Menú
Qué hacer para recuperarte psicológicamente de una violación
Qué hacer para recuperarte psicológicamente de una violación
SUPERAR

Qué hacer para recuperarte psicológicamente de una violación

Ser víctima de una violación es un proceso muy duro, pero del que podrás salir para recuperar tu vida.

María Isabel Baena González

Hay pocas situaciones en la vida de una mujer tan duras como una violación. Por desgracia, las mujeres que sufren una violación no solo tienen que enfrentarse a las secuelas físicas y psicológicas, sino que también ven cómo la sociedad acaba juzgándolas y culpándolas, en cierta medida, de lo que ha ocurrido. Esto es algo que podemos ver en nuestro día a día, reflejado en los medios de comunicación y en los casos que se llevan a los juzgados; se hace hincapié en la ropa que la mujer llevaba puesta cuando fue violada, en la zona por la que andaba, en si era de noche o de día, en si iba sola o no... Cuando todo esto realmente no tiene ningún tipo de importancia, porque la violación jamás es responsabilidad de la víctima.

Los hombres que cometen una violación no lo hacen dependiendo del entorno, de la ropa que ella lleve puesta, o de si está sola o no. Violan porque se sienten con el poder como para hacerlo, porque hay una cultura de la violación que, en cierta medida, les ampara; porque se sienten superiores a las mujeres y, por tanto, creen que tiene derecho a tomar de ellas los que prefieran.

Una violación es mucho más que un encontronazo en un callejón oscuro, porque los violadores pueden no ser completos desconocidos. Es por eso que las mujeres pueden tener muchos problemas a la hora de superar una situación por el estilo; el miedo puede aferrarse a ellas, y no dejarlas seguir adelante. Mas si este es tu caso, o el de alguna persona que conozcas, no te preocupes: todo pasa. Con el tratamiento adecuado, con la ayuda profesional suficiente, podrás superar cualquier problema que se te ponga por delante. Porque tienes fuerza para eso y para mucho más.

Nunca te culpes por nada de lo que haya ocurrido, el único culpable es el violadorNunca te culpes por nada de lo que haya ocurrido, el único culpable es el violador

Acude a un profesional para que te ayude

Tras una violación, es normal sentir miedo a salir a la calle, o a mantener relaciones sexuales o sentimentales con hombres. Estamos hablando de un proceso muy traumático y doloroso, que puede acabar con la seguridad de cualquier mujer. Es por eso que es importante que, si te encuentras en ese punto, sepas que no es malo que necesites recurrir a un profesional para que este te ayude a superarlo.

La terapia psicológica te será de gran ayuda, y no es algo de lo que debas avergonzarte, ni mucho menos. Esos tabúes solo lograrán perjudicarte a largo plazo, mientras que el hablar con un psicólogo o una psicóloga te hará superar todos tus miedos mucho más rápido.

Refúgiate en tus seres queridos y confía en ellos

No te aisles, no creas que la gente te juzga o te culpa por lo sucedido, porque eso no es así, ni mucho menos. Para lograr superar todo lo que te ha pasado, necesitarás una red de apoyo muy grande, y qué mejor que contar con tus amigos. No es necesario que hables del tema, que les des detalles, que te veas obligada a hacer algo así; con hacerles ver que te encuentras mal, y que les necesitas a tu lado, es más que suficiente. No tengas miedo a que te rechacen, porque eso no pasará.

Acepta tus sentimientos: son válidos

Es normal, lógico y totalmente comprensible, que quieras llorar, o que quieras darte un tiempo y descansar. Que quieras dedicarte tiempo a ti misma, y reposar absolutamente todo lo que te ha pasado. No eres débil por llorar, ni lo eres por tener miedo: simplemente eres humana, y has pasado por una situación muy dura y que no te merecías.

Llorar es humano, y necesario, al igual que descansar.

No te culpes, jamás

Es especialmente importante que comprendas que nada de lo que te ha pasado tiene que ver con algo que tú hayas hecho, dicho o dado a entender. ¡Jamás! La responsabilidad de la violación siempre será del violador, y jamás de la víctima. Tú no tenías que haber usado otra ropa, no tenías que haber dicho otra cosa: todo lo que tú hiciste o dijiste estaba bien. Es complicado que logres comprender esto, sobre todo teniendo en cuenta la cultura de la violación en la que vivimos, pero es importante que lo comprendas para que puedas superar tus miedos.

Eres capaz de superar toda esta situaciónEres capaz de superar toda esta situación

Necesitarás tiempo: dátelo

La recuperación no será algo de un día para otro, no será algo rápido, y no debes exigirte que sea así. Porque es normal que tardes un tiempo en superar las heridas emocionales; al igual que un brazo roto tarda en curar, lo mismo sucede cuando una persona es herida a nivel interno. De nuevo: eso no te hace ser débil, simplemente te muestra que eres humana. ¡Y no hay nada malo en ser humana!

Denunciar no siempre es fácil... Pero intenta hacerlo

Antes de que continúes leyendo: no, denunciar no es fácil. Sí, te sentirás expuesta, y tendrás aún más miedo porque deberás enfrentarte a todas tus pesadillas otra vez. Pero, a largo plazo, te beneficiará. Porque solo denunciando sentirás que hay una posibilidad de que se haga justicia, y de que el violador pague por lo que ha hecho.

No es fácil y, dependiendo de la situación, lo será mucho menos. Porque el violador no siempre es un desconocido en un callejón, como ya hemos señalado, sino que puede ser un amigo, una pareja... O incluso un familiar. Mas, siempre que sea posible, y con la ayuda psicológica de un profesional, es buena idea que trates de denunciar.

Una violación es algo muy duro, muy complicado y, como todos los crímenes, injusto e inmerecido. Pero no tiene por qué ser el final de tu vida, ¡y no debe serlo! No te mereces que todo acabe así, no te mereces que alguien te arrebate tus ganas de continuar, y, por desgracia, para eso te tocará poner de tu parte. Tendrás que ser tú tu mayor apoyo, sin olvidar a tus amigos y familiares, y tendrás que poner todo tu esfuerzo para conseguir dejar el miedo atrás. Pero podrás, y, algún día, serás tú quien ayude a personas que pasen por ese suceso a que recuperen tu vida. Date otra oportunidad, porque la mereces.

Artículos recomendados