Menú
Qué situaciones se convierten en factores estresantes en tu vida
Qué situaciones se convierten en factores estresantes en tu vida
ESTRÉS

Qué situaciones se convierten en factores estresantes en tu vida

Es necesario ser consciente de los factores que pueden causarte estrés para controlarlos mejor y sentirte bien.

Mª José Roldán Prieto

El estrés es bastante habitual en la vida de cualquier persona. Pero no es lo mismo sufrir estrés que entender los factores estresantes. Los factores estresantes son situaciones que se experimentan como una amenaza percibida para el bienestar o la posición en la vida, cuando el desafío de lidiar con eso supera los recursos disponibles percibidos por la persona.

Cuando uno se encuentra con factores estresantes es normal que se desencadenen respuestas de estrés en el cuerpo y se produzcan una serie de cambios físicos que permitan que la persona entre en modo "lucha o huida". Cuando muchas personas hablan de estrés en sus vidas, es posible que estén hablando de factores estresantes. Estos factores conducen a que el cuerpo experimenten estrés y que experimenten esta sensación. Lo importante es recordar que los factores estresantes son siempre, la causa del estrés.

El estrés es bastante habitual en la vida de cualquier personaEl estrés es bastante habitual en la vida de cualquier persona

¿Qué situaciones se convierten en estresantes?

Eso puede variar de persona a persona. Si bien algunas cosas tienden a estresar a muchas personas (demandas laborales, conflictos de relaciones, un horario demasiado apretado), no todos los factores estresantes potenciales causan estrés para todos. Esto es, todos tenemos un conjunto único de recursos, comprensión del mundo y forma de percibir las cosas. Lo que parece una amenaza para una persona puede ser percibido como un desafío para otra.

A veces, estas diferencias pueden pasar desapercibidas; es posible que no se te ocurra que un viaje al centro comercial sea un factor estresante, pero para alguien que odia las multitudes y las compras, una tarde en el centro comercial puede ser un factor estresante importante. Incluso para alguien que disfruta de las compras, pero que tiene una naturaleza introvertida puede estresarse por un largo viaje de compras que sería una experiencia agradable o incluso estimulante para alguien que tiene una personalidad extrovertida. Incluso puedes ser una de esas personas que odia las multitudes y llegas a casa después de un viaje de compras sin darse cuenta por qué te sientes estresado.

Otras veces, puedes notar e incluso cambiar si algo te molesta como un factor estresante o como una experiencia simple en tu día. Puedes elegir ver las cosas de manera diferente, una técnica que los psicólogos conocen como reevaluación cognitiva, y puedes fortalecerte al ser más consciente de lo que puedes controlar en la situación. Puedes aumentar tu capacidad de resistencia al estrés para que haya menos en tu vida. Las cosas se experimentan como estresantes o no. Puedes trabajar para eliminar los factores estresantes en tu vida y evitarlos o diminuirlos.

No es práctico eliminar todo el estrés de tu vidaNo es práctico eliminar todo el estrés de tu vida

Manejando los estertores de tu vida

No es práctico eliminar todo el estrés de tu vida, porque en teoría un poco de estrés puede ser motivador. En realidad es bueno para ti pero es importante minimizar los factores estresantes en tu vida y lidiar con el estrés que experimentas, lo que se conoce como el control del estrés.

Un primer paso importante es comenzar a pensar en el estrés como algo que puedes aprender a controlar como podrías controlar cualquier otro problema. Algunos recursos específicos para manejar el estrés específico, puedes tener en cuenta: Causas principales del estrés: ¿estás estresado por las mismas cosas que son espesantes para la mayoría de personas?

  • Estrés laboral
  • Estrés en las relaciones
  • Controlar el estrés en una vida ocupada

Comienza a controlar los factores de estrés hoy mismo identificando las cosas que te causan estrés en "tiempo real", es decir, toma conciencia de cómo te sientes a lo largo del día prestando atención a tu cuerpo y a tu mente. Si hay algo que temes en tu vida, comienza a pensar por qué, soluciona los problemas que puedas y desarrolla hábitos para tener una mayor resiliencia cuando no puedas organizar las cosas como las prefieres. En última instancia, cualquier estrés minimizado es bueno para ti, siempre y cuando no te afecte demasiado a nivel emocional.

Artículos recomendados