Menú
Educación emocional: qué es y cómo aplicarla en los niños
Educación emocional: qué es y cómo aplicarla en los niños
CONSEJOS

Educación emocional: qué es y cómo aplicarla en los niños

Saber cómo identificar las emociones, cómo reconocerlas y cómo gestionarlas, no es una tarea fácil que hay que enseñarle a los más pequeños.

Irmina Merino Vidal

Cuando tenemos hijos es normal que se nos planteen nuevas cuestiones en las que quizás nunca hayamos reparado antes. Así pues, ante la llegada del bebé son muchas las cosas que debemos tener en cuenta, no solamente para su bienestar físico sino también emocional, ya que no habremos lidiado antes con la situación y todo será nuevo para nosotros, lo que hará que nuestro margen de respuesta no sea tan amplio, en comparación con otros aspectos de nuestra vida en los cuales seguramente tengamos más experiencia.

A medida que vayan pasando los años, lo más probable es que vayas acomodándote a la situación y sepas cuáles son las necesidades básicas que deberás cubrir en el hogar con tal de que tu hijo pueda sentirse cómodo y bien cuidado. Su salud puede que sea una de vuestras prioridades como padres. Sin embargo, hay que tener presente también que la salud emocional o mental es tan importante como la salud física.

La salud emocional conviene trabajarla desde que los niños son muy pequeñosLa salud emocional conviene trabajarla desde que los niños son muy pequeños

Por eso, a la hora de educar a vuestros hijos es normal que tengáis muchas dudas. Al igual que con el resto de aspectos innovadores tras su llegada, la educación de los más pequeños no es una ciencia exacta, que pueda estudiarse en un manual y pueda aplicarse del mismo modo en todos los niños y niñas. Así pues, a medida que vayan pasando los años podrás ir conociendo mejor a vuestros hijos y aprender cómo transmitirles esos valores educativos que deseáis que puedan obtener de vosotros como padres, de manera que eso les ayude a tener una mejor relación con los demás y puedan desenvolverse con más facilidad por la vida, consiguiendo ser felices, que es lo que todos los progenitores suelen desear para sus hijos.

Probablemente hayas oído hablar en más de una ocasión de la educación emocional. Este concepto está cada vez más en boca y es que son muchos los profesionales de la psicología y de la mente que están recomendando este método educativo para la mejora de la salud mental y el rendimiento de los niños. Descubre qué es la salud emocional y cómo puedes aplicarla en tus hijos con tal de que puedan beneficiarse de este innovador tipo de educación.

En qué consiste la educación emocional

Cuando pienses en la educación de tus hijos, seguramente te venga en mente algunas normas de conducta, como utilizar el lenguaje apropiado o actuar acorde con la situación en la cual se encuentre el niño, además de aprender a comer adecuadamente en la mesa o bien respetarse a sí mismo, a los padres y a los demás. No obstante, estos parámetros no son los únicos que debemos tener en cuenta a la hora de otorgar una buena educación a los más pequeños.

Existen numerosos juegos y ejercicios para trabajar la salud emocionalExisten numerosos juegos y ejercicios para trabajar la salud emocional

Por otro lado, también habremos podido creer que la inteligencia de una persona, especialmente de los más pequeños que se les hacen pruebas con resultados numéricos constantemente en las escuelas, depende del coeficiente mental o de la marca que hayan obtenido en estos exámenes. Sin embargo, esto no es del todo cierto, puesto que la inteligencia emocional tiene un papel clave también en cuanto a la capacidad de adaptación de un niño o un adulto ante cualquier situación.

Así pues, ser capaz de controlar las emociones, de expresarlas y de canalizarlas de manera adecuada es un medidor importante de la inteligencia emocional de una persona, tan importante como el resto de inteligencias. Por lo tanto, para poder determinar si una persona es más o menos inteligente, se deberían tener en cuenta la suma de todas las inteligencias, teniendo en cuenta también que no existe la persona perfecta y que cada uno es como es. Deberías ayudar a tu hijo a mejorar como persona, para que pueda conseguir la mayor felicidad posible, pero sin ponerle metas inalcanzables, ya que esto podría generarle una mayor presión, lo que le dificultaría poder controlar sus emociones y no poder mejorar su inteligencia emocional.

Crear un vínculo de comunicación es fundamental para poder trabajar las emocionesCrear un vínculo de comunicación es fundamental para poder trabajar las emociones

Cómo aplicar la educación emocional en niños

Existen muchas maneras para aplicar la educación emocional en niños, como los cuentos o algunos juegos. Si crees que tu hijo puede tener un problema a la hora de controlar o canalizar sus emociones, lo más recomendable es que acudas a un profesional de la salud especializado, como un psicólogo o psiquiatra, quien podrá determinar las necesidades del niño y te podrá aconsejar también a saber qué herramientas o métodos podéis utilizar con tal de poder mejorar su educación emocional, haciendo que se sienta mejor.

Algunas de las maneras en las que puedes aplicar la educación emocional con los niños será reforzando su autoestima. Esto no significa que debas decirle que todo lo hace bien, por ejemplo, sino que sepas decirle las cosas de un modo en el cuál no se sienta frustrado, sino que sepa aceptar sus derrotas, siendo consciente que se ha esforzado y que es lo suficientemente bueno como para intentarlo otra vez y conseguir lo que se propone, pese a que falle varias veces en el proceso.

Es recomendable, si se tienen varios hijos, trabajar la educación emocional en conjuntoEs recomendable, si se tienen varios hijos, trabajar la educación emocional en conjunto

Para eso, deberás enseñarle al niño que es probable que se frustre en muchas ocasiones o que sienta envidia de aquellos que sí que lo han conseguido. Tomar conciencia de estas emociones negativas les ayudará a aprender a lidiar con ellas. Debemos ser conscientes de que todos tenemos emociones positivas y negativas, es simplemente el modo en que lidiamos con ellas que nos ayudará a ser más felices y a no tener rabia acumulada, con la que el niño quizás no siempre sepa como lidiar.

Así pues, deberás enseñarle a tener una buena relación con los demás. Aprender a escuchar y escucharle cuando sea su turno de habla le ayudará a poder expresar sus sentimientos con mayor libertad y comprender cómo se sienten los otros. Comprender que hay barreras emocionales que deben respetar, como cuando alguien no se siente con ganas de hacer cosas, les ayudará a comprender que a veces ellos también pueden sentirse apáticos y no tenga eso nada de malo. Finalmente, ser más sociables y comprensivos con los demás podrá llegar a hacerles comprender los límites que les podréis poner como padres, como por ejemplo cuando no queráis permitir ciertos comportamientos o actitudes.

Artículos recomendados