Menú
Habilidades de comunicación que te harán ser un buen líder
Habilidades de comunicación que te harán ser un buen líder
HABILIDADES

Habilidades de comunicación que te harán ser un buen líder

Si quieres ser un buen líder, tienes que trabajar y potenciar todas estas habilidades de comunicación para conseguirlo.

Mª José Roldán Prieto

Ya sea que tengas empleados a tu cargo, que coordines un equipo de voluntarios, que seas profesor que quiera motivar a sus alumnos... es importante que tus habilidades de comunicación sean eficientes para poder ser un buen líder. De hecho, tu capacidad de liderazgo dependerá de tu capacidad para comunicarte con los demás. Existen algunas habilidades que debes tener porque mejorarán tus relaciones tanto con tu familia como con cualquier otro grupo de personas.

Conócete a ti mismo

Toda buena comunicación comienza desde un lugar de autoconciencia. Cuando te comunicas con otras personas, debes ser consciente de tu conversación interna para que no termines teniendo mal humor con otra persona. También es importante saber lo que espera lograr de una interacción dada para poder adaptar tu mensaje en consecuencia.

Conoces a las personas que están contigo

La mejor comunicación surge de la comprensión con quién se estás hablando. Conocer las motivaciones de las personas que están contigo, los estilos de comunicación preferidos, los estilos de aprendizaje, etc., te permite adaptar tu mensaje y aumentar las probabilidades de una comunicación efectiva. Hacer una conexión personal facilita la empatía, tranquiliza a las personas y genera confianza.

La mejor comunicación surge de la comprensión con quién se estás hablandoLa mejor comunicación surge de la comprensión con quién se estás hablando

Sé directo, específico y claro

La comunicación clara aumenta la probabilidad de que las personas comprendan y tomen medidas sobre lo que les pides. Es mejor explicar en exceso algo que dejar espacio para malentendidos. Siempre que pidas una tarea o solicites ayuda de alguien, tienes que concentrarte en proporcionar instrucciones simples, prácticas y específicas. 

Es útil preparar tus pensamientos con anticipación para incluir todos los detalles relevantes. No termines una conversación hasta que estés seguro de que la otra persona comprende tus objetivos y cómo lograrlos. Da estas instrucciones de una manera amigable y abierta para que la otra persona sepa que puede acercarse a ti con pregunta si es lo que necesita.

Presta atención a la comunicación no verbal

La comunicación no verbal es tan importante como lo que dice una persona, tal vez incluso más. Las expresiones faciales, los gestos con las manos, la postura y el contacto visual juegan un papel importante en afirmar o socavar su mensaje.

La comunicación no verbal es tan importante como lo que dice una personaLa comunicación no verbal es tan importante como lo que dice una persona

Siempre que hables con alguien, practica ser consciente de tu propio lenguaje corporal y del lenguaje corporal de la persona con quien estás hablando. En particular, presta atención a si tu lenguaje corporal va concorde con lo que estás diciendo; esto te ayudará a ser un comunicador que genera confianza y puede ayudarte a parecer más seguro de ti mismo.

Escucha más de lo que hablas

Una de las mejores maneras de fomentar la comunicación abierta y honesta dentro de un grupo es modelar la escucha activa. Cuando alguien te está hablando, realmente escucha lo que está diciendo. Haz preguntas de seguimiento para demostrar que estás prestando atención y para asegurarte de que no haya errores de comunicación. Mantén una mente abierta y concéntrate en responder cuidadosamente a lo que dicen en lugar de reaccionar a ello. Esta práctica construye una buena relación y comprensión entre las partes que se comunican.

Sé positivo y respetuoso

Esto es obvio, pero lamentablemente no es siempre el caso. Dar prioridad a la comunicación transparente, justa y respetuosa dentro de un grupo es una de las mejores estrategias para cultivar la lealtad y aumentar el rendimiento del equipo. No mantengas tu estatus sobre otras personas ni uses la coerción o el miedo como motivador. En cambio, concéntrate en aportar una actitud honesta, positiva y sin ego en cada situación que surja. Servir como animador en lugar de autócrata ayuda a mantener la moral e incluso puede facilitar la creatividad y la resolución efectiva de problemas.

Cada una de estas habilidades de comunicación representa una práctica continua. No los dominarás en un día o incluso un año. En cambio, deberá comprometerte a practicar estas estrategias para la vida. Cuanto más implemente estas habilidades, más comenzarán a sentirse como una segunda naturaleza, y más se beneficiarán tus habilidades de liderazgo.

Artículos recomendados