Menú
Actitudes que ponen en problemas a tu relación de pareja
Actitudes que ponen en problemas a tu relación de pareja
RELACIONES DE PAREJA

Actitudes que ponen en problemas a tu relación de pareja

Existen algunas actitudes que pueden poner en problemas a tu relación de pareja, ¿sabes a qué nos referimos?

Mª José Roldán Prieto

En ocasiones, cuando se comienza una relación de pareja se piensa que todo será color de rosa, pero en realidad, el amor es como una planta que se debe regar todos los días con el agua justa. Si riegas más de la cuenta puede ser que se pudran las raíces y la planta se muera, en cambio, si no la riegas en absoluto, se secará y también morirá. La planta, al igual que el amor, necesita unas dosis de agua adecuadas para que pueda crecer fuerte y sana.

Pero las personas somos complicadas por naturaleza, y puede ocurrir que existan actitudes que no sean del todo acertadas en cuanto a mantener una relación estable y saludable. Hay actitudes que pueden poner en problemas a tu relación de pareja, y lo que es peor, hacer, casi sin que te des cuenta... que el amor se muera para siempre.

El conflicto en cualquier relación es naturalEl conflicto en cualquier relación es natural

A continuación vamos a comentarte algunas actitudes que pueden poner en riesgo a tu relación de pareja. En este sentido, piensa bien si tú o tu pareja tenéis este tipo de actitudes, porque si es así, entonces, será mejor que busquéis la manera de solucionarlo antes de que sea demasiado tarde.

No tener una comunicación efectiva

Cuando no se tiene una comunicación efectiva en la pareja, entonces puede ocurrir que la relación se deteriore casi sin darte cuenta. Estás lidiando con la actitud defensiva si siempre sientes que tienes que defenderte en una discusión con tu pareja, o si tu pareja siempre está en el ataque, incluso si no estás siendo crítico

 Si una pareja sana experimenta peleas, pueden controlarlo rápidamente Si una pareja sana experimenta peleas, pueden controlarlo rápidamente

Este comportamiento puede ocurrir porque se emplea como un hábito. Algunas personas tienen el hábito de estar a la defensiva y no se dan cuenta de que están a la defensiva. También es posible que una persona tenga la incapacidad para manejar las críticas correctamente y también, que otras personas son tan sensibles al rechazo que ante cualquier crítica reaccionan con ira. De cualquier manera, trabajar la comunicación efectiva en pareja es fundamental para todo funcione.

Peleas que se intensifican

El conflicto en cualquier relación es natural, pero cuando las peleas comienzan a intensificarse rápidamente y a ser tóxicas, incluidos gritos, insultos y culpas, es una buena señal de que tu relación se dirige a la línea de fin. Esta es una gran señal de peligro que pueden predecir el final de una relación. Las parejas que son felices juntas y que probablemente permanecerán así no son tan propensas a las peleas como las parejas que están en terreno rocoso. Si una pareja sana experimenta peleas, pueden controlarlo rápidamente. Si no, las peleas continuarán empeorando hasta que la relación termine.

Ignorar a la pareja

Una pareja que se retira de la interacción, se apaga y se aparta de la otra persona... es una señal de que las cosas no van bien. Ignorar a la pareja es una clara señal de que puede que esté todo a punto de terminarse, antes o después. Es lo que se conoce como el silencio hostil porque es como un castigo pasivo-agresivo cuando la pareja está en desacuerdo por cualquier motivo. Cuando esto sucede a menudo, la relación está en problemas y posiblemente, acabe más temprano que tarde.

No recordar cómo comenzó el amor

Cuando una parte de la pareja, o incluso los dos no saben por qué se enamoraron, entonces la relación está en serios problemas. Esa es una señal de que tanta negatividad se ha infundido en la relación que literalmente ha reescrito la historia de la relación. Las parejas sanas pueden enumerar fácilmente las razones por las que se enamoraron, incluso 30 o 40 años después; pero cuando una relación es inestable, esas razones, como "su sonrisa" o "la forma en que él me hizo sentir especial", son recuerdos tan distantes como para ser olvidados. Sin esa base básica, es probable que la relación se desmorone muy rápido.

Artículos recomendados