Menú
Cómo afrontar la pérdida de tu empleo
Cómo afrontar la pérdida de tu empleo
TRABAJO

Cómo afrontar la pérdida de tu empleo

La pérdida de un empleo es un fenómeno al que, por desgracia, estamos muy expuestos hoy en día, pero no por eso deja de ser dañino psioclógicamente.

Cristina Pardo Torres

Actualmente, en el mundo en el que vivimos, la perdida de empleo puede ser una de las situaciones más estresantes, e incluso traumáticas que una persona puede vivir, junto a la pérdida de un familiar o una ruptura; afectando directamente en todos los ámbitos de su vida, tanto social como psicológicamente. En la mayoría de los casos esto supone un cambio radical en sus quehaceres cotidianos y si no recupera el trabajo en cierto periodo de tiempo puede causar una depresión.

¿Qué puede causar a una persona perder su empleo?

La desagradable situación de encontrarnos en la situación de desempleo, sea por el motivo que sea, un despido, un expediente de regulación o por la extinción del contrato, puede causar multitud de sentimientos, dificultades, e incluso enfermedades, más allá de la pérdida de ingresos.

La pérdida de empleo nos puede generar consecuencias a nivel mental y físicoLa pérdida de empleo nos puede generar consecuencias a nivel mental y físico

Si nos referimos a los sentimientos que esto puede provocar, podemos citar los siguientes:

  • Sensación de rabia, ya sea con uno mismo o con su jefe, compañeros, centro de empleo, etc.
  • Sentimientos de vacío e inutilidad: Es muy común que la persona que acaba de ser despedida o acaba de perder su trabajo se sienta vacío, incompleto, etc.
  • Sensación de frustración: Si la persona no entiende el motivo de su pérdida puede mostrar frustración, al igual que si no logra conseguir otro empleo en cierto tiempo.
  • Sentimientos de tristeza, ya que la persona dependía de ese empleo para mantener su nivel de vida, disfrutaba de él o era su manera de desconectar, etc.
  • Miedo o inseguridad: En algunos caso este acontecimiento puede hacer que la persona se sienta insegura a la hora de realizar otro trabajo, tenga miedo por hacerlo mal, de no ser suficiente, de volver a perderlo o no encontrar otro, etc.

Si nos referimos a las dificultades a nivel físico que la pérdida de empleo puede causar, podemos hablar de:

  • Cambios en los hábitos del sueño, como puede ser el insomnio, la parasomnia o la hipersomnia.
  • Pérdida o aumento del apetito como principal motivo de la ansiedad.
  • Dolores musculares, cefaleas, malestar general, etc.

Si nos referimos a lo que puede causar a nivel psicológico estar en desempleo :

  • Depresión y todo lo que esto conlleva, si en un largo periodo de tiempo no lograr conseguir otro trabajo. A veces puede generar trastornos de la alimentación, fobias, etc.
  • Estrés o ansiedad, como consecuencia de dicha perdida y por el cambio brusco que esta conlleva.
  • Aislamiento social, ya sea porque la persona se cree inferior al resto por haber perdido su trabajo, se sienta vacio y quiera estar sola, no sepa como contarle a sus seres queridos lo que ocurre, sienta miedo, inseguridad, etc.
  • Disminución de la autoestima de la persona y empeoramiento del autoconcepto, ya que puede sentirse inútil, culpable o incapaz de realizar otro trabajo.
  • Pérdida de la identidad, ya sea a nivel personal como laboral: en ocasiones cuando una persona pierde el empleo ya no está seguro de quien es, que quiero o que metas tiene en su vida.
Con el despido, nos enfrentamos a una situación de miedo e incertidumbreCon el despido, nos enfrentamos a una situación de miedo e incertidumbre

¿Cómo puedo afrontar la pérdida de empleo?

En Bekia sabemos que afrontar esta situación no es tarea fácil, por ello os dejamos una serie de consejos que os pueden ayudar para superar dicha perdida y poder continuar de la forma más normalizada posible con su vida:

  • - Pide la prestación por desempleo: Si has estado trabajando más de un año con contrato y has estado dado de alta en la seguridad social y además cumples los requisitos que se necesitan para recibir esta ayuda, puedes solicitar una prestación por desempleo. De esta manera podrás seguir teniendo ingresos con los cuales mantendrás un ritmo de vida normalizada, mientras buscas otro empleo. Esta ayuda no es solo un apoyo económico, también moral.
  • - Habla del tema con tus seres queridos: Sabemos que en muchos casos afrontar y contar este problema a las personas que te rodean puede ser muy difícil, dar miedo o causar inseguridad, pero hablar sobre la situación que estás viviendo y las dificultades que estas pueden acarrear te será de ayuda, además contándolo sentirás que no estás solo y que puedes apoyarte en alguien si lo necesitas. Incluso tus familiares y amigos pueden ayudarte en la búsqueda de empleo.
  • - Piensa que existen muchos más trabajos: Es importante que seas consciente de que el trabajo que has perdido no era el único existente en el mundo, incluso si estabas feliz con él y crees que era el mejor que podías tener. Hay muchos más que seguramente te satisfagan al mismo nivel o más, solo hay que buscarlos.
  • - Busca el lado positivo: No es fácil ser positivo cuando acabas de perder el trabajo, pero es importante intentarlo, de todo podemos sacar una parte que nos beneficie. Para ello puede hacerte una lista sobre los pros y los contras que esto conlleva, romper los contras al finalizar y ser consciente de todo lo bueno que puede tener. Por ejemplo: Más tiempo para dedicarse a uno mismo o a su familia, menos estrés laboral, la oportunidad de encontrar un empleo mejor, la oportunidad de aumentar la formación académica, etc.
  • - No te obsesiones: Es muy común que las personas que acaban de perder su empleo se obsesionen por encontrar otro lo más rápido posible. Lo mejor es tomárselo con calma y eso no quiere decir dejarlo para el último momento, si no buscar día a día un poco, sin que este tema ocupe todo tu tiempo. Si te rechazan en una entrevista no te agobies, habrá muchas más y es mejor ir seguro y sin agobiarse, de lo contrario darás una imagen negativa.
  • -Plantéate ser emprendedor: Si tras mucho buscar no encuentras ningún trabajo, pueden plantearte emprender uno propio. En muchas ocasiones esto puede causar miedo, pero con un poco de creatividad y teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad, emprender puede ser una buena optativa. Además hay que tener en cuenta que en la actualidad existen ayudas económicas para estos casos.
  • - Si lo necesitas acude a un psicólogo, el te ayudara a llevar de la forma más positiva posible la situación, afrontar los problemas que surjan, ver los pros y los contras y actuar de manera adecuada para salir adelante. En el caso de que tengas depresión o ansiedad por la pérdida de empleo, el especialista le recetara medicación para mejorar su estado de ánimo.

Artículos recomendados