Menú
¿Se puede educar a los hijos sin recurrir a los castigos?
¿Se puede educar a los hijos sin recurrir a los castigos?
CONSEJOS

¿Se puede educar a los hijos sin recurrir a los castigos?

Si como padres solo resaltamos todo lo que nuestro hijo hace mal lo único que conseguiremos es que se sientan frustrados e incomprendidos.

Alicia Rebollo Sánchez

Cuando se es padre nos preocupamos mucho sobre cuál es la mejor manera de educar a nuestros hijos. En relación con esto es normal que nos surjan muchas dudas, nuestro deber con nuestro hijo es guiarlos y enseñarlos a cómo comportarse en sociedad, transmitirle nuestros valores y asegurarnos de que no les falte de nada. Sin embargo, en ocasiones esta tarea puede volverse un poco complicada cuando nuestro hijo atraviesa una fase de rebeldía o tiene comportamiento que no sabemos muy bien como gestionarlos.

Es importante explorar la educación positiva, sin castigosEs importante explorar la educación positiva, sin castigos

Son muchos los psiquiatras y psicólogos que han hablado de como debe ser la educación de nuestros hijos para que estos crezcan y se desarrollen de la mejor forma posible, pero lo cierto es que muchas veces la educación que les damos está ligada con el comportamiento que tenemos hacia ellos y con la actitud que ven de nosotros. Es por esto por lo que en este artículo vamos a explorar la educación positiva, es decir la educación sin castigos y como esta puede ayudar a nuestro hijo de una forma mucho más positiva que la educación tradicional que probablemente hayamos tenido nosotros.

CONSECUENCIAS DE LOS CASTIGOS A LOS NIÑOS

  • Resentimiento: El niño siente que el castigo impuesto ha sido injusto o desproporcionado y genera un cierto resentimiento hacia la persona que se lo ha impuesto.
  • Revancha: El resentimiento lleva a la revancha del niño, a querer una cierta venganza hacia la persona que le ha impuesto el castigo, esto puede ser no querer hablar con esa persona o decirle cosas que realmente no siente como el ya tan típico "ya no te quiero".
  • Rebeldía: Como el niño ve que el comportamiento ha sido injusto, esto puede hacer que empiece a manifestar un comportamiento rebelde.
  • Retraimiento: Esto puede llevar a dos vertientes. Por un lado, el niño puede intentar volver a hacer por lo que se le ha castigado, pero a espaldas de sus padres para que no le pillen o que, por otro lado, el castigo le haya hecho reducir su autoestima. Cuando se le aplica un castigo que infiere personalmente en cómo se le ha hecho sentir al padre o a la madre por el comportamiento que ha tenido ese niño. Nuestro hijo debido a su falta de madurez mental puede llegar a pensar que es una mala persona o que lo que ha hecho es una atrocidad lo que le lleve a que adquiera una necesidad obsesiva de que sus padres aprueben lo que haga lo que le llevará a que en el futuro se convierta en una persona influenciable.

EDUCAR EN POSITIVO SIN CASTIGOS

Las personas que somos padres debemos intentar cambiar nuestra mentalidad a la hora de educar a nuestros hijos. Está más que comprobado que los castigos negativos hacen más mal que bien en el desarrollo de nuestros hijos, es por esto por lo que diferentes psicólogos han recomendado educar en positivo ya que los efectos que tiene este tipo de educación dan mejores resultados.

Debemos enseñar a nuestros hijos a pedir perdón cuando ha hecho algo malDebemos enseñar a nuestros hijos a pedir perdón cuando ha hecho algo mal

Si como padres solo resaltamos todo lo que nuestro hijo hace mal lo único que conseguiremos es que se sientan frustrados y que pienses que no cumplen con los objetivos que nosotros les hemos puesto. Es mejor premiar los buenos comportamientos que ignorarlos y centrarnos en los malos, pero eso si, siempre poniendo unos límites y dejando claro que si hacen algo mal no obtendrán ninguna recompensa. Por ejemplo, si recogen su cuarto podrán jugar a videojuegos si no lo hacen ese día no podrán utilizar la consola.

PON UNOS LÍMITES

Lo más importante a la hora de educar a nuestro hijo es que le pongamos unos límites. Los niños deben tener claro que es lo que pueden y lo que no pueden hacer tanto en casa como en la calle o en el colegio. No podemos no actuar ante un mal comportamiento, pero los castigos no deben ser una bronca con gritos y ni mucho menos un castigo físico. Cada padre y madre sabe perfectamente qué es lo que le gusta y le deja de gustar a su hijo. Si tu hijo ha hecho algo malo puedes retirarle un juguete por ese día hasta que pidan perdón o arreglen el mal que han hecho.

ENSEÑALES A PEDIR PERDÓN

Una de las mejores formas con las que puedes conseguir que tu hijo se dé cuenta de que lo que está haciendo está mal es hacerle pedir perdón. Este perdón debe ser sincero por lo que necesitamos que entiendan que lo que han hecho no está bien. Por ejemplo, si tu hijo le pega a otro niño debes hacerle entender que tiene que pedir perdón por lo que ha hecho.

NO PIERDAS EL CONTROL

En ocasiones nuestro hijo puede sacarnos completamente de quicio y hacer que tomemos decisiones o que nos comportemos de manera mucho más exagerada a lo que ha pasado. Es por esto por lo que en estas situaciones debemos mantener la calma, respirar, tranquilizarnos y contar hasta 10 antes de hacer o decir algo de lo que más tarde podamos arrepentirnos.

Artículos recomendados