Menú
El poder de la perspectiva: lo que imagines lo crearás
El poder de la perspectiva: lo que imagines lo crearás
PERSPECTIVA

El poder de la perspectiva: lo que imagines lo crearás

Según cómo sea tu perspectiva de la vida... así podrás moldear tus experiencias, ¡te contamos más!

Mª José Roldán Prieto

En algún momento de tu vida es posible que hayas experimentado cambios internos que hayan sido causantes de un cambio de perspectiva, algo que también haría que tu estado de ánimo fuese en diferentes direcciones. En un minuto, estamos en una rutina en la oficina, creyendo en nosotros mismos y entusiasmados con el resultado de lo que sea que estemos trabajando. Al minuto siguiente, estamos llenos de dudas, inseguros y listos para tirar todo lo que se nos ocurra directamente en la papelera.

Estos cambios de perspectiva extraños, a menudo abruptos, pueden influir en cualquier área de nuestras vidas. Por ejemplo, un día puedes pensar que estás muy bien con tu pareja y al día siguiente sentido que todo está mal. Estos cambios de perspectiva son abruptos y puedes creer que cualquier duda puede llegar en cualquier momento. La pregunta es ¿qué nos hace vacilar entre dos perspectivas tan dramáticamente distintas? ¿En qué confiamos y cómo podemos cultivar una actitud más amable y más "de nuestro lado"?

Por un lado, somos optimistas , realistas sobre nuestras habilidades , afirmamos la vida y nos dirigimos a objetivosPor un lado, somos optimistas , realistas sobre nuestras habilidades , afirmamos la vida y nos dirigimos a objetivos

Para responder a estas preguntas, primero debemos ver por qué, estamos tan divididos. Para esto hay que entender el "yo real" y nuestro "anti-yo". Nuestro temperamento es la base de nuestra personalidad y el carácter se forma a través de las experiencias y ambos contribuyen a tu naturaleza y a cómo sientes la realidad.

Optimismo y pesimismo

Por un lado, somos optimistas , realistas sobre nuestras habilidades , afirmamos la vida y nos dirigimos a objetivos. Este, nuestro "yo real", el que cree que somos dignos de amor, confianza, responsabilidad y buenas experiencias. Se crea a partir de experiencias y actitudes positivas de la vida temprana, es decir, el amor y el cuidado que recibimos de un padre o cuidador , el apoyo que obtuvimos para nuestros esfuerzos, la seguridad que sentimos, la resiliencia que se nos ayudó a construir, etc.

Sin embargo, por otro lado, tenemos un anti-yo que es autocrítico, abnegado, astuto, sospechoso e incluso autodestructivo. El lenguaje de este enemigo interno se llama nuestra "voz interna crítica". Esta "voz" es como un comentario continuo, criticando, mostrando dudas y, a menudo, haciéndonos sentir ansiosos , deprimidos o inseguros. Este anti-yo está formado por experiencias negativas de la vida temprana, es decir, las formas hirientes en las que fuimos vistos o tratados en nuestra familia, rechazos, negligencia, poca sintonía o incluso abuso.

Hay muchas formas en que podemos distorsionarnos a nosotros mismosHay muchas formas en que podemos distorsionarnos a nosotros mismos

Estas primeras experiencias destructivas ayudan a dar forma a nuestra crítica interna y a colorear la forma en que vemos el mundo. Un padre crítico puede dejarnos dudando de nuestras habilidades a lo largo de nuestras vidas. Un cuidador de poco fiar puede hacernos menos confiados ante los demás. Es un esfuerzo digno de explorar cómo las superposiciones negativas de nuestra infancia dan forma a nuestra perspectiva actual e impactan negativamente en varios aspectos de nuestra vida. El siguiente paso es separar nuestro punto de vista real de estas actitudes destructivas y fortalecer nuestro ser real.

