Menú
No tomes decisiones importantes si estás en proceso de duelo
No tomes decisiones importantes si estás en proceso de duelo
DUELO

No tomes decisiones importantes si estás en proceso de duelo

Si tienes que tomar decisiones importantes y estás afectado pasando por un proceso de duelo, sigue estos consejos.

Mª José Roldán Prieto

Si estás sufriendo por la muerte de tu pareja, un familiar o amigo cercano, ahora no es el mejor momento como para que tomes decisiones importantes en tu vida. La muerte de un ser querido es uno de los eventos más estresantes que una persona puede experimentar en su vida. Tiene un alto coste emocional y también físico para las personas que sienten la pérdida, por lo que es un mal momento para tomar decisiones serias, sean cuáles sean.

Decisiones que NO debes tomar en pleno proceso de duelo

Mudarte a una nueva casa

Si estás pensando en vender tu casa o mudarte porque murió un ser querido y no soportas tener que volver a esa vivienda... deberás retrasar esa decisión por lo menos durante 6 meses, puesto que ahora mismo estás experimentando demasiados factores estresantes. En primer lugar, estás destrozado/a ahora mismo a nivel físico, emocional, mental e incluso espiritualmente por haber sufrido una pérdida importante y es posible que también hayas tenido que realizar demasiados tareas administrativas... por lo que una mudanza es posible que no tengas fuerzas ni energías para hacerla correctamente.

Aunque puede parecer tentador escapar de los recordatorios de tu ser querido fallecido, mudarte a otro lugar puede no ser lo mejor ahora mismo. Es completamente posible que puedas ver tu situación de vida o financiera de manera diferente después de varios meses o después de la liquidación del patrimonio de tu ser querido. Por lo tanto, evita tomar una decisión apresurada si puedes hacerlo.

La muerte de un ser querido es uno de los eventos más estresantes que existenLa muerte de un ser querido es uno de los eventos más estresantes que existen

Tirar recuerdos u otros recordatorios

Si alguna vez has actuado de forma impulsiva en un momento emocional y has hecho o dicho algo de lo que más tarde te arrepentiste, entonces debes confiar en que ahora no es el momento para tirar recuerdos, fotografías u otros recordatorios de la persona a que tanto quieres y que ha fallecido. Incluso si estos elementos te provocan tristeza o te hace llorar solo al verlos. Es normal y es parte del proceso de duelo.

Evita el desechar cualquier artículo que esté vinculado a tu ser querido porque hacerlo es perderlo para siempre y puede que te arrepientas de por vida de hacerlo. Con el tiempo, quizás seis meses o un año, es posible que te sientas diferente a medida que comienzas a adaptarte a la vida después de la pérdida de tu ser querido. Por lo menos, probablemente te sentirás mejor con el paso del tiempo para evaluar lo que realmente quieres conservar y lo que quieres tirar.

Si simplemente no puedes tolerar estos recordatorios físicos en este momento, considera la opción de guardarlos en un lugar donde no se estropeen y no tengas acceso, como el trastero de algún amigo o una habitación que no utilices demasiado.

Cambio de trabajo

En ocasiones, las empresas no responden ni respetan el proceso de duelo de las personas, y aunque no estés recuperado ni física ni emocionalmente de la pérdida de tu ser querido, es probable que debas volver al trabajo. Quizá estés contemplando el dejar tu trabajo porque no te sientes con fuerzas de volver.

Si bien muchos factores pueden contribuir a este sentimiento, debes intentar retrasar la renuncia a tu trabajo, buscar un nuevo empleador o cambiar de carrera durante al menos seis meses. Nuevamente, mientras tu pena esté presente en ti, es probable que tu estado emocional esté más sensible. Es mejor que tengas tiempo para reponerte y que puedas adaptarte a la pérdida y así poder evaluar realmente el camino que quieres seguir.

Cambios en tu economía

Para muchas personas, la muerte de un ser querido a menudo obliga al sobreviviente a asumir una serie de responsabilidades nuevas, incluidos los asuntos financieros personales o domésticos. Quedarte viudo/a, por ejemplo, puede hacer que no sepas manejar el dinero si fue tu pareja quien se ocupaba de ello anteriormente. Quizá necesites encontrar otro empleo para hacer frente a los gastos o encontrar los servicios de un asesor para que te ayude a manejar tu dinero correctamente.

Quizá también tengas que lidiar con deudas del fallecido... pero es necesario retrasar cualquier decisión por lo menos durante seis meses y sobre todo, encontrar la manera de solventar esta situación de la mejor manera posible.

Es posible que no pienses claramente después de la muerte de tu ser querido y no tomes decisiones sabias. La venta de una casa por ejemplo, puede ofrecer una salida a los recuerdos de tu ser querido, pero permanecer en ese hogar puede hacer que a largo plazo sea mejor para ti.

Qué hacer si no puedes retrasar una decisión importante

A pesar de las sugerencias anteriores, solo tú conoces las circunstancias únicas que enfrentas en este momento después de la muerte de tu ser querido. Si no parece factible demorar una decisión de vida particular durante seis meses a un año, primero tendrás que discutir la situación con un amigo o alguien e confianza. A menudo, simplemente tener una conversación con alguien que quiere lo mejor para ti podría ayudarte a encontrar una mejor perspectiva de la situación y que te puedas dar cuenta de que quizá esa situación que te parece tan urgente no lo es tanto.

Lo más importante que puedes hacer es cuidarte mientras estás de dueloLo más importante que puedes hacer es cuidarte mientras estás de duelo

Si estás pensando en hacer algo que puede afectar a tu dinero, también es buena idea hablarlo con alguien de confianza, pero también será necesario que busques la opinión de un asesor financiero profesional. También es buena idea de que te informes si puedes tomar decisiones reversibles, por ejemplo, en lugar de vender tu casa, puedes buscar la manera de vivir durante un tiempo en otro lugar durante un tiempo y alquilar la casa o mantenerla cerrada hasta que sientas la fuerza para volver.

O si no puedes manejar las cuentas económicas, habla con una persona de mucha confianza para que te ayude en esto. Solo de esta manera podrás conseguir que tus cuentas no salgan demasiado afectadas.

Recuerda que es importante tu cuidado personal

Lo más importante que puedes hacer es cuidarte mientras estás de duelo. La pena es un trabajo duro y tiene un coste físico, mental, emocional y espiritual genuino en nuestros cuerpos, mentes y corazones. Desafortunadamente, el viejo dicho de que "el tiempo cura todas las heridas" no es cierto después de la muerte de alguien cercano. En su lugar, lo que ocurre es que gradualmente se asimila la pérdida de un ser querido y se aprende a vivir con la cicatriz en el corazón, pero nunca olvidamos realmente a la persona que murió... ni tampoco se supera. Solo se aprende a vivir de nuevo.

Confía ahora mismo dentro de tu tristeza, en que llegarás a ese estado y trata de evitar el tomar decisiones importantes en la vida con prisa mientras el dolor se siente más fuerte.

Artículos recomendados