Menú
7 señales que te indican que debes romper esa amistad
7 señales que te indican que debes romper esa amistad
RELACIONES TÓXICAS

7 señales que te indican que debes romper esa amistad

Si tienes una amistad que no te aporta nada o que te hace dudar de si realmente es tu amigo/a, debes saber esto...

Mª José Roldán Prieto

Tus amistades impactan mucho más que tus horas felices y tus planes de fin de semana. Afectan a tu salud, felicidad y bienestar general. En un estudio australiano de 10 años publicado en el Journal of Epidemiology & Community Health en 2005, las personas mayores con redes sociales fuertes vivieron más que aquellos sin estos lazos. Un estudio de 2000 realizado por otros investigadores, descubrió que los círculos sociales de las mujeres les ayudan a responder mejor al estrés. 

Se puede comparar las amistades saludables con la comida sanaSe puede comparar las amistades saludables con la comida sana

Un estudio publicado en el American Journal of Public Health en 2008 reveló que las conexiones sociales pueden ayudar a retrasar la pérdida de memoria en los ancianos. Pero tan importantes como son, las amistades también pueden ser una fuente de estrés y conflicto. A veces simplemente se esfuman... Si tienes una relación de amistad que crees que debe acabar, es mejor que reconsideres lo que te vamos a comentar a continuación.

1. Siempre llega tarde

¿Tu amigo llega tarde o no aparece a vuestras citas? ¿Hace planes y luego los rompe en el último minuto? Si la respuesta es que sí, es una señal de que podrías estar en una amistad que vale la pena dejar marchar. Quizás tu amiga simplemente tiene un problema de gestión del tiempo y se excede de vez en cuando. Pero si este es un patrón consistente, tendrás que hablar abiertamente sobre ello con tu amistad, explicar cómo lo hace sentir y establecer límites y atenerse a ellos. Por ejemplo, puedes decirle a tu amiga que no esperarás más de 15 minutos por ella en un restaurante antes de irse. Si el problema persiste, es mejor que encuentres un amigo que te respete a ti y a tu tiempo...

2. Las amistades te restan energía

Se puede comparar las amistades saludables con la comida sana: la comida saludable te da energía y te ayuda a crecer y ser fuerte. Las amistades saludables son lo mismo. Te dan lo que necesitas, nos ayudan a crecer, nos levantan cuando sentimos que caemos... Pero los amigos también pueden ser como la comida basura, que ofrecen poco en cuanto a nutrición y energía. 

Las amistades poco saludables nos arrastran hacia abajo, no nos hacen sentir tan bien. No nos dan lo que necesitamos a nivel emocional. Si tu amiga está dispuesta a escuchar tus necesidades y cambiar sus formas, puede valer la pena salvar la relación. De lo contrario, omite la relación tóxica y busca "buen alimento" en otro lugar.

3. Son amistades conflictivas

Todas las amistades y relaciones tienen conflictos de vez en cuando, pero dependerá de cómo se lidia con el conflicto lo que se define a las amistades. Si tienes un desacuerdo con tu amigo y él se pone a la defensiva, te grita, te ataca, saca las cosas de contexto, no te escucha, se niega a hablar contigo o se vuelve físicamente violento, estas son señales de que tiene pobres habilidades de resolución de conflictos y que quizá no merezca tu amistad.

Las amistades poco saludables nos arrastran hacia abajoLas amistades poco saludables nos arrastran hacia abajo

Una amistad sana maneja el conflicto de una manera respetuosa donde ambas partes son escuchadas. Nadie es perfecto, pero si tu amigo no te escucha, mantén la calma y discúlpate cuando sea necesario, hay pocas esperanzas de tener una amistad sana y plena.

4. Solo habla de ella misma

Tu amiga habla constantemente sobre su vida y sus problemas, y parece que no puedes decir una palabra seguida de otra. Incluso cuando tengas un tema importante para hablar, tu amigo no te escucharás como mereces. Esto podría ser una señal de que tu amigo es egocéntrico y no se preocupa por ti, pero también puede tener implicaciones psicológicas más profundas.

Las personas que hablan demasiado pueden hacerlo porque les resulta difícil lidiar con las emociones que surgen al escuchar a otra persona. En estos casos es necesario poner un límite de tiempo para escucharlos y ser más agresivo para ser escuchado. Sin embargo, si tu amigo continúa hablando por ti, busca una amistad con un poco más de equilibrio.

5. Tiene hábitos poco saludables

Quizá tengas una amistad desde hace mucho tiempo, pero parece que ahora estás prestando más atención a tu salud y tu amigo menos, es decir, que tu amigo continúa teniendo hábitos poco saludables. Él siempre quiere comer en restaurantes de comida rápida, pero tú gravitas hacia los bares de ensaladas. Preferirías pasar tu tiempo en el gimnasio, pero tu amigo es un adicto a la televisión. A veces, un poco de motivación puede ayudar a tu amigo a cambiar sus formas poco saludables... Si no, ten cuidado, que sus malos hábitos no te arrastren con él. 

6. No te incluye en sus planes

Nueve de cada diez veces eres tú quien llama a tu amigo para pasar tiempo juntos, en cambio tu amigo no te incluye en sus planes de ocio. No se trata de contar la cantidad de veces que una persona te pide que pases el rato frente a cuántas le preguntas, es solo sentir que hay justicia en la amistad y que ambos estáis dando la misma cantidad de interés, es decir, que es una relación recíproca en todos los aspectos. 

Tus amistades impactan mucho más que tus horas felicesTus amistades impactan mucho más que tus horas felices

Cuando no existe ese equilibrio, es probable que te sientas herido y resentido, lo que no es saludable en absoluto. Si tu amigo no se esfuerza más en mejorar vuestra amistad después de haberle dicho cuáles eran tus preocupaciones, puede ser mejor que ahorres energías para tener una amistad con más reciprocidad.

7. Tiene una actitud grosera

Es casi como si tu amiga no pudiera controlar lo que sale de su boca. En las fiestas es grosera o demasiado ruidosa, y te encuentras excluido de los círculos sociales por ella. Aunque tiene otras grandes cualidades, está impidiendo que puedas mantener tus otras amistades. 

Le has pedido que pare, pero ella no está dispuesta o no puede. Probablemente no pueda cambiar la personalidad y la educación de tu amigo. Tal vez, la has superado y solo necesitas tener contacto ocasional. Programa más tiempo individual fuera de las reuniones o fiestas de grupos grandes donde es menos probable que t avergüences del comportamiento de esa persona. Si esto no es posible, la amistad puede no resistir el paso del tiempo...

Recuerda que si una amistad no te hace sentir bien, no tienes que seguir con ella.

Artículos recomendados