Menú
Datos curiosos sobre la hipocondría
Datos curiosos sobre la hipocondría
MIEDO A LA ENFERMEDAD

Datos curiosos sobre la hipocondría

La hipocondría es un trastorno que genera mucha angustia y preocupación por contraer enfermedades, conócela a fondo.

Cristina Pardo Torres

La hipocondría es un curioso trastorno de índole psicológica, que se caracteriza por tener una obsesión, preocupación o un miedo intenso a padecer alguna enfermedad grave o que pueda tener riesgo de muerte. Generalmente una persona hipocondríaca tiene la convincción de estar padeciendo una enfermedad, basándose en su propio criterio y teniendo en cuenta los síntomas somáticos que presenta.

Hay muchas personas que se preocupan por su salud y no por ello tienen que tener hipocondría, para ser diagnosticado tiene que presentar las siguientes señales, las cuales afectan tanto a su vida personal, como social, laboral, etc, y presentar los síntomas por lo menos durante un mínimo de seis meses.

  • La preocupación y la idea de padecer una enfermedad continúa a pesar de las negativas del médico o profesional de la salud.
  • La situación y la obsesión afectan negativamente a la vida cotidiana de la persona, en cual quiera de sus ámbitos.
  • Depende de la persona, las visitas al médico aumentan por la preocupación o disminuyen por miedo a ser diagnosticados de algo grave.
  • Hablan continuamente sobre temas de salud y buscan ayuda u opinión en foros de internet, google, wikipedia, etc.
Las personas con hipocondría pueden dejar de confiar en su propio médicoLas personas con hipocondría pueden dejar de confiar en su propio médico

Curiosidades sobre la hipocondría

Para profundizar más en este tema, desde Bekia os dejamos una serie de cinco curiosidades que pueden ser interesantes sobre la hipocondría, ya que es un tema que no se conoce en profundidad en la sociedad actual.

  1. El origen de la hipocondría: Un dato curioso sobre esta enfermedad es su posible origen, ya que a pesar de no estar muy claro, se cree que su este puede ser genético, transmitiéndose de padres a hijos dentro de un mismo entorno familiar. Por lo cual es muy común ver a madres e hijos con esta afección.

    No obstante, hay muchos especialistas que dan otra respuesta a esta incógnita, y afirman que este trastorno es aprendido, ya que la forma de interpretar las sensaciones de enfermedad es debida a un aprendizaje, generalmente familiar o social.

  2. Depresión e hipocondría: Tras varios estudios se ha llegado a la conclusión que la depresión en muchas ocasiones va unida a este trastorno, uno de ellos, el más conocido, se realizó en Japón, dando como resultado que de 86 pacientes de depresión, un 57% de ellos sufrían síntomas hipocondriacos.
  3. Las visitas al médico no les tranquilizan: Como bien hemos dicho antes, una persona que padece hipocondría, por normal general, a la mínima señal de poder estar padeciendo algún síntoma de enfermedad acude a un profesional de la salud. Pero las negativas del médico en cuanto a su enfermedad imaginaria, no le tranquilizan, no les quita la preocupación que el médico les diga que está todo bien.
  4. Se deja de visitar al médico: En relación con el dato curioso que hemos dicho anteriormente, no siempre ocurre de ese modo, en otras ocasiones la persona deja de acudir al médico y a los especialistas de la salud por miedo extremo a que sea realmente una enfermedad grave lo que padecen. El peligro de este hecho radica en que cuando realmente se sufren síntomas graves no se atienden correctamente ni a tiempo.
  5. Somatizan los síntomas: Otro dato curioso, es que en muchas ocasiones la enfermedad comienza en su cabeza, como idea de poder padecerla, miedo, obsesión, etc, basándose en un síntoma general, como puede ser un dolor de cabeza, un dolor de estomago, tos, cansancio, etc. Tras sentir este síntoma, la persona empieza a pensar que es algo más grave, se hace una idea de la enfermedad y comienza a padecer los síntomas de manera psicológica. Además, la preocupación, la ansiedad, el estrés, el miedo, etc, se somatizan y se convierten en síntomas físicos, como cansancio, malestar general, cefaleas, dolor muscular, etc.

¿Cómo actuar si creo tener hipocondría?

En primer lugar es importante que tengas en cuenta los síntomas para saber si puedes o no estar padeciendo de este trastorno, no obstante debes de tener en cuenta que estos son muy relativos y en muchas ocasiones las personas lo viven de manera diferente. Algunos de ellos pueden llegar a ser:

  • Tener miedo o una excesiva preocupación por sufrir enfermedades.
  • Tener constantemente miedo por morir de una enfermedad o ser diagnosticado de ella.
  • Te asustas y sientes mucha ansiedad cuando ves que algo ha cambiado en tu cuerpo, como por ejemplo, un lunar, una mancha, tos, etc y piensas que es algo grave.
  • Te autochequeas muy a menudo en busca de signos que indiquen que padeces alguna enfermedad
  • Buscas información de forma obsesiva, ya sea en libros, google, etc, para informarte sobre una enfermedad y si podría padecerla.
  • Pides opinión o consejos a tus amigos, familiares, médicos, etc; sobre si podrías estar sufriendo una enfermedad grave. A su vez, hablas a menudo del tema con los que te rodean.
  • Acudes al médico reiteradamente para que valore tu estado de salud y a pesar de que te diga que todo está correcto, te sigues sintiendo enferma e intranquila.
La hipocondría nos puede llevar a trastornos depresivosLa hipocondría nos puede llevar a trastornos depresivos

¿Qué haces si algún familiar es hipocondríaco?

Si consideras que alguien de tu entorno puede estar sufriendo este trastorno es aconsejable que hable con el de forma calma, le expliques tu preocupación y las razones que te han llevado a pensar eso, hazle ver que debería acudir a un especialista o a un psicólogo para que analice su caso. A mayores, es aconsejable que te comportes con el de las siguientes formas:

  • Evitar hablar del tema y si lo saca, intentar cambiar o desviarlo de la forma más rápida posible, pero sin herir sus sentimientos.
  • Evitar responder a las preguntas que le causas inseguridad, como por ejemplo: ¿Puede ser esto algo grave?, ¿Esto que me ocurre puede ser esta enfermedad?, ¿Es peligroso?, etc.
  • Darle información que le tranquilice y evite que el pensamiento de enfermedad vaya a más.

¿Existe tratamiento para este trastorno?

A día de hoy el único tratamiento que se conoce para la hipocondría es la terapia breve estratégica, con la cual se analiza todo lo que la persona hace y siente, para dar con una solución adecuada e ir progresivamente disminuyendo la intensidad de los síntomas. En algunas ocasiones este tipo de terapia va acompañado de medicación, con la cual se calmara la ansiedad que provoca el miedo a la enfermedad y disminuiremos las conductas obsesivas.

Artículos recomendados