Menú
Tengo un buen trabajo pero no me gusta
Tengo un buen trabajo pero no me gusta
CARRERA LABORAL

Tengo un buen trabajo pero no me gusta

¿Crees que querer cambiar de empleo es una opción egoísta tal y como está el trabajo hoy en día? Desmontamos esa idea equivocada.

Sara Menéndez Espina

Seguro que más de una vez habéis oído hablar, u os han dicho directamente, la frase de "por lo menos tienes un trabajo, que hoy en día es un privilegio". Y es que, desde la crisis económica de 2008, y el crecimiento aún mayor del desempleo, cualquier trabajo nos parece un milagro. Valoramos más el hecho de tener una relación laboral, aunque esta no sea satisfactoria. Sin embargo, el empleo no ha de ser a cualquier precio, estamos perdiendo, por culpa de ello, la atención sobre muchos aspectos de gran relevancia en las condiciones y relaciones laborales, que la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones lleva toda su vida estudiando y valorando.

Por ello, aunque haya una mayor dificultad para encontrar empleo, es normal que muchas personas, aun trabajando, no se sientan a gusto en su puesto, su empresa, su sector, su profesión, su ambiente, etc. Es algo totalmente normal por lo que no te tienes que sentir culpable.

El desempleo no debe justificar el trabajo de mala calidad

Si nos ceñimos a hablar de condiciones laborales, debemos darnos cuenta de una cuestión. No es sólo lo que percibamos a nuestro alrededor, los tipos de empleo que tenga la gente a la que conocemos, o nosotros mismos. Es que el mercado laboral también ha cambiado, se ha precarizado mucho. Esto no es a consecuencia de la crisis, aunque este evento histórico sí que ayudó a acelerar este proceso. El modelo económico ha ido cambiando desde finales del siglo XX, y eso inició un proceso necesario de modificación del mercado laboral. De esta manera, los trabajos a los que nos enfrentamos son, de manera común, temporales, es decir, comenzamos con un contrato temporal que en ocasiones sabemos que no será renovado, y en otras no estamos seguros, lo cual nos dificulta hacer planes más allá de los posteriores meses.

El mercado laboral no ayuda a tener una buena satisfacción laboralEl mercado laboral no ayuda a tener una buena satisfacción laboral

También nos enfrentamos a salarios bajos, economía sumergida, contratos a tiempo parcial en situaciones en las que desearíamos la jornada completa (es distinto a cuando tenemos que compaginar trabajar con otras tareas, como el estudio, etc.), jornadas por encima de las horas estipuladas sin pago de horas extra, el no respeto de otros derechos laborales, etc. Esto no son las circunstancias de una empresa concreta, sino que es una realidad extendida y diversificada. Por eso, el mercado laboral no es tan alentador, pero lo necesitamos para vivir, además de que para mucha gente el empleo nos desarrolla como personas.

¿Y si tengo unas condiciones aceptables? ¿Soy una persona egoísta?

Las situaciones que generen malestar son muchas. Puede que ocurra alguna de estas situaciones:

- Cobres bien, pero trabajes demasiado

- Tu trabajo te guste, pero el sueldo sea muy bajo.

- No estés cómodo o cómoda con tus superiores,

- Tengas malas relaciones con los compañeros

- Seas víctima de acoso, también conocido como mobbing

- Quieras dar un giro a tu carrera profesional

- Tu actual profesión no es como esperabas

- Deseas irte a otra ciudad, o volver a tu lugar de origen

- Hayas desarrollado una especie de indiferencia hacia tu trabajo y las personas a las que atiendes (lo cual podría ser sospecha de Síndrome de Burnout)

- Tus superiores sean gente con la que te llevas bien y no quieras dejarles, pero el empleo no te satisface

Sea cual sea el origen de tu malestar, está incidiendo en dos aspectos: uno, en tu rendimiento en el trabajo. Poco a poco pierdes interés y aunque cumplas con tus obligaciones, ya se pierde la motivación, la creatividad, la oportunidad de mejorar procesos y resultados, etc. Por otro lado, afectaría a tu bienestar. Es decir, hay personas a las que no les gusta mucho su trabajo, pero valoran más su vida no laboral, entonces lo usan como una herramienta para desarrollar más otras facetas de su vida. Lo soportan y no les causa malestar.

Pero, para otras personas, el trabajo es una dimensión en la que se quieren desarrollar, y por eso quieren y necesitan sentir que tiene ese aspecto significativo para sus vidas. Ninguna de las opciones es mala, cada persona podemos decidir sobre qué ponemos nuestros esfuerzos. Así que, si una persona ve que su trabajo le genera un vacío, mantenerse mucho tiempo en él puede ir causándole daño psicológico, especialmente estrés. La satisfacción laboral es una variable psicológica que se estudia mucho en investigación, y se relaciona directamente con muchos aspectos de nuestra salud mental, así que no debemos tomarla como una cuestión banal.

Dejar o mentener tu trabajo es una decisión solo tuyaDejar o mentener tu trabajo es una decisión solo tuya

Por eso, a esta fuente de malestar no podemos añadir la culpabilidad. Y es que, como explicamos en este otro artículo, hoy en día hay un discurso social y una cultura de la culpabilidad, y eso nos está generando daños psicológicos graves (ansiedad, depresión, adicciones, trastornos alimentarios, etc.).

¿Qué puedo hacer si no me gusta mi trabajo?

Si quieres cambiar de empleo, te recomendamos hacer un plan. Ya no será lo mismo aguantar más tiempo en tu trabajo sabiendo que tienes un nuevo propósito y unas miras de futuro, que pensando que será así de manera más crónica (hablamos de contratos indefinidos, o de contratos de duración limitada pero que son más largos, por ejemplo, un año o dos). Contacta con un orientador u orientadora laboral para que te ayude en este propósito si lo ves complicado, que encontrarás en las oficinas municipales, en asociaciones con servicios de ayuda a la inserción laboral, etc., en tu universidad si has dejado de estudiar recientemente, o en un despacho privado. Te enseñará estrategias, a la vez que te ayudará a ver en qué empresas o puestos encajarías bien según tus intereses.

Quizá prefieras dejar el trabajo directamente y ponerte a buscar otro con más tiempo y dedicación, o veas que puedes compatibilizarlo con la búsqueda activa. Todo esto son decisiones que deberás tomar en tu plan. En Bekia Psicología te damos algunos consejos sobre cómo realizar este plan si tu interés es dar un giro radical a tu carrera profesional.

Y no te preocupes por lo que dicen los demás, las personas y los puestos de trabajo deben encajar bien, esa es la razón por la que los psicólogos hacen los procesos de selección. Quizá después entre en tu puesto una persona mucho más motivada que encuentre un lugar perfecto para ella. Tú sólo tienes que buscar el tuyo, que no siempre es fácil, pero tampoco debemos resignarnos a aguantarnos con una relación laboral no satisfactoria.

Artículos recomendados