer bien nuestro CV

La entrevista se puede basar en el repaso al CV de la persona, por lo que es importante conocer bien nuestra trayectoria. Con esto nos referimos a tener un discurso pensado para narrar el desarrollo formativo y profesional.

Preguntas muy frecuentes son: "¿Por qué abandonaste este puesto de trabajo?". Para este tipo de cuestiones es importante tener una respuesta adecuada pensada de antemano. Una respuesta sincera, pero que no implique hablar mal de la empresa u organización previa, o de nuestros antiguos compañeros.

Otras preguntas muy habituales giran en torno a los huecos en nuestro CV. Si en un estudio de licenciatura se emplearon 10 años en lugar de 5, en el currículum queda reflejado y es una pregunta muy pertinente. La respuesta debe ser sincera, pero no hay que improvisar. Si hay largo periodo de desempleo, por ejemplo, también se debe tener preparada una respuesta para ese hueco: ¿cómo se desarrolló una búsqueda de empleo activa durante ese periodo?.

11.- ¿Es una mala señal "ya te llamaremos"?

El "ya te llamaremos" se ha convertido en una coletilla televisiva. Lo cierto es que en muy raras ocasiones al salir de una entrevista personal habrá una respuesta cerrada sobre la posibilidad de incorporarse o no a la empresa. En algunos casos directamente se convoca al entrevistado a otro encuentro posterior, por ejemplo, pero la decisión de contratación se suele evaluar entre varios candidatos y varios miembros del equipo, por lo que "ya te llamaremos" no implica nada bueno ni malo.

Artículos recomendados