Menú
Cómo superar el miedo a las alturas
Cómo superar el miedo a las alturas
ACROFOBIA

Cómo superar el miedo a las alturas

La acrofobia o miedo a las alturas es un tipo de fobia muy común, pero que podrás superar poco a poco si así lo deseas.

Eba

Si hay algo que es capaz de paralizar a nivel psicológico, eso son las fobias y los miedos. A día de hoy, millones de personas en todo el mundo sufren algún tipo de temor que les llega a afectar y condicionar su vida diaria, llegando incluso a provocar estados de estrés y ansiedad. Uno de los miedos que afecta a un mayor segmento de la población es el miedo a las alturas y esta fobia no solo se sufre, por ejemplo, al subirse uno al piso más alto de un edificio y mirar al vacío, sino que incluso puede darse al estar la persona a una altura relativamente baja con respecto al suelo.

La acrofobia, que así es el nombre que recibe el miedo extremo a las alturas, es un tipo de fobia que tiene diferentes grados de intensidad, afectando así de diferente forma a cada persona, y se sufre ante la presencia física o ficticia de una caída al vacío. Esta fobia llega a afectar hasta tal punto que resulta incapacitante para todo aquel que la experimenta, de tal forma que repercute en las actividades diarias o de ocio del sujeto en cuestión. Es por esto último por lo que la fobia a las alturas se la suele considerar una fobia irracional porque, con motivo de lo que la causa, no resulta una amenaza potencial y real para la persona que la sufre.

Todas las fobias pueden llegar a superarse con una correcta estrategia psicológica y adaptada a cada tipo de persona. No obstante, existen varios puntos que tratan el problema de manera superficial y que pueden ayudar a sentar una base a partir de la que poder trabajar y, finalmente, llegar a superar este miedo. Tanto si tú sufres de acrofobia como si quien posee el miedo a las alturas es alguien de tu entorno, la paciencia y la comprensión juegan un papel muy importante en todo el proceso de superación. Ante cualquier duda, lo ideal es acudir a un psicólogo, pero si lo que deseas es encontrar una serie de consejos por los que empezar, presta atención a los siguientes puntos.

Vete poco a poco exponiéndote a las alturasVete poco a poco exponiéndote a las alturas

Exponerse poco a poco a las alturas

Sea cual sea el grado de acrofobia, lo ideal es comenzar a superar ese miedo enfrentándose a él. No se recomienda ni es nada aconsejable empezar este punto queriendo luchar contra la acrofobia de golpe y ante una altura de 1000m, así que lo ideal y lo que verdaderamente ayudará será empezar poco a poco con alturas que generen un poco de inquietud, pero en las que, a la vez, nos sintamos cómodos. Para una mayor seguridad, se recomienda empezar por lugares que presenten elementos a los que agarrarse, como barandillas, por ejemplo, para evitar caídas ocasionadas por un posible mareo o incluso desmayo.

La idea de esta técnica es ir mejorando gradualmente y siempre sin hacer saltos cualitativos entre los distintos niveles de adaptación. Esto ayudará a que la persona con acrofobia coja confianza consigo misma y, a medida que vaya superando cada reto, se vaya motivando con los siguientes niveles hasta llegar al máximo sin problema.

Relajar la mente

Uno de los motivos por lo que una persona puede desarrollar miedo a las alturas es el recuerdo de alguna experiencia negativa pasada. Pudiéndose considerar traumas, estos recuerdos son los causantes del bloqueo mental ante una situación determinada y para poder combatirlos, lo más aconsejable es mantener la calma y analizar la situación. Si se recuerda el pasado, el miedo sentido en aquel momento afectará al presente así que lo ideal será intentar dejar la mente en blanco y afrontar poco a poco la realidad del ahora.

Concentrarse en la respiración a la vez que se visualiza algún paraje tranquilo puede resultar de ayuda. El yoga y la meditación pueden ayudar en este aspecto y ten en cuenta que descansar lo suficiente, así como hacer ejercicio regularmente será un punto a favor dentro de este apartado. También es aconsejable que este punto, al igual que el resto de consejos, se realicen en un sitio tranquilo en el que sea poco probable que haya ruidos repentinos o fuertes que puedan asustar a la persona con acrofobia.

Cuando estés en una zona alta, intenta relajarte y pensar en otra cosaCuando estés en una zona alta, intenta relajarte y pensar en otra cosa

Motivarse con los éxitos conseguidos

Al ir superando los distintos niveles de alturas poco a poco, la persona que sufra acrofobia puede utilizar la propia motivación para seguir avanzando en las diferentes escalas y así superar del todo su miedo a las alturas. Uno de los aspectos fundamentales dentro de este punto es celebrar la victoria, por muy pequeña que sea. Si una persona es capaz de mirar hacia abajo desde una altura fuera de su zona de confort, ya es un triunfo y así ha de verse.

Tener el recuerdo de todo lo conseguido anteriormente hará que se contrarresten los pensamientos negativos y ayudará a que el acrófobo quiera seguir adelante y se muestre predispuesto en todo el proceso de superación. Si tú tienes un familiar con un extremo miedo a las alturas, ayúdale en este aspecto y celebra con él sus éxitos por pequeños que sean.

Intenta explicar el origen de tu miedo

Otro consejo para intentar superar el pánico a las alturas será el de analizar cuál es el motivo de la acrofobia. Pueden ser situaciones desagradables que ocurrieron en el pasado, la autosugestión que uno se inflige a sí mismo y en la cual se piensa lo peor o un instinto de supervivencia llevado al extremo. Sea cual sea, buscar y analizar la causa del miedo a las alturas ayudará a atacarlo desde su origen.

El hecho de experimentar una situación negativa en el pasado, no significa que vaya a volver a suceder cada vez que uno se exponga ante unas circunstancias similares. También, pensar en las mínimas probabilidades de que ocurra algún accidente o de que uno sufra algún daño, es otro punto a tener en cuenta. De todas formas, cuando le confrontación con el problema requiere implicación psicológica, se recomienda acudir a un experto en la materia para que el resultado final de la terapia sea concluyente y efectiva.

Artículos recomendados