Menú
Cómo funciona la terapia grupal
Cómo funciona la terapia grupal
TRATAMIENTO

Cómo funciona la terapia grupal

Te contamos cómo son las terapias grupales y qué podemos aprender de ellas, además de ayudarnos en nuestro proceso de recuperación.

Mª José Roldán Prieto

La terapia grupal es una forma de psicoterapia que involucra a uno o más terapeutas que trabajan con varias personas al mismo tiempo. Este tipo de terapia suele realizarse en muchas ocasiones e se incluyen prácticas terapéuticas privadas, hospitales, clínicas de salud mental y centros comunitarios. La terapia grupal a veces se usa sola, pero también se integra comúnmente en un plan de tratamiento integral que incluye terapia individual y medicamentos.

Los principios de la terapia grupal

Existen algunos principios terapéuticos que son clave para que el proceso de terapia grupal se dé correctamente y que las personas que participen en ella, saquen el máximo provecho. Estos principios son:

  1. Mantener o aumentar la esperanza. El grupo contiene miembros en diferentes etapas del proceso de tratamiento. Ver a las personas que se enfrentan o se recuperan da esperanza a quienes están al comienzo del proceso.
  2. Universalidad. Ser parte de un grupo de personas que tienen las mismas experiencias ayuda a ver que lo que están pasando es universal y que no están solos.
  3. Información imparcial. Los miembros del grupo pueden ayudarse mutuamente compartiendo información. Lo que a ti te pasa, puede haberlo vivido otra persona en otro momento de su vida y su experiencia puede ser de ayuda.
  4. Altruismo. Los miembros del grupo pueden compartir sus puntos fuertes y ayudar a otros en el grupo, lo que puede aumentar la autoestima y la confianza.
  5. Recapitulación correctiva del grupo familiar primario. El grupo de terapia es parecido a una familia. Dentro del grupo, cada miembro puede explorar cómo las experiencias de la infancia contribuyeron a la personalidad y los comportamientos de otros o de uno mismo. También pueden aprender a evitar comportamientos destructivos o inútiles en la vida real.
  6. Desarrollo de técnicas de socialización. El entorno grupal es un gran lugar para practicar nuevos comportamientos. La configuración es segura y de apoyo, lo que permite a los miembros del grupo experimentar sin miedo al fracaso.
  7. Comportamiento imitativo. Las personas del grupo pueden modelar el comportamiento de otros miembros del grupo u observar e imitar el comportamiento del terapeuta.
  8. Aprendizaje interpersonal. Al interactuar con otras personas y recibir retroalimentación del grupo y el terapeuta, los miembros del grupo pueden obtener una mayor comprensión de sí mismos.
  9. Cohesión grupal. El grupo al estar unido y tener un objetivo común, los miembros adquieren un sentido de pertenencia y aceptación que les hará valorarse más a sí mismos. Compartir sentimientos y experiencias con un grupo de personas puede ayudar a aliviar el dolor, la culpa o el estrés.

La terapia grupal nos ayuda a desarrollar técnicas de socializaciónLa terapia grupal nos ayuda a desarrollar técnicas de socialización

Además, las personas que están dentro de una terapia de grupo se dan cuenta de la responsabilidad que tienen en sus vidas y de cómo deben responsabilizarse de sus propias acciones para conseguir mejores resultados. Su bienestar físico y emocional solo depende de ellos mismos.

Cómo funciona la terapia grupal

Los grupos pueden ser pequeños (de 3 ó 4 personas) o más grandes (de 7 a 12 personas, aunque puede haber más). El grupo generalmente se reúne una o dos veces por semana durante una o dos horas. El número mínimo de sesiones de terapia grupal suele ser de alrededor de seis, pero un año completo de sesiones es más común. Estas reuniones pueden ser abiertas o cerradas. 

En sesiones abiertas, los nuevos participantes son bienvenidos a unirse en cualquier momento. En un grupo cerrado, solo un grupo central de miembros está invitado a participar. En muchos casos, el grupo se reunirá en una sala donde las sillas están dispuestas en un círculo grande para que cada miembro pueda ver a todas las demás personas del grupo. Una sesión puede comenzar con miembros del grupo presentándose y compartiendo por qué están en terapia grupal. Los miembros también pueden compartir sus experiencias y progresos desde la última reunión.

La manera precisa en que se realiza la sesión depende en gran medida de los objetivos del grupo y del estilo del terapeuta. Algunos terapeutas pueden alentar un estilo de diálogo más libre, en el que cada miembro participa como lo crea conveniente. En cambio, otros terapeutas tienen un plan específico para cada sesión que puede incluir que los clientes practiquen nuevas habilidades con otros miembros del grupo.

Artículos recomendados