Menú
La ansiedad por abandono
La ansiedad por abandono
ABANDONO

La ansiedad por abandono

La ansiedad por abandono puede hacer que las personas tengan unas relaciones interpersonales tóxicas, descubre por qué y cómo les afecta.

Mª José Roldán Prieto

La ansiedad por abandono es el miedo a ser abandonado en una relación. Las personas con ansiedad de abandono tienen uno de los dos estilos de apego inseguro: ansiedad de apego y evitar el apego. La ansiedad por el apego se caracteriza por la necesidad de atención de los demás y el temor de que la pareja se vaya. La evitación del apego se caracteriza por la necesidad persistente de ser autosuficientes y el miedo a la dependencia.

De dónde viene la teoría del apego

La teoría moderna del apego surgió del trabajo de los psiquiatras John Bowlby y Mary Ainsworth en el siglo XX. Ambos investigadores fueron influenciados por el psiquiatra austriaco y fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud. En uno de los primeros estudios empíricos de Bowlby, examinó a 44 niños en la Clínica de Orientación Infantil de Londres que no podían expresar afecto y empatía.

En todos los casos, la falta de afecto se basa en la privación o el abandono maternos. En la década de 1950, Ainsworth se unió al equipo de investigación de Bowlby, y juntos examinaron numerosos casos de abandono infantil y privación de afecto, que culminaron en lo que ahora se conoce como "teoría del apego".

La ansiedad por abandono es el miedo a ser abandonado en una relaciónLa ansiedad por abandono es el miedo a ser abandonado en una relación

Definición del apego

Según Ainsworth, el apego es un lazo fuerte y afectuoso que une a dos personas emocionalmente y que continúa con el tiempo. La teoría del apego sostiene que estos lazos emocionales entre las personas son cruciales para el desarrollo saludable a nivel mental, social y emocional. 

El período de tiempo crucial para este desarrollo son los primeros seis años de la infancia. Para que tenga lugar un desarrollo saludable del niño, el niño y el cuidador deben formar un vínculo en el que el cuidador proporcione un entorno seguro para el niño y muestre afecto y apoyo emocionalEstos primeros adjuntos constituyen la base para futuras relaciones interpersonales.

Abandono temprano

Los eventos y condiciones como el divorcio, la enfermedad o la incapacidad de expresar afecto pueden interferir o interrumpir el proceso de vinculación natural entre el niño y el cuidador. Cuando un cuidador no responde o no puede responder con afecto a los temores de un niño, el niño crecerá de una de dos maneras. 

 El apego es un lazo fuerte y afectuoso que une a dos personas El apego es un lazo fuerte y afectuoso que une a dos personas

Puede continuar buscando el afecto y la unión que le faltaban en la infancia volviéndose excesivamente dependiente, o se volverá excesivamente independiente, desconfiando de los demás y teniendo un miedo intenso a la dependencia de los demás. Cómo se desarrolla un niño abandonado depende de qué estilos de afrontamiento han sido más efectivos para él y de la gravedad del abandono.

Evitar el apego

Las personas cuyo miedo al abandono ha resultado en evitar el apego evitan la cercanía y el afecto en sus relaciones o evitan por completo las relaciones comprometidas. Por lo general, prefieren el sexo casual que no tiene ningún impacto emocional. Las personas que temen tanto el abandono que eluden las conexiones emocionales profundas con los demás tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades potencialmente mortales.

Ansiedad de apego

Las personas cuyo miedo al abandono ha dado lugar a la co-dependencia y al temor de que las parejas se vayan pueden ser reacias a entablar una relación comprometida a largo plazo, pero una vez que ingresan en una, se vinculan profundamente con la otra persona y se sienten excesivamente preocupadas de que la relación puede terminar. 

Según el psicólogo de la Universidad de Illinois, Chris Fraley, las personas que temen el abandono están muy en sintonía con las expresiones emocionales de los demás. Fraley probó cómo las personas con diferentes estilos de apego reaccionaron a las caras cambiantes y descubrieron que las personas con ansiedad por apego eran intérpretes más precisos de la comunicación no verbal, pero solo cuando se tomaban el tiempo necesario para tomar una decisión.

Artículos recomendados