Menú
10 señales de una relación sana
10 señales de una relación sana
RELACIONES

10 señales de una relación sana

No te pierdas estas 10 señales que te indican que estás dentro de una relación sana.

Mª José Roldán Prieto

Desagraciadamente, hoy en día existen muchos tipos de relaciones entre personas y muchas de ellas, son tóxicas. Relaciones que envenenan y que hacen daño al corazón de las personas que las sufren... Incluso pueden ser autodestructivas. No solo estamos hablando de relaciones amorosas, si no también relaciones de cualquier tipo, puesto que las interacciones sociales pueden ser de muchas formas.

Es necesario ser consciente de que una relación sana es lo necesario para tener una vida social saludable. A continuación vamos a comentarte algunas de las señales que te indican que estás en una relación sana y que sin duda, merece la pena que guardes ese vínculo. Es hora de dejar de idealizar las relaciones entre las personas por culpa de las influencias culturales. Las relaciones quieren trabajo para que tengan éxito.

1. Confianza

Uno de los pilares de cualquier relación es la confianza. La confianza es en realidad una evaluación matemática que se revisa con el tiempo. Cada persona evalúa continuamente su nivel de confianza a medida que la relación crece. Esta evaluación se basa en el conocimiento de la relación, la empatía que se da y que se recibe, la cantidad de confianza en la otra persona y la comprensión que se siente. Cuanta más sea la confianza, mejor será la relación.

Una relación sana es lo necesario para tener una vida social saludableUna relación sana es lo necesario para tener una vida social saludable

2. Comunicación

Tener una buena comunicación implica ser abierto y honesto, ser vulnerable y sincero con tus sentimientos y compartir ideas importantes que sean significativas para ti. La comunicación saludable también implica saber cuándo plantear temas y leer el lenguaje corporal para evaluar cómo va la relación.

3. Respeto

El respeto en las relaciones implica un alto respeto y admiración por las cualidades y habilidades que la otra persona posee. Las personas en relaciones sanas no solo valoran estas cualidades y habilidades en sus otras personas significativas, sino que también están orgullosas de compartirlas en voz alta.

Cuando te sientes escuchado y entendido , bienvenido, valorado y considerado en todo lo que haces, eres respetado. Es posible que las relaciones que son saludables no tengan este concepto como una ciencia exacta, ya que todos nos cansamos un poco o no podemos darle a los demás siempre lo que necesitan, pero siempre y cuando esa persona se sienta respetado la mayor parte del tiempo... la relación prosperará.

Las personas pueden comenzar una relación con valores similaresLas personas pueden comenzar una relación con valores similares

4. Valores

Compartir valores es esencial para una relación sana. Esto puede ser cualquier cosa, desde cómo te gusta gastar el dinero, con qué técnicas de crianza guías a tus hijos, qué quieres hacer con tu tiempo libre o qué crees que es importante en el mundo.

Las personas pueden comenzar una relación con valores similares, y a medida que se desarrolla con el tiempo, los intereses pueden cambiar. Sin embargo, siempre que seas consciente de la importancia de un sistema de valores colectivo en tu relación, permanecerás en el rango saludable del trabajo de relación.

5. Compañerismo

No es sorprendente que compartir los mismos intereses y actividades mantenga una relación saludable. Cuando a las personas les gusta hacer las mismas cosas, como ir al yoga los fines de semana, hacer clases de cocina con amigos o viajar, se puede apreciar la vida con los demás.

La vida está llena de altibajosLa vida está llena de altibajos

6. Pasar momentos difíciles juntos

La vida está llena de altibajos. Durante tu vida, es probable que experimentes la pérdida de seres queridos, eventos trágicos, dolor y pena que nunca se repara por completo... La forma en que compartes estos momentos con tus amigos, pueden afianzar o romper la relación para siempre.

Reunirse durante un trauma en la vida ayudará a que tu relación se mantenga lo más equilibrada y estable posible. Cuando estés en sintonía con el dolor de esa persona y al mismo tiempo manejes el tuyo de manera saludable, ambos podéis ayudaros mutuamente a superar el dolor en lugar de disolver la conexión cuando surgen desafíos individuales.

7. Disculparse desde el corazón

En cualquier relación siempre habrá errores cometidos y disculpas necesarias. Nadie es perfecto y se pueden crear conflictos entre las personas. Inevitablemente, lastimará los sentimientos de otras personas pero también tendrás que dejar tiempo para una curación emocional antes de pedir disculpas.

Las disculpas posteriores son más satisfactorias porque la persona se siente comprendida y reconocida. Por lo tanto, si eres capaz de escuchar a la otra persona y disculparte por los errores que hayas podido cometer, la relación será mucho más saludable que si no eres amigable con el arrepentimiento o el perdón.

Nadie quiere estar cerca de una persona que ahoga Nadie quiere estar cerca de una persona que ahoga

8. Independencia

Uno de los mejores regalos que puedes dar a cualquier persona en tu vida es la independencia y el espacio. Nadie quiere estar cerca de una persona que ahoga o que intenta acaparar todo el tiempo y la atención. Durante la infancia, nuestro cuidador principal demostró amor al darnos la capacidad de explorar nuestro mundo. Como adultos, nuestro otro significativo asume el rol de cuidador principal, y el amor se siente similar pero no igual.

Las personas que tienen relaciones sanas con adultos necesitan espacio para hacer las cosas que aman por su cuenta y al mismo tiempo saben que esas personas importantes estarán a su lado siempre que los necesiten.

9. Lealtad

Si tuvieras que escoger a una persona para realizar un proyecto, ¿escogerías a esa persona importante para ti para realizarlo? Las relaciones son como un equipo y para poder avanzar en el juego hay que mantenerse dentro del mismo equipo. Este tipo de lealtad crea fortaleza y confianza dentro de los límites relacionales entre sí y proporciona una salud óptima en tu relación.

10. Reírse juntos y dejar marchar

Al final del día, cuando estás más cansado, es necesario que te rías en lugar de enfadarte. Por lo general, no controlamos lo que nos sucede, pero sí controlamos cómo reaccionamos. Si eres capaz de encontrar el lado positivo de las cosas, entonces la relación será sana y durará durante mucho tiempo o para siempre. Aunque a veces reírse de las cosas no siempre resuelve los problemas, puede aliviar el estrés y el dolor, creando alegría.

Si en tu relación cuenta con todas estas cosas, ¡enhorabuena! Estás ante una relación sana tanto de pareja, como familiar o amistad que merece la pena conservar.

Artículos recomendados