Menú
Cómo afrontar la jubilación y los cambios que supone en tu vida
Cómo afrontar la jubilación y los cambios que supone en tu vida
JUBILACIÓN

Cómo afrontar la jubilación y los cambios que supone en tu vida

No todo el mundo se siente preparado para afrontar la jubilación con entereza... ¿qué es lo que puede ocurrir?

Mª José Roldán Prieto

Una jubilación para no tener que trabajar más en lo que te queda de vida y tener dinero cada mes, parece el sueño de cualquiera, ¿verdad? En realidad, llevas toda la vida trabajando por y para eso, pero cuando llega el momento... es probable que sientas cierto vacío interior que no sepas cómo llenar de la forma apropiada.

En realidad la jubilación debería ser un momento para relajarte y disfrutar de los frutos de tantos años de duro trabajo, pero también puedes sentir cierta tristeza e incluso de depresión que no sepas afrontar, en la jubilación hay cambios en tu vida y es necesario tener las estrategias adecuadas para poder afrontarla con entereza, pero sobre todo, disfrutar de esta nueva etapa.

Razones para la depresión después de la jubilación

Para muchas personas, el trabajo trae un sentido de utilidad y propósito. Hay un deseo de por vida de ser un buen proveedor para la familia, un triunfador y una parte útil de la sociedad. El sentido de sí mismo de la persona está muy relacionado con lo que hace para ganarse la vida; y, con la jubilación, puede producirse una sensación de pérdida, dejando a una persona luchando por comprender quién es ahora y cuál es su valor. Puede incluso, sufrir cierta crisis de identidad.

En realidad la jubilación debería ser un momento para relajarte En realidad la jubilación debería ser un momento para relajarte

También puede ocurrir que las dinámicas del hogar cambien. Donde antes la persona y/o la pareja se dedicaban a trabajar fuera del hogar y pasaban bastante tiempo fuera de casa, ahora pasará más tiempo en casa. Los roles pueden cambiar y puede ocurrir una mayor necesidad de tomar decisiones de forma conjunta. Hasta que se logre un nuevo equilibrio, puede haber conflictos internos hasta que se adapte a la nueva situación.

Otro motivo que puede hacer que una persona sienta como complicada la jubilación, es que es un recordatorio de que está envejeciendo y si se tienen temores a la muerte, la enfermedad o la discapacidad, puede ser motivo de gran ansiedad para quien se jubila, aunque se le quede una buena pensión a final de mes.

Afrontar la jubilación

Para poder afrontar la jubilación con entereza, es necesario que tengas en cuenta algunas cosas que puedes hacer. Primero es imprescindible que cambies tu perspectiva de vida y que lo veas como algo positivo porque en realidad lo es. Con estos consejos tendrás una transición mucho más fácil en esta nueva etapa de tu vida.

  • Mantente activo. Haz cosas para mantener tu cuerpo y tu mente en actividad. Da clases de yoga, haz deporte, sube y baja escaleras, sé voluntario para ayudar a otras personas, disfruta de la jardinería, monta en bicicleta... ¡tu cuerpo y tu mente necesitan estar en movimiento! Lo último que necesitas es estar sentado/a todo el día viendo la televisión.

  • Fortalece los lazos sociales y familiares. Visita a tus hijos con tanta frecuencia como puedas, ofrécete a cuidar a tus nietos. Disfruta de actividades con tus amigos. Ayuda a otras personas o conoce a nuevos amigos en viajes para personas de la tercera edad. Estás en una etapa bonita de tu vida y también tienes derecho a disfrutarla.

  • Encuentra un propósito. Quizá quieras hacer un trabajo de voluntariado o trabajar de forma particular en algo que siempre te ha motivado pero que por tus circunstancias laborales nunca antes de habías podido dedicar. Si realmente te encuentras bien y con fuerzas, ¿por qué no intentarlo? Encontrar una nueva forma de dar sentido a tu vida restaurará el sentido de propósito que alguna vez encontraste en el trabajo.

  • Cumple tus sueños. Si siempre has querido aprender a tocar el piano o has querido viajar pero nunca has podido... ahora es el momento perfecto para hacerlo.  Tienes la libertad y todavía eres lo suficientemente joven como para disfrutarla. ¡Ve a por ello!

  • Ponte un horario. Cuando estás acostumbrado a planificar todo el día en torno a tu trabajo, puede ser bastante desconcertante tener un día totalmente desestructurado. En su lugar, establece un horario para ti mismo, creando momentos establecidos en los que va a trabajar en la casa, hacer ejercicio o hacer trabajo voluntario.

¿Y si no puedo hacerle frente?

Quizá te estés dando cuenta que por mucho que lo intentas no eres capaz de conseguir estar mejor y que la jubilación te está costando más de la cuenta. Si descubres que tu depresión no desaparece o comienza a interferir en tu vida, entonces es posible que quieras buscar ayuda profesional para que te evalúen por si tienes algún tipo de trastorno depresivo. Los síntomas que pueden ayudarte a saber si realmente estás pasando por un trastorno pueden ser los siguientes:

Fortalece los lazos sociales y familiaresFortalece los lazos sociales y familiares

  • Sentirse triste, deprimido o simplemente vacío.
  • Perder el interés en las cosas que solía disfrutar haciendo.
  • Sentirse irritable o inquieto.
  • Tener problemas para conciliar el sueño o levantarse por la mañana.
  • Tener cambios en el apetito o en el peso.
  • Tener problemas para pensar, tomar decisiones o recordar cosas.
  • Sentirse cansado todo el tiempo.
  • Sentirse sin valor o excesivamente culpable.
  • Sentirse desamparado o desesperanzado.
  • Pensar en la muerte o el suicidio.

Si te has dado cuenta después de leer esta pequeña lista que realmente es así como te sientes, o te sientes identificado con la mayoría de estos síntomas, entonces tendrás que consultar con tu médico para que te hagan una evaluación más exhaustiva. Te hará algunas preguntas y te determinará si los síntomas que tienes pueden ser depresión o si podrían deberse a alguna otra causa, como una afección médico o a algún medicamento que estés tomando. Si no hay ninguna otra causa subyacente que te esté provocando la tristeza después de tu jubilación quizá estés sufriendo una depresión.

Si realmente tienes depresión existen tratamientos efectivos, medicamentos y psicoterapia que te harán estar mejor y disfrutar de la vida. Podrás darte cuenta que en realidad eres una persona afortunada y que lo que importa es estar bien con uno mismo y con la vida que se tiene. Tu médico puede recetarte medicamentos o recomendarte algún profesional de salud mental para que te ayude de forma mucho más eficiente. En general, el mejor tratamiento para la depresión será una combinación de medicamentos, terapia o asesoramiento, pero tu médico trabajará contigo para determinar qué es lo mejor para ti.

Artículos recomendados