Menú
Por qué ir al psicólogo no debe ser tabú
Por qué ir al psicólogo no debe ser tabú
TERAPIA PSICOLÓGICA

Por qué ir al psicólogo no debe ser tabú

A mucha gente le da vergüenza admitir que va al psicólogo por miedo a que le tomen como una persona "loca" o "desequilibrada". Nada más lejos de la realidad.

María Isabel Baena González

No es raro encontrar a una persona pidiéndole a sus allegados que no le cuenten a nadie que acude al psicólogo, o que está realizando una terapia para recuperarse de cualquier trastorno mental. Ya sea por vergüenza o por miedo al rechazo, lo cierto es que esta situación es mucho más habitual de lo que solemos imaginar, desgraciadamente.

Y es que a día de hoy el hecho de ir a un psicólogo continúa siendo un tabú, algo que esconder y que tratar de disimular de la mejor forma posible. Las personas temen tener que enfrentarse a la crítica de su entorno, porque saben que se cree que ir al psicólogo es algo reservado única y exclusivamente para personas que se encuentran muy mal, o que tienen trastornos considerados más "graves". Lo cierto es que ir al psicólogo es algo tan normal como acudir al médico de cabecera cuando te duele la garganta, y que todos los problemas son graves en tanto y en cuanto afectan a la persona que lo padece.

El tabú hace que la gente no vaya al psicólogo porque considera que no tiene un problema graveEl tabú hace que la gente no vaya al psicólogo porque considera que no tiene un problema grave

Este tabú, este secretismo, toda esta vergüenza, es algo totalmente innecesario y que no hace más que perjudicar a toda la sociedad al completo. Porque aquellos que admitan ir a terapia se verán juzgados, se verán tachados de "locos", mientras que habrá quien simplemente opte por no acudir pensando que lo suyo no es lo suficientemente "grave".

El psicólogo no es nuestro enemigo, sino todo lo contrario

Este problema radica, fundamentalmente, en que hay una percepción negativa tanto del psicólogo en sí mismo como de la terapia en general. Todo esto es un prejuicio que hemos ido formando a nivel social, que hemos ido reproduciendo en distintos medios de comunicación social (como películas o series, por ejemplo) y que hemos mantenido a lo largo del tiempo. Se asocia psicólogo con locura, ¡cuando nada más lejos de la realidad! Lo cierto es que los psicólogos no dejan de ser personas cuya labor es ayudar a los demás, ayudarles tanto a resolver sus problemas como a desenvolverse con la mayor naturalidad posible en su vida. Es más, no se acude al psicólogo sólo cuando algo "va mal", sino también cuando queremos mejorar algo.

Puede que una persona padezca ansiedad social, y no sepa cómo desarrollarse con su entorno sin sentir un nerviosismo muy fuerte. Eso no implica que esté loco, ni que deba sentir vergüenza de sus sentimientos y sensaciones; simplemente indica que hay algún tipo de trastorno en su forma de socializar, y que esto debe ser solucionado. Gracias a la terapia, y siguiendo siempre un tratamiento psicológico adecuado, es posible superar todo este tipo de situaciones. Mas si nos escondemos y pensamos que todos estos sentimientos no son más que un tabú, nos encontraremos con una gran barrera entre nosotros y nuestra curación.

El psicólogo no sólo está para ayudarnos cuando algo va malEl psicólogo no sólo está para ayudarnos cuando algo va mal

Un trastorno mental no es algo que deba ocultarse, o algo de lo que hacer un tabú, pese a que socialmente nos hayan enseñado que sí. Una persona que padece un Trastorno Límite de la Personalidad no es débil, una persona con un Trastorno de la Conducta Alimentaria no se ha "buscado su enfermedad"; es como quien tiene una gripe, o como quien tiene apendicitis: es algo relacionado con la salud, y que aparece sin que el paciente lo haya elegido. No es lo mismo tener la pierna rota que pasar por una depresión, pero en verdad son dos cosas que la persona no elige y ambas se superan con ayuda profesional.

Se acabó la vergüenza: la terapia es algo natural

Somos nosotros los primeros que debemos intentar cambiar esto, normalizando la labor del psicólogo. El acudir a terapia no debe ser producto de vergüenza, sino algo que se vea totalmente natural, algo tan habitual como acudir al médico cuando te duele la garganta o al dentista cuando te duele una muela. Solo mediante esta normalización conseguiremos que la gente comience a tratar sus trastornos mentales con la misma asiduidad con la que tratan sus enfermedades físicas. De esta forma podrían solucionarse problemas mucho antes de tiempo, atajarse posibles trastornos cuya evolución los hiciera más complicados de tratar.

El psicólogo (como figura en sí misma) es un profesional capacitado, y con conocimiento suficiente como para conseguir ayudar a cualquier persona que se acerque a él. Es por eso que debemos hacer que este tabú decaiga, y que ir al psicólogo sea visto como algo totalmente natural.

Artículos recomendados