Menú
¿Cómo elegir psicólogo?
¿Cómo elegir psicólogo?
EL MÁS ADECUADO

¿Cómo elegir psicólogo?

Si consideras que necesitas acudir a un psicólogo, tienes una amplia oferta de consultas entre las que elegir, ¿qué tipo de profesional es el que más te conviene?

Sara P. Lorenzo

Cuando una persona quiere elegir un psicólogo normalmente pregunta a alguien de confianza (un amigo, familiar...) si conoce alguno que sea bueno. Pues bien, en muchos casos nos encontramos con aquella persona que nos cuenta su mala experienciaa con uno al que acudió un par de meses y no le sirvió absolutamente para nada. Iba a la consulta, hablaban pero no le ayudaba ni le sugería ningún cambio, por lo tanto al final tiró el dinero. Con comentarios así es normal encontrar escepticismos sobre esta profesión, a menudo muy mal valorada...

¿Es esta la realidad? ¿Sirve de algo la terapia psicológica? Claro que si, sin embargo entre otras muchas cosas tenemos que encontrar con un psicólogo que sea un buen profesional. Por eso, desde Bekia os damos algunos consejos para elegir a un buen profesional.

1- ¿De verdad estamos ante un psicólogo?

Tienes que informarte sobre como se define, ¿se hace llamar a si mismo psicólogo o terapeuta psicológico (psicoterapeuta)? Desgraciadamente hay muchas personas que se aprovechan del desconocimiento de las población en general sobre la psicología y mediante publicidad engañosa hacen ver que son psicólogos cuando en realidad no lo son. La forma más fácil para elegir es comprobar si está colegiado, normalmente lo tendrán puesto en su página web personal, y si no puedes preguntarle directamente (estás en tu derecho) o buscarle en la web del Colegio Oficial de Psicólogos de la zona donde vives.

Podemos elegir entre un psicólogo del ámbito público o una consulta privadaPodemos elegir entre un psicólogo del ámbito público o una consulta privada

Después y dependiendo del problema puedes investigar sobre la formación adicional que tiene. Por ejemplo, si tu problema es clínico deberías acudir a un psicólogo clínico que tenga el título de Generalista Sanitario (necesario para trabajar en la sanidad privada) o Especialista (con el que puedes trabajar en la sanidad tanto pública como privada). Para ello entra en su página web e investiga, si no tiene nada que ocultar seguramente lo tendrá expuesto en un apartado en el que hable sobre su formación.

Si tienes dudas no te cortes, puedes preguntarle directamente por el tipo de terapia que suele realizar y la corriente psicológica, si te dice que es cognitivo conductual y que la terapia a seguir dependerá del caso es buena señal porque no todas las terapias son eficaces ni están empíricamente demostradas, y por supuesto no hay una sola corriente adecuada para todos los trastornos, aunque la cognitivo-conductual es tal vez la que más trastornos alcanza.

Por otro lado, el profesional debe seguir una serie de fases durante el proceso terapéutico: una evaluación, un diagnóstico, la terapia y por último un seguimiento a largo plazo. El punto más importante aquí es la evaluación inicial, que consiste en una entrevista psicológica y cuestionarios o test que dependerán del tipo de problema con el que venga la persona, después se reunirá contigo, te expondrá los resultados y te propondrá una propuesta de terapia explicándote el proceso y los pasos seguidos.

2- ¿Cómo son las sesiones?

Pregunta al profesional por el número de sesiones de forma aproximada y su duración. Seguramente te dirá que depende del problema y como responda la persona, normalmente no suelen pasar de las 20 sesiones a no ser que sea un trastorno grave o un trastorno de personalidad que necesite seguimiento continuo. Por otro lado, la media de duración de las sesiones suele ser de 55 minutos, nunca menos de 45 minutos porque no da tiempo a casi nada. Por último la frecuencia de las sesiones suele ser semanal y poco a poco se van alargando en el tiempo según la persona vaya mejorando. En algunos casos la persona suele acudir dos veces por semana al principio de la terapia, si te exige más tiene que estar justificado.

3- Te manda tareas para hacer entre sesiones

Una buena señal de que el psicólogo sabe lo que hace es que te manda tareas acordes con los problemas que planteas, por ejemplo hacer registros de actividad, responder cuestionarios, experimentos conductuales, etc. Estas tareas implican al paciente para que ponga en práctica las habilidades aprendidas y asiente lo que está haciendo en terapia. Eso si, para que sean válidas tienen que estar justificadas.

Debes asegurarte de que tu terapeuta es un psicólogo colegiadoDebes asegurarte de que tu terapeuta es un psicólogo colegiado

4- Por último, ¿elegir un psicólogo en la sanidad pública o privada?

Es un tema controvertido y de debate ¿cuál es mejor? aquí podemos encontrar todo tipo de opiniones... La respuesta es la misma que para el resto de profesionales ¿sanidad pública o privada? ¿dentista público o privado? pues... dependerá de lo que estés buscando.

Como punto a favor para la sanidad pública es que te aseguras de que el psicólogo ha recibido la formación necesaria, ya que para llegar ahí tienen que aprobar unas oposiciones bastante difíciles mientras que con el privado tienes que investigar antes su formación (casi cualquiera puede abrir una consulta hoy en día). Sin embargo, una vez aclarado que los dos tienen una buena formación en clínica el punto más importante a tener en cuenta son los recursos con los que cuenta la sanidad española. Los psicólogos de la seguridad tienen alta demanda de pacientes, por lo tanto es muy difícil el seguimiento de una terapia eficaz, por ejemplo, las citas semanales con el mismo paciente casi no existen (solo los casos más graves) y olvídate de estar una hora... Si tu problema no es muy grave te darán cita una vez al mes y las sesiones serán aproximadamente de 30-40 minutos como mucho, por lo tanto aunque el psicólogo esté muy bien preparado poco puede hacer para controlar esos factores. Además el psicólogo privado diseña una terapia exclusivamente para ti, al igual que las sesiones... Es raro que un psicólogo público pueda hacer eso por la alta cantidad de pacientes que puede tener al día.

¿A cuál debería acudir? Depende de lo que busques, el psicólogo público te saldrá gratuito y si no tienes recursos es tu única opción, de todos modos, pueden ayudarte a solucionar gran parte del problema y si es grave están mejor preparados para atenderte en un hospital (por ejemplo ante un brote psicótico o intento de suicidio). Sin embargo, si tu problema no es tan urgente, quieres solucionar definitivamente el problema y te lo puedes permitir ve a uno privado, el servicio se adaptará a tus necesidades específicas y es más rápido.

Artículos recomendados