Menú
Cómo aprender a controlar los nervios ante una entrevista de trabajo
Cómo aprender a controlar los nervios ante una entrevista de trabajo
OPORTUNIDAD LABORAL

Cómo aprender a controlar los nervios ante una entrevista de trabajo

Enfrentarnos a una entrevista de trabajo es una situación muy angustiosa que nos puede hacer sentir muy nerviosos, ¡aprende a controlar esa ansiedad!

Sara P. Lorenzo

Una entrevista de trabajo es una situación incómoda que pone los nervios de punta hasta al más calmado. Estás en una situación desconocida y con gente que tiene en sus manos la decisión de contratarte, por eso nos sentimos inquietos, nerviosos e intimidados. Cuando esto ocurre el desenlace puede ser funesto por muy capacitados que estemos para el puesto, por eso desde Bekia te damos unos consejos para que vayas más calmado y ganes seguridad en ti mismo.

1. Recopila información

Debes mostrar interés por la empresa a la que quieres acceder, por eso tendrás que dedicar un tiempo a bucear por su página web y dibujar el perfil de persona que puede interesarle. No solo basta con la experiencia que tengas, la actitud con la que vayas a la entrevista es muy importante, haz preguntas sobre la empresa, interésate por ellos y por su forma de trabajar. Siempre es recomendable hacer alguna pregunta pero espera al final de la entrevista para ello, suelen dejar unos minutos para "preguntas a la empresa".

2. Reconoce que estar nervioso es natural

Debes concienciarte de que una entrevista de trabajo todo el mundo está nervioso y las personas que te entrevistarán ya lo saben, por eso, no se van a sorprender si te ven temblando en el umbral de la puerta. La relajación completa es imposible, no te van a juzgar por eso siempre y cuando no demuestres una falta excesiva de habilidades sociales... Si te tiembla un poco la voz o tartamudeas no será el fin del mundo y seguramente tampoco decida el que te escojan o no, eso si, ganarás más puntos si consigues controlar tu sistema nervioso. Por otro lado, las reacciones físicas son normales y es imposible evitarlas, por eso no debes obsesionarte con "no sudar" por ejemplo, en vez de eso escoge ropa oscura que no deje cerco y si lo que te sudan son las manos puedes meter un pañuelo en la chaqueta y secarte con disimulo.

Infórmate bien de la empresa del puesto al que optas para no llevarte sorpresasInfórmate bien de la empresa del puesto al que optas para no llevarte sorpresas

3. Reduce los signos de nerviosismo

Una vez que hemos reconocido que vamos a estar nerviosos si o si debes pararte unos minutos y reflexionar sobre cuáles son los síntomas que muestras cuando estás ansioso. ¿Eres una persona que tartamudea? ¿sudas mucha? ¿te quedas en blanco? ¿desvías la mirada? si tu mismo no te das cuenta de tus reacciones más típicas haz una pequeña encuesta y pregunta a personas con las que tengas confianza, después recopila los datos y haz una media. Una vez que identifiques los signos que te delatan intentaremos disimularlos, la idea es que aunque por dentro estés como un flan (pues la relajación total no es posible) eso no se note demasiado. Por eso, debes practicar en corregir esos fallos y para ello puedes ensayar delante de otras personas o grabarte a ti mismo para evitarlos después.

Los signos más comunes de nervios son:

-Juguetear con el pelo o tocarse mucho la cara.

-Desviar la mirada.

-Cambios en la voz.

-Juguetear con un bolígrafo. Tener algo en las manos puede ser una buena opción siempre y cuando no se convierta en algo molesto. como por ejemplo hacer ruido con el capuchón del boli o chocarlo contra un anillo.

-Balancearte en la silla.

-Arreglarte la ropa. Seguramente no seas consciente de esto pero muchas personas tienden a alisarse los pantalones, colocarse la chaquetal o tocarse continuamente los pendientes en el caso de las mujeres.

Por otro lado, evita las reacciones corporales exageradas, por ejemplo no te rías exageradamente o sonrías por cortesía, intenta ser natural, lo mismo debes hacer con el tono de voz, no da buena imagen hablar demsiado alto o susurrar, intenta mostrar relajación en los músculos del cuerpo. También deberás darte un tiempo antes de contestar una pregunta, no rellenes los huecos con "ehh.... ", denotan que no solo estás intentando ganar tiempo para contestar y parece que no tengas nada interesante que decir.

4. Ve con ropa elegante pero cómoda

La ropa que escoges para una entrevista de trabajo es crucial porque tiene que ser correcta aunque el puesto sea para un trabajo informal, siempre da mejor imagen alguien que se cuida más a la hora de vestirse que alguien que se pone lo primero que ve en el armario (aunque sea para cargar cajas), una imagen aseada y con ropa planchada transmite mayor responsabilidad y relajación.

Llega siempre puntual a la entrevista de trabajoLlega siempre puntual a la entrevista de trabajo

Por otro lado, es importante no ir muy sobrecargado visualmente, es decir, evita demasiadas joyas si eres mujer o colores demasiado llamativos. Los tonos neutros y oscuros dan más seriedad. Si eres hombre llevar un reloj o cinturón son los complementos ideales, sin embargo, si eres mujer con unos pendientes y un par de anillos bastarán. En el caso de piercings y tatuajes es recomendables que los disimules. Aunque es injusto que se nos juzgue por ellos, por si acaso los piercings deberías quitarlos durante la entrevista y los tatuajes taparlos, aunque todo dependerá del puesto de trabajo al que optes... No es lo mismo postular para una tienda informal que para comercial.

Por último y más importante, escoge ropa con la que te sientas a gusto y te de seguridad. ¡Que no se te ocurra llevar ropa a estrenar! Imagina que te pones esa maravillosa camisa por primera vez y que de repente te das cuenta de que el tipo de tejido te causa picores, o que el pantalón te hace una arruga rara en la que no te habías fijado en el probador... Estarás incómodo durante toda la entrevista por miedo a que alguien pueda notarlo y te pondrás nervioso. Seguramente nadie se daría cuenta pero es tu comportamiento el que te delatará, es lo que se llama la "profecía autocumplida": el temor que tienes de que algo ocurra jugará en tu contra y hará más probable que al final pase eso que temes.

5. Llega a una hora puntual

No hay peor imagen que llegar tarde a una entrevista, es muchísimo mejor pecar de prevenido que de lo contrario. Planifica el día con el doble de tiempo para cada cosa por si surgen improvistos. Es recomendable que lo planees todo con la idea de llegar al menos media hora antes al punto de reunión, ¿qué pasa si hay atasco, cortan una calle o el edificio donde se hace la entrevista es demasiado grande y tienes que buscar el despacho? Ir con tiempo suficiente te dará seguridad y también te permitirá entrar al baño para darte algunos retoques antes de la entrevista.

Artículos recomendados