Menú
Cómo ser optimista cuando nadie a tu alrededor lo es
Cómo ser optimista cuando nadie a tu alrededor lo es
OPTIMISMO

Cómo ser optimista cuando nadie a tu alrededor lo es

¿Cómo pueden actuar las personas optimistas cuando todo el mundo a su alrededor tiene una visión negativa del futuro?

Mª José Roldán Prieto

Es difícil ser optimista cuando nadie a tu alrededor lo es, cuando otras personas parece que se alimentan de tu optimismo para aumentar su pesimismo. Tener alrededor a personas que solo saben quejarse de cualquier circunstancia puede que te reste energías e incluso vitalidad. Pero eso no significa que si hay personas a tu alrededor que son pesimistas, que tú también te debas convertir en uno de ellos... ¡puedes luchar contra eso y vencer!

Ser optimista es bueno para tu salud física y también para tu salud mental. Además de liberar el estrés tendrás mejor salud y evitarás enfermedades del corazón. Además también tendrás menos probabilidades de sufrir problemas cerebrovasculares. Ser optimista sin duda es bueno para ti, lo mires por donde lo mires.

Es tu decisión, ¡y de nadie más!

En realidad ser optimista es una elección que debes escoger. Hay investigaciones que demuestran que ser pesimista u optimista no tiene que ser algo natural o innato en la persona, si no que simplemente se elige, es una forma de vivir. En esta investigación se comparó a dos grupos de personas para probar su patrón de pensamiento.

Un grupo tenia que hacer un ejercicio cada día de 5 minutos de pensar cosas positivas sobre su futuro y el otro grupo siguió con su vida sin pensar de forma optimista. El primer grupo aumentó su optimismo en dos semanas y se sintieron más optimistas en general. El segundo grupo no. si quieres ser más optimista a pesar de la negatividad que puede haber a tu alrededor, eres libre de conseguirlo, porque primero solo tendrás que quererlo.

No dejes que los demás dominen tu manera de ver las cosasNo dejes que los demás dominen tu manera de ver las cosas

Decide ser optimista

En la vida hay muchas elecciones y una de ella es decidir cómo quieres vivir tu vida. Puedes pasar el día limpiando tu casa o leyendo. Puedes salir a comer a un restaurante o comer en casa. Puedes quedar con un amigo para verle o simplemente sacarle de tu vida. En este sentido, también puedes escoger se positivo y viviendo la vida de mejor forma. Ser una persona positiva en un mundo negativo es todo un desafío, pero comienza con tu decisión de serlo y vivir así cada día de tu vida. Es un estilo de vida que te cambiará para siempre.

Deja a un lado a los vampiros tóxicos

Los vampiros tóxicos son todas esas personas que te roban a la energía cuando están a tu lado. Son esas personas que se quejan de todo, que critican, que te absorben la energía positiva de la habitación. Estas personas piensan que el mundo gira en torno a ellos, y que a menudo carecen de sentido de empatía hacia los demás.

Es necesario que establezcan límites saludables con este tipo de personas porque quieren de manera consciente y crónica vivir en su miseria, pero no permitas que te incluyan en ese plan. Por ejemplo, si siempre das soluciones a un amigo y éste solo insiste en que nada funcionará, entonces dile asertivamente que no sabes si puedes ayudarle realmente porque no quiere salir del pozo en el que está metido...puesto que opciones hay, pero no le valen.

También puedes alejarte de esas personas que solo hacen que te sientas mal, hablando de que todo es horrible... Limita también la sección de noticias porque solo hablan de lo malo que pasa en el mundo. NO tienen una sección donde se hable de lo bueno que sucede y hace que las personas pensemos que solo hay maldad en el mundo. Si bien es cierto que hay maldad, también hay bondad y buen hacer, pero eso, parece que no es noticia.

Reconoce tus pensamientos negativos

Está bien aceptar que pueden pasar cosas malas, ignorar la realidad no es saludable. Ser optimista no te impide ser realista y además, serlo es clave para dar lo mejor de ti en cada momento. Si eres demasiado positivo tampoco serás realista y entonces podría ser problemático. Por ejemplo, si eres demasiado optimista para una entrevista de trabajo, quizá pierdas la perspectiva y. no te prepares lo suficiente para hacer una buena entrevista y pierdas el trabajo. Sin embargo, si tienes una perspectiva exageradamente negativa, podrías sabotear sus posibilidades de ser contratado. Pensar, "Nadie me contratará nunca", hará que te veas y te sientas derrotado cuando entres en la sala de entrevistas. Tu falta de confianza puede ser la razón por la que no te contraten.

Anima a los demás para que también se contagien de tu optimismoAnima a los demás para que también se contagien de tu optimismo

Una perspectiva saludable sería recordarte a ti mismo que todo lo que puedes hacer es lo mejor que puedes dar de ti en este momento y que está bien, independientemente del resultado. Ser optimista te ayuda a creer que hay oportunidades más brillantes en el horizonte y que puedes esforzarte para ganar esas oportunidades.

Si te asaltan pensamientos negativos, toma un momento para evaluar cómo de realistas son tus pensamientos. Recuadra esos pensamientos negativos y empieza a reemplazarlos por otros pensamientos que sean más realistas y que te ayuden a mantener tu dosis de optimismo.

Sé positivo con los demás

No es tu trabajo hacer que los demás se sientan bien o estén más contentos, pero ser positivo en tu día a día no hará mal a nadie. Una vez al día, puedes compartir tus pensamientos y comentarios positivos con otras personas. En el trabajo felicita a alguien que ha hecho algo bien, en casa elogia a tus hijos por hacer bien las tareas o por esforzarse en hacerlas lo mejor posible, dile a tu pareja todo lo que le quieres con un fuerte abrazo.

Hacer que las demás personas se sientan bien harán que se sientan positivas y además, tendrán grandes efectos en sin vida. Por eso, ser positivo siempre hará bien a los demás y sobre todo, a ti mismo/a.

Antes de irte a dormir, piense en lo que has hecho durante el día. Incluso el día ha sido malo, es probable que aún puedas sacar cosas buenas como aprendizajes o comportamientos por los que puedes elogiarte como mantener la calma ante un cliente demasiado irascible en el trabajo.

Imagina tu vida en el futuro desde el optimismo y sé agradecido con lo que tienes. Puedes escribir un diario de visualizaciones, de lo que te ocurre todos los días y también de la gratitud. Te sentirás mucho mejor casi sin darte cuenta.

Artículos recomendados