Menú
Aprende a dejar de comer de manera emocional
Aprende a dejar de comer de manera emocional
HELADO Y CHOCOLATE

Aprende a dejar de comer de manera emocional

Muchas personas intentan superar sus problemas emocionales comiendo, pero esa no es la solución y además puedes dañar tu salud.

Mª José Roldán Prieto

No, el chocolate no es tu amigo. En realidad, el hambre es la razón por las que las personas comen, excepto aquellos que tienen tendencia a comer de forma emocional. Las personas que comen emocionalmente son vulnerables de tomar malas decisiones dietéticas. Si eres un comedor emocional, es posible que estés luchando con emociones incómodas y que utilices la comida como recompensa porque crees que te hace feliz cuando estás estresado/a.

Si esto te ocurre, debes saber que no, que la comida no liberará tus emociones más tóxicas, más bien, las encarcelará más tiempo contigo. Así que si sueles comer de forma emocional, ha llegado el momento de que desarrolles hábitos alimenticios y psicológicos más saludables.

Tu conciencia es la clave

La conciencia puede ser el aspecto más poderoso del cambio dentro de ti, a pesar de que las otras estrategias enumeradas también son altamente efectivas. Leer este artículo es un gran primer paso en tu conciencia; sabes claramente que es un problema que debes solucionar y te estás educando a ti mismo. 

Debes adoptar unos hábitos alimenticios más conscientesDebes adoptar unos hábitos alimenticios más conscientes

Ahora, tomar más conciencia de cómo el problema se desarrolla personalmente para ti es el siguiente paso. La alimentación emocional a veces se denomina "alimentación sin sentido" porque a menudo no pensamos en lo que estamos haciendo y permitimos que nuestros hábitos o impulsos inconscientes sean los que tengan el poder de la situación.

Es necesario que aprendas a comer de forma consciente porque tendrás conciencia de lo que estás comiendo a cada momento. Pero antes de esto será necesario de que tomes conciencia de cómo te sientes. ¿Qué sientes cuándo comes? Una idea es mantener un diario de alimentos y apuntar cómo te sientes cuando estás comiendo... así te darás cuenta de que comes por las razones equivocadas y que es necesario que primero lidies con tus sentimientos de una forma más adecuada.

Una vez que se rompas el hábito de comer la comida sin pensar, es más fácil seguir las siguientes técnicas.

Técnicas de relajación

Cuando estás bajo estrés es posible que tu cuerpo produzca niveles más altos de cortisol, que es una hormona del estrés que hace que las personas coman alimentos salados y dulces. Si tienes estrés de forma regular y no te puedes relajar rápidamente, será necesario que te des cuenta de que el cortisol el que provoca que quieras comer y tendrás problemas de salud si sigues ese instinto devorador.

Es necesario aprender a manejar el estrés con respiraciones o relajándote rápidamente en cualquier momento y lugar. La meditación, la atención plena, el yoga o practicar Pilates también pueden serte de utilidad para aprender a conectar la mente con el cuerpo.

Bucar una solución al problema te ayudará a enfrentarlo emocionalmenteBucar una solución al problema te ayudará a enfrentarlo emocionalmente

Enfrenta tus problemas

Muchas personas usan la comida para lidiar con emociones incómodas como la ira, la frustración, el miedo y otros sentimientos. Si bien necesitamos alimentos para sobrevivir, existen formas más saludables de sobrellevar las emociones que nos causan malestar como por ejemplo:

-Hablar con un amigo o familiar de confianza

-Escribir un diario para procesar los sentimientos

-Hacer ejercicio

Si usas la comida para calmar tus sentimientos en una relación difícil, prueba a aprender asertividad. Si la comida te da placer porque estás en un trabajo que odias, cambia de trabajo. Reduce el estrés en tu vida y dejarás de comer de forma compulsiva.

Si estas técnicas no eliminan por completo tus necesidades emocionales de comer, come de forma saludable. Come más verduras, frutas y hortalizas en lugar de alimentos que sean negativos para ti como los alimentos salados o los dulces.

Y si por algún motivo, crees que tienes problemas emocionales severos y que no puedes gestionarlos por ti mismo, entonces deberás acudir a un psicólogo para que te aporte las estrategias y habilidades que necesitas para reconducir tu salud mental, ¡y tu salud física también!

Artículos recomendados