Menú
Combate tu ansiedad con energía positiva
Combate tu ansiedad con energía positiva
VENCER LA ANSIEDAD

Combate tu ansiedad con energía positiva

Si tienes ansiedad puedes vencerla con energía positiva y cambiando tu perspectiva, ¡te contamos cómo hacerlo!

Mª José Roldán Prieto

No es un cliché... es real. La energía positiva puede ayudarte a que la vida funcione mejor para ti... Pero debes ser consciente de ello primero. Son muchas las situaciones en la vida que te pueden generar ansiedad: presentarte a un examen, pedir un aumento de sueldo a tu jefe, ir a una cita a ciegas, hablar con alguien importante para ti sobre temas delicados, etc. Cuando estas situaciones se presentan en la vida puedes sentir vulnerabilidad e incertidumbre, por lo que la ansiedad estará también a la vuelta de la esquina.

Cuando ocurre una situación estresante

Solo la idea de una situación estresante puede hacer que tu corazón se acelere. Pero por mucho que temas esos sentimientos que te revuelven el estómago, tienen un propósito: que la humanidad evolucione y avance. La ansiedad es el sistema de alarma que se activa cuando te encuentras con una serpiente o un tigre que dice: todos los sistemas deben funcionar en este momento para sobrevivir.

La energía positiva puede ayudarte a que la vida funcione mejor para tiLa energía positiva puede ayudarte a que la vida funcione mejor para ti

Si te remontas en la época en que los seres humanos debían enfrentarse a grandes peligros y amenazas para su vida, los que estaban hipervigilantes son los que sobrevivieron. Pero avanzamos rápidamente hacia los tiempos modernos, y no necesitamos ese nivel de alerta y mentalidad.

Esta intensa respuesta al estrés está conectada a tu sistema nervioso, por lo que incluso las cosas que no son un peligro real pueden hacer que tu corazón corra dentro de su pecho... pero no tienes que perder el control. Durante las experiencias que provocan ansiedad, la respuesta de tu cuerpo puede ser automática, pero con la práctica, puedes desarrollar las habilidades necesarias para transformar tu angustia en algo más positivo.

Esto no es tan fácil para las personas que viven con ansiedad crónica o para aquellos que sienten preocupación constante... pero si eres de las personas que tienen ansiedad de vez en cuando, es momento de convertir esos nervios en tu mejor aliado. ¡No te pierdas estos consejos para conseguirlo!

La ansiedad y la emoción, comienzan de la misma maneraLa ansiedad y la emoción, comienzan de la misma manera

Entiende tus emociones

Cuando comiences a tener síntomas físicos de ansiedad, debes entender qué te ocurre y por qué. Quizá sientas las manos sudorosas, punzadas en el estómago, palpitaciones o respiración rápida... tu respuesta física es la señal más evidente de la ansiedad. Aunque estos síntomas físicas tienen un parecido sorprendente con las emociones positivas: de hecho, son la imagen especular de las que experimentas cuando estás emocionado.

Tómate un segundo y piensa en un momento en cómo te sentiste en momentos emocionantes de tu vida, como cuando besaste por primera vez o cuando te montaste en una montaña rusa por primera vez. La reacción física es idéntica, ¿verdad? Esto se debe a que, ya sea que esté preocupado o emocionado, tu cuerpo experimenta el mismo estado elevado de excitación.

Ahora, aquí está la verdadera parte que debes tener en cuenta: como son físicamente iguales, la única diferencia entre ansiedad y emoción es tu percepción de ello. La emoción es energía en movimiento. Etiquetamos ciertas emociones como 'negativas', pero la energía por sí misma no es ni buena ni mala. La respuesta de tu corazón es que tu cuerpo dice que algo importante está sucediendo y eres tú quien lo interpreta de una manera u otra.  Ambas emociones, la ansiedad y la emoción, comienzan de la misma manera, pero depende de ti decidir si vas a traducir las señales de tu cuerpo con una inclinación positiva o negativa.

Reprimir las emociones nunca funcionará bienReprimir las emociones nunca funcionará bien

En muchos casos, tienes más poder sobre tu ansiedad de lo que crees. Al ver la reacción de tu cuerpo como una respuesta objetiva, puedes elegir si vas a sentir miedo o euforia.

Evalúa tu ansiedad de nuevo

Cuando te sientes amedrentado por la ansiedad, tu primer instinto probablemente sea para calmarte. Pero la sabiduría convencional de "mantener la calma y continuar" podría no ser el mejor consejo cuando te encuentres con una situación potencialmente estresante. ¿Por qué? Porque tratar de relajarte cuando tu corazón y tu adrenalina están en un momento álgido puede ser complicado. Además, cuando las personas intentan relajarse a menudo lo hacen resistiéndose o huyendo de sentimientos incómodos. Reprimir las emociones nunca funcionará bien.

En. lugar de trabajar contra tu cuerpo, simplemente vuelve a valorar la sensación que le atribuyes a la respuesta física. ¿Cómo puedes hacerlo? Habla contigo mismo, te puedes decir cosas del tipo: "estoy emocionado", y cuando tus palmas de las manos comiencen a sudar y las axilas también, te puedes decir cosas como: "Bien, mi cuerpo está listo para este evento deportivo llamado vida. Me mantendrá fresco bajo presión". La forma en que verbalizas tus sentimientos ayuda a construir cómo te sientes. En esencia, puedes crear tu propia realidad hablando de tu ansiedad como energía positiva... ¡es así de fácil! ¡Tú eres dueño de tus pensamientos y de tus sentimientos! ¡Eres lo que piensas!

La ansiedad es solo la preparación del sistema mente-cuerpo para un gran desempeñoLa ansiedad es solo la preparación del sistema mente-cuerpo para un gran desempeño

Mantén una mentalidad de oportunidad

Cada vez que te sientes estresado por algo, tu cuerpo entra en modo de lucha o huida para manejar el peligro percibido. Esta es una respuesta automática grabada en ti ADN y es totalmente natural... Pero parte de transformar con éxito tu ansiosa bola de nervios en una fuerza de energía positiva implica pasar de una mentalidad de víctima a una mentalidad de oportunidad. En lugar de ver la lucha o huida como una respuesta de amenaza, piensa en ello como la forma en que tu cuerpo te prepara para enfrentar un desafío.

La ansiedad es solo la preparación del sistema mente-cuerpo para un gran desempeño. Si podemos canalizarlo hacia la tarea en cuestión, podemos sacar mucho de nosotros mismos en lugar de que esa ansiedad boicotee tus habilidades. Es posible alterar tu actitud hacia el estrés del miedo hacia el estrés de la oportunidad.

En el momento en que te sientes vulnerable y sales de tu zona de confort es cuando se produce el crecimiento. Para ver la ansiedad como un camino hacia nuevas posibilidades, es posible que primero debas examinar el "filtro" que usas para ver el mundo. Si tu filtro está coloreado con sospecha, temor y preocupación, puede impedirte correr riesgos y lograr lo que deseas en la vida. Al cambiar tu mirilla a uno de esperanza y entusiasmo, podrás reconocer una situación que provoca ansiedad como una perspectiva de progreso.

Así que a partir de ahora coge un pensamiento que te provoque ansiedad y dale una visión positiva. Usa esa energía en tu beneficio. Adopta una postura de poder y te sentirás mejor... así tendrás una mentalidad de oportunidad y podrás superar cualquier situación de estrés.

Artículos recomendados