Menú
¿Qué es la ortorexia?
¿Qué es la ortorexia?
OBSESIÓN

¿Qué es la ortorexia?

Seguir una dieta saludable puede ser algo positivo para el cuerpo, sin embargo, la obsesión por mantener una también puede derivar en un trastorno alimenticio.

Lidia Pinilla Villuendas

De un tiempo a esta perte se ha hecho más que nunca hincapié en llevar un estilo de vida saludable que viene acompañado, en gran medida, con un estilo de alimentación también saludable, o lo que se conoce también como 'realfooding'. Sin embargo, hay ocasiones en el que la preocupación por comer alimentos sanos, naturales y que no sean ultraprocesados llega a tales extremos que llega a considerarse una obsesión. Y esto es a lo que los expertos llaman ortorexia.

Esto es un término acuñado por Steve Bratman en 1997 y que se define como un trastorno de la conducta alimentaria que consiste en "la preocupación obsesiva y problemática por el origen y la calidad de los alimentos que se consumen acompañada de una gran culpabilidad cuando se ingieren alimentos percibidos como no saludables". Esta obsesión puede afectar de manera física o psicológica al individuo que lo padece. Así, cualquier persona que se preocupe por mantener una alimentación 'healty' puede experimentar ortorexia. Y aunque es más probable en pacientes de condiciones particulares, como puede ser aquellos que sufren diabetes a consecuencia de la necesidad de mantener una buena alimentación, también puede darse en personas que mantienen unas características en común.

La vigilancia de lo que se come puede acabar convirtiéndose en una obsesión muy peligrosaLa vigilancia de lo que se come puede acabar convirtiéndose en una obsesión muy peligrosa

Por ejemplo, se presenta en personas jóvenes con rasgos perfeccionistas, muy autoexigentes, con necesidad de tener el control y que tienden a tener un pensamiento obsesivo. Diana Camin, psicóloga de BluaU de Sanitas, comentó con la revista ¡Hola! la mayor facilidad de los jóvenes de padecer ortorexia: "La adolescencia es una etapa difícil y vulnerable en la que es muy fácil caer en este tipo de trastornos".

Ocho síntomas de la ortorexia

Los psicólogos de Ifeel establecen ocho puntos que pueden ayudar a replantearse una alimentación y que pueden ayudar a frenar una dieta obsesiva que, en un futuro, derivar en la ortorexia.

Un primer síntoma es que las personas con ortorexia tienden a dudar de lo que están comiendo, no pudiendo diferenciar entre una buena dieta o una dieta mala. Además, suelen experimentar tensión o una gran frustración por aquellos alimentos que no se permiten comer durante la dieta. En caso de que el individuo coma una alimento que está fuera de lo que considera como saludable, suele sentir remordimientos, pensando en ello durante un largo tiempo.

También suelen fijarse en la alimentación de otras personas, estando constantemente pendientes de lo que comen otros y dudando de sí la dieta que ellos mismos siguen es buena. Además, el tema de la alimentación suele ser un pensamiento constante en personas con ortorexia. Es importante fijarse en cómo se llevan las distintas comidas, ya que suele ser un momento tenso e incómodo para ellos y pasa a convertirse en una obligación.

La hipervigilancia de los alimentos puede acabar provocando TCAs o depresiónLa hipervigilancia de los alimentos puede acabar provocando TCAs o depresión

En relación al aislamiento social, un factor que se ve muy incrementado como consecuencia de la ortorexia, las personas que experimentan este trastorno suelen rechazar planes y no quedan con su círculo porque el plan que se ha organizado no es compatible con la dieta que siguen.

Principales peligros de la ortorexia

La orterexia puede llevar a una carencia de nutrientes esenciales para el cuerpo humano, como la vitamina D o las grasas saludables, teniendo como consecuencia una debilitación del sistema inmunológico. La pérdida de vitaminas es una consecuencia relevante en el individuo con ortorexia, ya que puede derivar en enfermedades de gran gravedad.

A consecuencia de la debilitación inmunológica, es más fácil que se puedan sufrir lesiones, grandes pérdidas de peso en muy poco tiempo y falta de energía y mucha fatiga. La gravedad de la ortorexia es tal que incluso puede derivar en problemas que necesiten de cirugía para ayudar al individuo a superar sus problemas de cansancio y de peso.

Al tratarse de una obsesión no solo se queda en el físico, también puede afectar a la salud mental de las personas que la padecen. El primer problema derivaría en el comportamiento, con actitudes que buscan mejorar la alimentación, pasando a pensar y a centrar su vida en esta alimentación sana. Raquel Velasco del Castillo, psicóloga de BluaU de Sanitas, hace referencia al aislamiento social que puede provocar en los individuos que padecen ortorexia: "Registra unos patrones de comportamiento que afectan claramente a su capacidad de tener convivencia social equilibrada".

Restringir que alimentos se comen puede acabar provocando enfermedadesRestringir que alimentos se comen puede acabar provocando enfermedades

El estado de ánimo es otro de los aspectos que se ven afectados por la ortorexia, haciendo que las personas que la sufren vean alterados sus sentimientos y apareciendo síntomas variados: irritabilidad, ansiedad, apatía, tristeza e insomnio. En casos muy extremos, la ortorexia puede derivar incluso a una depresión, ya que la alimentación y los alimentos que dan placer son importantes en los niveles de serotonina, que se ve reducida en pacientes con ortorexia.

Cómo tratar la ortorexia

Lo importante a la hora de tratar la ortorexia es determinar cuál es su origen. Para comenzar el tratamiento correcto se van a tener que implicar factores y profesionales de la salud física, pero también mental. Por ello, es muy importante observar todos los rasgos del problema y establecer el inicio del mismo, que muchas veces comienza con elementos obsesivos.

En la mayoría de los casos se sigue un tratamiento multidisciplinar, que cuenta con médicos, nutricionistas y psicólogos, adaptando las pautas a cada caso en concreto. Además, es importante concienciar al paciente de los peligros que este trastorno conlleva, para que, poco a poco, pueda ir cambiando voluntariamente las pautas de su dieta. No solo es importante el tener un buen tratamiento médico, también es necesario un buen apoyo en el entorno familiar y de amistades que rodean a la persona con ortorexia.

Artículos recomendados