Menú
Cómo saber si pasas demasiado tiempo mirando el móvil
Cómo saber si pasas demasiado tiempo mirando el móvil
ADICCIÓN

Cómo saber si pasas demasiado tiempo mirando el móvil

Pasamos tanto tiempo con el móvil que no sabemos diferenciar la adicción del mero entretenimiento, descubre si tienes indicios de ser adicto o adicta al teléfono.

Noelia Rodríguez Alvarez

El teléfono móvil es parte fundamental de nuestras vidas, es nuestra principal herramienta para comunicarnos con el resto del mundo y también puede proporcionarnos ocio y ser útil para el trabajo. Nos hemos acostumbrado a estar continuamente conectados hasta el punto de que en algunos casos llegamos a desarrollar dependencia de ese pequeño aparato y no podemos pasar mucho tiempo sin consultarlo.

El teléfono móvil es parte fundamental de nuestras vidas, es nuestra principal herramienta para comunicarnos con el resto del mundo y también puede proporcionarnos ocio y ser útil para el trabajo. Nos hemos acostumbrado a estar continuamente conectados hasta el punto de que en algunos casos llegamos a desarrollar dependencia de ese pequeño aparato y no podemos pasar mucho tiempo sin consultarlo.

Está claro que el teléfono móvil actual es capaz de simplificarnos la vida de muchas maneras, nos permite estar en contacto con todo el mundo, responder casi todo tipo de cuestiones que podamos tener y nos ofrece servicios extra como escuchar música, controlar nuestro ritmo cardiaco o mantenernos al día en aquello que más nos interese. Todo ello con un aparatito que llevas en el bolsillo. Pero también es posible que este dispositivo pase de ser una herramienta para facilitarnos la vida a una que nos la domine. ¿Se puede ser dependiente del móvil?

Prueba a ir dejando el móvil en casa en algunos momentos en los que no lo vayas a necesitasPrueba a ir dejando el móvil en casa en algunos momentos en los que no lo vayas a necesitas

La respuesta es que sin duda sí, de hecho cada vez es más frecuente hablar de esta situación. Y eso que puede pasar desapercibido porque no siempre es fácil ser consciente, sobre todo quien lo padece. Al igual que ocurre con otro tipo de dependencias es necesario llegar a una situación extrema o que alguien te abra los ojos para darte cuenta de que tienes un problema y te vuelcas demasiado en ese dispositivo, que se ha convertido en una extensión más de ti mismo y que le das más importancia que a otros aspectos de tu vida.

Signos de dependencia al móvil

Para saber si se tiene dependencia del teléfono móvil es necesario pararse y reflexionar un momento sobre la relación que se tiene con este dispositivo.

¿Es lo último que miras antes de acostarte, incluso desde la cama?

¿Es lo primero que miras cada mañana?

¿Si no suena o vibra cada cinco minutos vas corriendo a mirarlo por si le pasa algo?

¿Te lo has dejado alguna vez en casa y has sentido agobio por estar lejos del dispositivo durante cierto tiempo?

¿Cuando te quedas sin batería sientes que te falta algo?

¿No tener datos te afecta negativamente y andas buscando wifi desesperadamente cuando sales de casa?

Si has respondido que sí a la mayoría de las anteriores preguntas no sería desacertado decir que tienes una dependencia excesiva del teléfono, que para ti ha dejado de ser una herramienta más para facilitarte las cosas a convertirse en una fundamental para desarrollar tu vida con normalidad. Podríamos decir que no puedes vivir sin el móvil al lado, que te sientes seguro con él y que tiemblas cuando no lo tienes o te quedas sin cobertura.

Otra manera de darse cuenta de que se tiene una dependencia excesiva del móvil es compararte con el uso que de ese dispositivo hacen otras personas. Fíjate en si tus amigos, compañeros o familiares están tan pendientes de él como tú. Si observas mucha diferencia respecto a tus iguales quizás es que hay algo que no funciona bien.

Aislamiento social

Los móviles te permiten comunicarte con cualquier persona del mundo, pero también hacen que te aisles cuando estás rodeado de gente. En ocasiones se están convirtiendo en un problema social porque hay quien está perdiendo habilidades para comunicarse cara a cara o para disfrutar del momento que pasa con otras personas.

Si eres de los que cuando quedas a tomar un café te pasas el rato escribiendo mensajes o consultando tus redes sociales no sólo resultas un maleducado con quienes te acompañan en la mesa sino que puede que tengas un problema serio de dependencia.

A veces necesitamos usar mucho el móvil por trabajo, pero en vacaciones deberíamos desconectar de élA veces necesitamos usar mucho el móvil por trabajo, pero en vacaciones deberíamos desconectar de él

Diferencia entre dependencia y necesidad

Pueden darse excepciones, determinados momentos en que tienes que estar pendiende del teléfono o hablar con alguien por algo en particular, pero cuando es una conducta habitual lo que hay es un problema con la relación que tienes con tu dispositivo. En ocasiones, como por ejemplo por motivos laborales, es posible que tengas que estar pendiente continuamente del teléfono. Eso no se puede considerar dependencia, simplemente es que te exigen estar conectado. Otra cosa es si en tus días libres o tus vacaciones también estás aferrado al móvil y no logras desconectar de él.

Haz un experimento

Si tienes dudas de si realmente tienes dependencia del móvil o no te propongo hacer un experimento. Un día, cuando vayas a salir de casa, deja el móvil. Piensa en un momento en que vas a estar un tiempo fuera y en que, a priori, no necesitarías el teléfono. Para empezar puedes probar con ir a hacer la compra sin él o simplemente ir a dar un paseo.

Si durante el tiempo que permanecéis separados te sientes agobiado, incluso ansioso por no poder recurrir al teléfono es que tienes una dependencia excesiva. Has de saber que no eres una excepción, que cada vez más se dan casos como ese y que hay terapias que pueden ayudarte a romper el vínculo que tienes con tu teléfono. En caso de que creas estar en esa situación consulta con tu médico para que te recomiende qué hacer.

Artículos recomendados