Cómo mejorar tu perspectiva

¿Entonces cómo hacemos esto? Primero, debemos aceptar la idea de que nuestra perspectiva está compuesta por estas dos entidades. Podemos notar cuándo nuestro estado de ánimo o perspectiva cambia repentinamente para peor o cuando reaccionamos de una manera emocional intensa a circunstancias que no se ajustan a nuestra reacción de gran emoción. En estos momentos, podemos reconocer que un filtro negativo ha coloreado la forma en que vemos las cosas y cuestionar si esto representa nuestro verdadero punto de vista.

Recuerda que estas reacciones de "retroceso" están enraizadas en nuestro pasado. Por alguna razón, un evento contemporáneo ha provocado viejos sentimientos y, a su vez, es probable que veamos las cosas a través de la lente de nuestro propio hijo. Como niños pequeños, solo podemos ver las cosas desde nuestra propia perspectiva. Vemos cosas que suceden como causadas por nosotros. El estado de ánimo y el comportamiento de los adultos que nos rodean tienen un fuerte impacto en nosotros, porque somos muy vulnerables. Además, absorbemos e internalizamos muchas de las actitudes negativas a las que estamos expuestos.

Percibir nuestra vida actual a través de la lente de este niño siempre es una distorsión, porque ya no somos niños. Como adultos, podemos tener la perspectiva de que no todo lo que sucede es culpa nuestra, que ya no estamos a merced de los demás y que muchas de las actitudes negativas dirigidas hacia nosotros fueron distorsionadas o completamente falsas. Sin embargo, cuando las situaciones actuales recuerdan nuestro pasado, podemos percibirlas a través de un filtro del pasado.

Esto puede llevarnos a malinterpretar o asignar significados de manera inexacta. Por ejemplo, podemos pensar que a nuestra pareja no le importamos, porque no volvió a llamar de inmediato. Podemos sentirnos víctimas de un compañero de trabajo, porque no nos reconoció en una reunión. Podemos sentirnos exageradamente avergonzados cuando llamamos a alguien por el nombre equivocado y un largo etc.

Controla tus emociones y controlarás tu perspectiva y tu vidaControla tus emociones y controlarás tu perspectiva y tu vida

Hay muchas formas en que podemos distorsionarnos a nosotros mismos y a los demás para encajar en una perspectiva antigua y negativa, por lo que debemos familiarizarnos con la forma en que opera nuestro anti-yo y notar cuándo se toma el volante. Una vez que lo hacemos, podemos enfrentar estas duras actitudes con autocompasión. Podemos tener compasión por las formas críticas en que nos vemos, la presión que estamos ejerciendo sobre nosotros mismos e incluso los sentimientos desagradables que provocan nuestras reacciones negativas.

Controla tus emociones y controlarás tu perspectiva y tu vida

Si estamos enfadados, podemos tomar un descanso, evitando la rumia y permitiéndonos calmarnos. Dar un paseo, contar hacia atrás desde 10 o incluso tomar varias respiraciones profundas realmente puede ayudar en los momentos de tensión emocional. Podemos permitirnos sentir cualquier emoción que se esté agitando en nuestro interior, ya sea enfado, rabia, miedo, vergüenza... pero aún así elegir cómo actuamos en función de nuestro ser real y nuestros principios. Siente los sentimientos pero haz lo correcto.

Una vez que estamos en un estado más tranquilo, podemos encontrar cualquier "voz interna crítica" con un punto de vista más amable y realista. Podemos recordarnos que no todos los pensamientos o sentimientos que experimentamos en un momento deben ser aceptados como verdad absoluta.

Cuando estamos abiertos a la posibilidad de que nuestras percepciones nos engañan, podemos cambiar suavemente nuestra perspectiva y comenzar a ver el mundo con ojos más livianos, más honestos y más compasivos. Independientemente de las circunstancias que enfrentemos, ser capaces de cultivar esta actitud puede ayudarnos a conectarnos con nuestro ser real y que permanezca de nuestro lado.

Artículos recomendados