Menú
Comunicación empática: qué es y cómo aplicarla en tu vida
Comunicación empática: qué es y cómo aplicarla en tu vida
PONERSE EN EL LUGAR DE OTROS

Comunicación empática: qué es y cómo aplicarla en tu vida

La empatía es una capacidad cognitiva que va con la personalida de cada persona aunque se puede desarrollar para poder crear un vínculo más cercano con las demás personas.

Sheila González Oliva

Vivimos en un mundo, donde generalmente miramos nuestras propias acciones, y de ahí exigimos que todo el mundo actúe de la misma manera, si no es así ya es sinónimo de críticas y de prejuicios que desencadenan una mala energía. Bien, todos estos aspectos van de la mano, pues no solo hay que mirar la vida de uno mismo, sino la de las personas que tenemos alrededor, aquellas que tanto tenemos en nuestro círculo de confianza como aquellas que conocemos por primera vez.

Hay que dejar los prejuicios a un lado, y aprender y ser conscientes de que no todo el mundo tiene la misma vida, las mismas facilidades y los mismos obstáculos. No todos somos iguales, y antes de aprender qué es verdaderamente la empatía hay que dejar a un lado los prejuicios para poder trabajar el primer aspecto. Se puede decir que con el tiempo puede llegar a ser empático, pues la vida va poniendo situaciones, y es ahí cuando podemos sentir lo que otras personas han sentido en el pasado o sienten en el presente. Para ello hay que saber exactamente que es la empatía.

Qué es la empatía

Es muy sencillo de comprender, ya que la empatía es la buena intención de comprender los sentimientos y emociones que está viviendo otra persona, de manera objetiva y racional. Gracias a este sentimiento comunicativo, que se puede trabajar, hace que las personas que la tienen se puedan ayudar entre sí, sobre todo en los peores momentos. Cuando una persona está atravesando una mala racha, que alguien de su entorno, incluso ajeno a el tenga empatía hace que vea todo con más positividad y le puede llegar a ayudar a solucionar progresivamente el problema.

La base de la empatía es la comprensiónLa base de la empatía es la comprensión

Gracias a aquellas personas que tienen empatía, pueden sentir de manera directa las emociones y sentimientos de la otra persona, es más sienten eso porque saben que la vida les puede poner a ellos en la situación en cualquier momento, nunca se saber que puede suceder. Definitivamente, tener empatía es "ponerse en los zapatos de la otra persona".

Agredes la empatía de otros del mismo modo que ellos agardecen la tuyaAgredes la empatía de otros del mismo modo que ellos agardecen la tuya

La escucha, es otro rasgo de aquellas personas empáticas y deben prestar atención a cada detalle para poder tener esa conexión empática y crear ese vínculo comunicativo que hará que ambas partes salgan reforzadas de esa experiencia. No obstante, también hay muchas personas que tienen antipatía, y que solo miran por si mismas y critican todo lo que les ocurre a los demás, solo porque como ellos no lo han vivido piensan o creen que igual la culpa de ciertos hechos o de lo que ocurre es de la misma persona.

Comunicación empática y cómo aplicarla

La comunicación referente a la empatía, no solo es un componente de la relación de ayuda o compresión sino también es una importante herramienta valiosa en cualquier ambiente de trabajo, incluso en el ámbito social. La palabra empatía procede del griego y se traduce como, "sentir dentro", y se refiere a la relación de ver el mundo a través de los ojos de otra persona, y ver lo que siente en cada momento, para bien o para mal.

La comunicación empática llega a ser progresivaLa comunicación empática llega a ser progresiva

  1. La transparencia. No hay que ocultar las reacciones emocionaless por miedo a lo que puedan pensar los demás. A pesar de que no siempre se estará de acuerdo con otra persona hay que buscar los medios de exponer los pensamientos de tal manera que no bloqueen la comunicación, sino que se intente transmitir otro punto de vida de manera sana y sin ser dañina.
  2. Autocontrol. No hay que confundir nuestras reacciones con las de la otra persona ni imponer nuestros ideales. Hay que dejar fluir la conversación e intercambiar ideas para solucionar en algunos de los casos los problemas que pueda tener una persona, siempre desde el respeto, la honestidad y aportando lo mejor de nosotros mismos para no herir los sentimientos de nadie.
  3. Aceptación incondicional. Hay que evitar juzgar a los demás, y centrarse en lo que puedan estar sintiendo en primera persona.
  4. El autocontrol es el refugio de los fuertesEl autocontrol es el refugio de los fuertes

    En primer lugar, ofrecer soluciones, en el caso de que se haya vivido la misma experiencia o decir lo que harías en su lugar si estuvieras en esa situación. Y en segundo lugar, la disponibilidad por si en algún otro momento necesita ayuda o expresar lo que siente. Esto es una manera de que la escucha activa se refuerce.

Artículos recomendados