Menú
Cómo mudarte sin estresarte
Cómo mudarte sin estresarte
MUDANZA

Cómo mudarte sin estresarte

Si te vas a mudar es posible que de solo pensarlo ya te estés estresando, ¡pero no hace falta! Te contamos las claves para estar tranquilo.

Mª José Roldán Prieto

Cuando tienes que hacer una mudanza puede ser un momento muy estresante ya que se avecinan cambios y saldrás de tu zona de confort. Pero si tienes que hacerlo y no te queda otra, puedes conseguir que tu mudanza no sea un motivo de estrés añadido en tu vida. Así podrás hacerlo de una manera transitoria en lugar de una manera que te cause ansiedad.

Hay muchas formas de reducir el estrés cuando tienes que hacer una mudanzaHay muchas formas de reducir el estrés cuando tienes que hacer una mudanza

Hay muchas formas de reducir el estrés cuando tienes que hacer una mudanza, ¡incluso podrás disfrutar del momento! El cambio siempre son nuevas oportunidades de comenzar de nuevo, y de hacerlo mejor. Si quieres saber las estrategias más adecuadas para que tu mudanza no sea un motivo de estrés, sigue leyendo.

Tiempo

Hacer las cosas con tiempo te ayudará a tener las cosas bajo control y sentirás más seguridad. Si tienes que actuar rápido puedes sentir ansiedad, pero si puedes planificar lo ideal sería tener como mínimo, 8 semanas. Es mejor planificar de esta manera, sobre todo si tienes que contratar servicios de otras personas como montaje y desmontaje de muebles, servicios de transporte, etc.

Organización

Para mantearte organizado en tu mudanza necesitas hacer una lista e todo lo que debes hacer y después divide esas tareas en las semanas que tienes por delante. Así te permitirás tener los días suficientes para completar todo. Si no estás seguro de por dónde comenzar, piensa qué es lo más importante que debes hacer antes de nada.

Orden

En una mudanza es mejor hacer las cosas sin desorden. Esto te ayudará a sentir el control y a que todo esté más organizado. También te ayudará a que cuando comiences a guardar las cosas, solo guardarás aquello que necesitas y será más fácil para ti deshacerte de aquello que no necesitas. Es muy frustrante guardar cosas que después tirarás cuando llegues a tu nuevo hogar.

Pide ayuda si lo necesitas

Es posible que en ocasiones te cueste pedir ayuda, pero puede ser necesario que lo hagas, sobre todo si notas que te desbordas por todas las tareas que tienes que hacer. Las personas que han pasado por una mudanza saben lo complicado que puede ser, por lo que si necesitas ayuda habla conmigo o familiares que te dediquen untar de horas para ayudarte.

Despídete

Necesitarás un poco de tiempo para despedirte de tu antigua vida, incluso puedes hacer una fiesta en tu casa antes de marcharte. Invita a amigos y familiares a una cena. Disfruta de los recuerdos y vívelos por última vez. Así te ayudará a hacer la transición y pasar de lo viejo a lo nuevo. Disfrutarás del momento, y eso es lo que importa.

Date un capricho

¿Por qué no? Quizá sea lo que necesitas. Cuando termines tu mudanza haz un parón para darte un capricho como dormir lo suficiente o salir a tomar algo con alguien que te importa. En una mudanza puedes pasar varios días durmiendo poco y estarás cansado, por lo que cuidarte y darte algún capricho puede ser bueno para ti.

Es posible que te encuentres con adversidadesEs posible que te encuentres con adversidades

Atiende tus necesidades

Duerme y come bien. Esto es lo primero que se ignora cuando hay estrés pero es muy importante que lo tengas en cuenta para que estés saludable, feliz y puedas hacer las cosas de mejor gana. Así que duerme lo suficiente y come equilibradamente. No te saltes comidas.

Deja que las cosas fluyan

Es posible que te encuentres con adversidades, en las mudanzas siempre ocurren. Por este motivo, deja que las cosas fluyan y ocúpate de ellas a medida que vayan sucediendo. Permite tener un poco e margen de maniobra para que puedas sentirte tranquilo incluso cuando te rodee el caos.

Y recuerda, si notas que la ansiedad te invade... ¡respira!

Artículos recomendados