Menú
Los efectos del consumo de cocaína en tu cerebro
Los efectos del consumo de cocaína en tu cerebro
EFECTOS DE LAS DROGAS

Los efectos del consumo de cocaína en tu cerebro

La cocaína no es una droga inocua, poco a poco nos va afectando a nivel cognitivo, y así lo demuestran numerosos estudios.

María Isabel Baena González

Hace dos años se descubrió algo que se llevaba sospechando desde hacía mucho tiempo: la cocaína provoca un deterioro en el cerebro desde el primer momento en el que se consume. No estamos hablando de algo instantáneo, pese a que también hay multitud de efectos que se notan en el mismo momento en el que se consume, sino de algo más a largo plazo. Es un deterioro que, por ahora, no se sabe si se puede subsanar, y que podría acabar provocando nuevas recaídas; es precisamente ahí donde radica el peligro de la cocaína, en lo adictiva que puede llegar a ser.

Diversos estudios científicos han mostrado los daños de la cocaínaDiversos estudios científicos han mostrado los daños de la cocaína

El estudio fue realizado por un equipo de científicos del hospital de Sant Pau de Barcelona, el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge y la Universidad Autónoma de Barcelona, y posteriormente publicado en la revista Addiction Biology. El doctor Jordi Riba, el principal investigador, explicó que "descubrimos que habían sufrido cambios en los tres elementos que estudiamos", haciendo referencia a un grupo de personas que habían sido consumidoras. Estudiaron la función cerebral, la estructura de la materia gris y la blanca, y el estado de las vías de comunicación que se encuentran entre las distintas áreas del cerebro.

Había una zona del cerebro que había sufrido un gran deterioro, la denominada estriado ventral, que se corresponde con una de las zonas primitivas del cerebro; era el conocido como "circuito de recompensa" lo que más dañado estaba. La cocaína había conseguido hiperestimularlo, mientras que había hecho que la parte del cerebro relacionada con regular la conducta propia sufriera una hipoactividad; es fácil comprender, pues, hasta qué punto es complicado salir del consumo de cocaína al haberse producido este deterioro. Además de esto, vieron que "en la materia gris se ha reforzado el circuito de recompensa, y las conexiones entre ellas, mientras que baja el tamaño de la materia blanca fuera del área de recompensa". Los propios investigadores señalaron que eso explicaba "por qué la gente no cesa en el consumo y tiene tantas recaídas. No es por simple debilidad o falta de fuerza de voluntad, es que la estructura cerebral ha cambiado".

La cocaína afecta a nuestra capacidad de sentir placer y a nuestra memoriaLa cocaína afecta a nuestra capacidad de sentir placer y a nuestra memoria

La cocaína perjudica gravemente el cerebro

Hace unos años, en Estados Unidos realizaron un experimento con ratas de laboratorio para analizar hasta qué punto podría la cocaína perjudicar el cerebro. Llegaron a las mismas conclusiones que los investigadores que hemos mencionado anteriormente, y además añadieron apuntes totalmente nuevos. Lo que hicieron fue suministrar droga a los animales, viendo cómo las ratas iban asociando poco a poco esa sensación con el entorno en el que se encontraban; posteriormente, extrajeron el área del cerebro que se encarga de cometidos como la atención, cognición, comportamiento inhibitorio y la memoria. Fue ahí cuando descubrieron que "cuando los manipulamos y les quitamos estas redes, vimos que nuestros animales tenían recuerdos más pobres. Ffue un hallazgo muy novedoso, ya que nadie jamás ha mirado estas estructuras dentro de la corteza prefrontal en relación con un recuerdo de drogas". Las ratas dejaron así de asociar el entorno a la droga aunque, claro, no estamos hablando de una solución aplicable a los seres humanos; ni siquiera es una solución como tal, sino una muestra más de que la cocaína daña el cerebro.

Más allá de esto, se conoce desde hace décadas cómo la cocaína afecta al sistema nervioso desde el primer momento, inhibiendo la recaptación de serotonina. Esto, a largo plazo, va haciendo que el cerebro se vuelva inmune a la cocaína, y que la persona que la consume necesite cada vez más y más para poder saciar su necesidad.

La cocaína es una de las drogas que afecta de forma más dura a nuestro cerebro, dejando daños irreversibles, y que podrían provocar que las recaídas acabaran siendo constantes. Es por eso que se debe evitar cualquier tipo de contacto con esta droga; no solo es adictiva, sino que sus efectos no tienen nada de agradables en el cuerpo humano, ni a corto ni a largo plazo.

Artículos recomendados