Menú
Secretos para controlar tu mente subconsciente
Secretos para controlar tu mente subconsciente
SUBCONSCIENTE

Secretos para controlar tu mente subconsciente

Te vamos a contar algunos secretos para que seas capaz de controlar tu mente subconsciente y no al revés...

Mª José Roldán Prieto

Quizá piensas que son tus pensamientos conscientes los que controlan tu vida, pero sin que te des cuenta, son los pensamientos subconscientes los que realmente toman el control. Puedes aprender formas secretas de manejar la mente subconsciente... Te enseñaremos cómo.

¿Alguna vez te has encontrado a medio camino hacia la nevera pero no puedes recordar por qué fuiste allí? Algo te incitó, pero ¿qué? Y, ¿alguna vez has mirado hacia arriba mientras conduces de repente preguntándote cómo llegaste hasta allí sin darte cuenta? Tu mente subconsciente tomó el control sin darte cuenta... Estabas ocupado pensando en otra cosa. Sabes que no siempre somos conscientes de lo que estamos haciendo, pero estamos pensando en algo que nos obligue a hacerlo.

A veces, los pensamientos subconscientes (suposiciones que hemos hecho sobre la vida y las personas que la integran) controlan nuestras decisiones y, por lo tanto, las acciones sin que nos demos cuenta. Si nos detenemos para prestar atención, podemos ver lo que está sucediendo y comenzar a tomar decisiones conscientes.

¿Por qué tenemos pensamientos invisibles?

Algunos pensamientos son patrones, patrones grabados en nuestro cerebro. Realmente no nos detenemos a preguntarnos cuándo abrimos el cartón de leche por la mañana para verter leche sobre nuestro cereal. Tampoco pensamos realmente en hacer señales cuando hacemos un giro con el coche. Simplemente lo hacemos, a menudo mientras pensamos en otra cosa. Sin embargo, si nos detenemos a considerar lo que estamos haciendo, lo veremos.

Algunos pensamientos son patrones, patrones grabados en nuestro cerebroAlgunos pensamientos son patrones, patrones grabados en nuestro cerebro

Si el cerebro no estableciera patrones, constantemente tendríamos que volver a aprender cosas. Es realmente beneficioso para nosotros si aprendemos que los incendios nos queman las manos, lo que significa que realmente no pensamos en eso, simplemente mantenemos nuestras manos lejos del fuego.

Compáralo con la intuición: la mayoría de nosotros, en algún momento, sentimos que deberíamos girar a la izquierda en lugar de a la derecha. No era un pensamiento que pareciera lógico en ese momento, por lo que no le prestamos atención, hasta quedar atrapado en un atasco de tráfico durante una hora. Luego, de repente recordamos que teníamos el presentimiento de girar a la izquierda en lugar de nuestra derecha habitual. Esto es muy similar al pensamiento invisible: las decisiones que tomamos sin pensar en tomarlas, ya que nuestra atención se centra en otra cosa.

¿Cómo son los pensamientos invisibles?

Los pensamientos invisibles se hacen visibles en el momento en que comienzas a prestarles atención. Nunca son realmente invisibles, es solo que tu atención está en otra parte. Si no miras al gato sentado a tu lado, no lo verás, pero el gato todavía está allí. Así son los pensamientos "invisibles".

Para tomar conciencia de lo que estás pensando, comienza a prestar atención a lo que sientes. Presta atención a tu cuerpo, a tu respiración, a tu voz... y a tus pensamientos. Una forma de aprender a prestarte atención es hacer que suene la alarma de tu móvil un par de veces al día y preguntarte cómo te sientes. ¿Por qué te sientes así? Incluye tu cuerpo. Haz una comprobación mental de dónde te encuentras, qué estás haciendo, cómo se siente tu cuerpo y qué estás pensando.

Además, es buena idea que hagas una nota mental, que te repitas diariamente, para prestar atención a tus sentimientos. Si te sientes feliz, incómodo, triste, agitado, etc., hay pensamientos que sustentan esas emociones. En lugar de sentirte nervioso, pregúntate por qué te sientes así... Encontrarás que solo mirando los pensamientos a veces se disuelve la ansiedad.

Gestionar la mente subconsciente: qué NO hacer

Digamos que te das cuenta de que tienes un pensamiento muy inquietante sobre los hombres debido a algo que sucedió en tu infancia. Lo que no debes hacer es comer tres tarrinas de helado mientras lloras para sentirte mejor, o meter el pensamiento en los recovecos de tu cerebro e intentar mantenerlo allí. No lo controles. No le pongas una tapa. No le declares la guerra.

Es buena idea que hagas una nota mentalEs buena idea que hagas una nota mental

Es solo un pensamiento. No es real No se basa en la realidad. Es una suposición que tu cerebro hizo basándose en hechos reales que te sucedieron. Nuestros cerebros son capaces de hacer las suposiciones más ridículas y traumáticas. Solo porque lo pienses y haya gobernado inconscientemente tu vida no significa que lo creas una vez que lo descubras. 

Es un pensamiento, no la realidad. Combatir tus pensamientos es como luchar: no desaparecerán porque los estás ocultando. Si intentas ocultarlos, los empujas hacia abajo y se quedan allí. Sin embargo, si te haces amigo de ellos, te das cuenta de que no son dañinos. Acepta tus emociones o pensamientos, aunque sean negativos.

Son solo algunas suposiciones que hizo tu mente hace mucho tiempo basadas en eventos. No tienes que actuar sobre ellos. Una vez que los reconoces, tienden a evaporarse y también lo hacen las emociones asociadas a ellos. Lo curioso es que a menudo también tenemos pensamientos opuestos en nuestras mentes, que se activan en diferentes momentos. Crecimos con diferentes influencias y diferentes eventos desencadenan esas influencias. 

Artículos recomendados