Menú
Cómo comunicarse con una persona con Alzheimer
Cómo comunicarse con una persona con Alzheimer
DEMENCIA

Cómo comunicarse con una persona con Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que hace muy difícil la vida para la persona que la sufre y sus familiares, que no sabemos cómo gestionarla.

Blanca de la Merced Vega Rodríguez

El Alzheimer es una de las enfermedades neurodegenerativas que a más personas afectan hoy en día. Este mal se caracteriza por la pérdida progresiva de las funciones cognitivas, tales como, la memoria, el razonamiento, el lenguaje o la atención.

Actualmente en España existen más de 1,2 millones de personas afectadas por esta enfermedad, sin embargo, arrastra y marca la vida de sus más allegados. En este momento, podemos encontrar cientos de organizaciones e instituciones que pueden informarte sobre este padecimiento y ayudarte en todo lo referente a ello.

Hoy vamos a centrarnos en esa pérdida del lenguaje y en cómo podemos solventar los problemas de comunicación con una persona que padece Alzheimer. Hablar no siempre resultará sencillo.

La comunicación ante el Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad cerebral que puede llegar a afectar a cualquier persona. Es la forma más común de la demencia. La demencia es un término general para describir la pérdida de memoria y de otras actividades intelectuales, llegando a interferir con la vida cotidiana del individuo.

Más de la mitad de aquellas personas que padecen Alzheimer viven en su domicilio, por lo que, como hemos explicado anteriormente, el impacto de esta enfermedad se extiende a los familiares, amigos y cuidadores. Es imprescindible que nos informemos bien sobre cómo tratar al paciente, y por supuesto lo principal es que esta persona se encuentre lo mejor posible, que le otorguemos toda nuestra atención para que se sienta bien.

Debemos hablar con claridad y despacio a la persona que tiene AlzheimerDebemos hablar con claridad y despacio a la persona que tiene Alzheimer

A la hora de visitar o establecer contacto con una persona que tiene Alzheimer, seguro que no sabes muy bien cómo puedes hacerlo, ¿le tenemos que insistir en que somos tal persona si no nos recuerda? ¿tengo que hablarle de alguna forma más especial? ¿es bueno hacerle recordar? Los problemas del lenguaje suelen generar situaciones de frustración y angustia tanto en los propios pacientes como en la gente que les rodea, pero tranquilo, hoy os vamos a dar algunos consejos que seguro que van a venir muy bien en estas situaciones.

Lo primero que tenemos que tener claro es que nos tenemos que dirigir a la persona con un tono suave y familiar, es muy importante hablar claro y despacio.

Cuando nos acercamos a una persona con demencia la mayoría de las veces tendemos a hablar más alto, pensamos que al elevar el tono podemos compensar el déficit cognitivo, pero a menos que la persona sufra un deterioro auditivo avanzado, no debemos emplear un tono que sea muy elevado.

Cuando nos dirijamos al paciente tenemos que usar un vocabulario sencillo, mejor si los términos que empleamos los ha usado siempre la persona, esto le resultará familiar y le ayudará bastante a recordar.

Debemos procurar huir de los dobles sentidos, hablar sin utilizar ironías o cualquier mensaje que pueda resultar ambiguo, podría malinterpretarlo o confundirlo aún más.

A la hora de proponer un plan o preguntarle que le gustaría hacer lo mejor es ser directos, plantearle preguntas cerradas. Por ejemplo, ¿quieres comer? ¿quieres ir al baño?, en lugar de ¿qué quieres hacer? Lo mejor es que le proporciones varias opciones a las que tenga que responder con sí o no, en lugar de que la persona te lo pida exactamente. Por ejemplo, ¿qué quieres comer? Sopa, pollo o verduras. Como consejo, repite la pregunta varias veces antes de pasar a otra, también deja un margen de tiempo para que puedan procesar la pregunta y la respuesta.

Otro consejo que os puede servir a la hora de establecer contacto con una persona con Alzheimer es utilizar la mímica o gesticular. Si nos estamos refiriendo a un objeto que la persona no logra comprender, podemos señalar al mismo o utilizar la mímica para facilitar la comprensión. Tampoco debemos gesticular excesivamente, pues podríamos llegar a confundirlo aún más, tenemos que procurar que nuestros gestos y mensajes no den lugar a dudas o malinterpretaciones.

Es muy importante tener paciencia y ser muy cariñoso con las personas con AlzheimerEs muy importante tener paciencia y ser muy cariñoso con las personas con Alzheimer

Por supuesto, nada de transmitir malas caras, ni angustia o frustración. Sabemos que son momentos duros y muy delicados, pero debemos procurar sonreír y darle todo nuestro cariño, siguen siendo muy sensibles al estado de ánimo de los demás, pudiendo influir en el suyo propio.

Cuando la persona con Alzheimer no nos reconoce

Llega el momento en el que el paciente no nos reconoce, ¿qué debemos hacer? A la hora de recordar, no debemos agobiar al paciente, ni tampoco crear una situación tensa en la que todos salgamos perjudicados. Lo mejor es facilitarle recuerdos que aun pueda tener. Empieza por ponerle el perfume que usa desde siempre, o aquella canción que le pueda resultar especial. Dale tiempo, deja que toque tu ropa, que te huela y asimile lo que está pasando. Hay días en los que pueden llegar a asimilar más información, comprender más y por tanto más facilidad para recordar, esos días puedes intentar hacer que recuerde situaciones o elementos que le resulten agradables. En caso de que no reconozca a sus familiares o amigos, no forcéis la situación, acabará estresando al paciente y generará una mayor frustración en todos los allí presente. Tienes que tener siempre presente que tienen un gran déficit cognitivo, y que cada día que pasa puede que la situación empeore, por eso debemos ser pacientes y cariñosos, intentar superarnos un poco cada día, al fin y al cabo esto es un reto para todos.

Otras pautas que debemos llevar son: establecer una rutina de contacto, es decir, visitarlo todos los días a la misma hora o un día concreto todas las semanas. Tampoco debemos aislar a una persona con Alzheimer, tenemos que hacer que se sienta acompañado y querido. Mostrar complicidad y comprensión hacia el paciente, ya sea con la mirada, con gestos o palabras. Lo último que debemos hacer es discutir, ya sea con el paciente o delante de él, han perdido la capacidad de razonar y por tanto no podrá mantener una discusión ni comprender la situación. Intentar usar la empatía, ponernos en su lugar debe ser nuestra prioridad.

Por último, no sólo debemos ser pacientes con ellos, sino también con nosotros mismos. El Alzheimer es una enfermedad que tiene fases muy complicadas, pero recuerda buscar siempre información y ayuda profesional. Es un largo camino en el que la comprensión y el cariño tienen que ser los pilares fundamentales.

Artículos recomendados