Menú
Cómo mudarte en un momento difícil de tu vida
Cómo mudarte en un momento difícil de tu vida
MUDANZA

Cómo mudarte en un momento difícil de tu vida

Hay veces que toca mudarse en momentos de la vida bastante delicados, pero, ¿cómo hacerlo más fácil?

Mª José Roldán Prieto

Cualquier adulto habrá experimentado por lo menos una vez en su vida una mudanza en un momento difícil. Cuando se añade estrés emocional extra a un cambio importante en la vida como una separación, un divorcio, una muerte o una crisis económica, una mudanza puede ser el punto de quiebra si no se hace bien.

Nuestro orgullo puede ser un obstáculo a vecesNuestro orgullo puede ser un obstáculo a veces

La parte difícil es que muchas personas en esta situación tienen que mudarse, en lugar de querer hacerlo, por las razones anteriores. Sintiendo que no tienen otra opción en su decisión que mudarse, muchos sienten que sus vidas están fuera de control. Si te encuentras en esta situación, y debes mudarte, entonces hay algunos consejos que debes considerar para ayudarte en este momento extremadamente difícil. Y recuerda, no solo te estás mudando a una nueva casa, te estás mudando a una nueva vida... ¡y eso no tiene que ser malo!

Minimiza

Por lo general, cuando alguien se está mudando, lo ideal es que se deshaga de todo lo que no ha usado en el último año para minimizar la cantidad de cosas que tiene que mover. Para las personas que están pasando por un trauma emocional y una mudanza, sugerimos lo contrario.

Cuando las emociones están involucradas, nuestras cosas personales tienden a consolarnos y hacernos sentir más seguros, especialmente cuando la vida se siente como insegura. Guarda cualquier cosa que te ayude a estar bien. Si tienes dificultades para tomar una decisión sobre si guardar algo o no, guárdalo y toma la decisión en un momento posterior cuando te sientas listo. La última palabra sobre esto es: haz lo que tengas que hacer para pasar y estar mejor.

Trata de no tomar decisiones precipitadas

Si bien es bueno escuchar a tus sentimientos, tirar el lavavajillas porque tu ex pareja lo compró para tu aniversario puede no tener el sentido más económico... aunque venderlo quizá te aporte más cosas. Antes de tirar todo lo relacionado con un mal recuerdo (lo opuesto al primer consejo), retrocede y considera si es algo con lo que realmente no puedes vivir. Si no puedes, realmente no puedes deshacerte de él.

No tome estas decisiones por despecho. Por lo general, esas decisiones terminan siendo lamentadas. Sin embargo, si no puedes soportar mirar algo porque te evoca emociones difíciles y sabes que te sentirías mejor si ese objeto estuviera fuera de tu vida, entonces, por todos los medios, véndelo, regálalo o tíralo.

Pide ayuda

Nuestro orgullo puede ser un obstáculo a veces, haciéndonos sentir que deberíamos ser capaces de manejar la situación por nuestra cuenta. Mudarse es una de las cosas más difíciles que jamás harás; mudarte a una nueva vida es aún más difícil. Por lo tanto, no te sientas avergonzado de pedir ayuda. Las personas que te rodean a menudo se sienten tan impotentes cuando te ven luchar que pedirles que hagan algo por ti no solo puede ayudarte, sino que también puede hacer que se sientan útiles. ¡Todos ganan!

 Haz lo que tengas que hacer para pasar y estar mejor Haz lo que tengas que hacer para pasar y estar mejor

Entonces, si necesitas realizar algunas tareas, o necesita ayuda para empacar o clasificar cosas o necesitas una niñera, pregúntale a tus amigos, familiares y vecinos. Si tienes dificultades para tomar una decisión sobre la mudanza o sobre las elecciones que estás a punto de tomar, habla con un amigo o terapeuta, alguien que tenga en mente tu mejor interés. La ayuda profesional puede ser un apoyo muy necesario en momentos como este; pueden ayudar a aclarar tu situación y ayudarte a tomar algunas decisiones difíciles.

Sé bueno contigo mismo

Comenzar una nueva vida es agotador emocional y físicamente. Sé bueno contigo mismo durante este tiempo. Si estás cansado, duerme bien por la noche; si quieres tiempo a solas, dátelo a ti mismo. Ve a arreglarte el pelo, que te den un masaje o ten un tiempo para ver una película o dos, incluso si sientes que hay mucho por hacer. Al darte lo que necesitas, te estás permitiendo curarte emocionalmente. Recuerda, si estás cansado y agotado, es normal. Es parte del proceso, así que no seas duro contigo mismo, pide ayuda y habla con alguien. Respira hondo, abraza a tus hijos y piensa que la vida mejorará... solo necesitarás tiempo.

Artículos recomendados