Menú
Amor y enfermedad mental, ¿son compatibles?
Amor y enfermedad mental, ¿son compatibles?
AMOR EN PAREJA

Amor y enfermedad mental, ¿son compatibles?

Si tienes una pareja con una enfermedad mental, ¿es posible que sobreviva vuestro amor o tenéis fecha de caducidad?

Mª José Roldán Prieto

Si tienes una pareja que tiene una enfermedad mental, tienes que recordar que no es su elección padecerla, ni tampoco es una debilidad ni un fallo en su personalidad. Tampoco es una consecuencia de nada ni que tenga poca fuerza de voluntad para superarlo. Una enfermedad mental es algo serio que merece ser tratado para mejorar la calidad de vida de la persona afectada y de su entorno cercano.

El trastorno psicológico más común es la depresión. Las relaciones con personas con enfermedades mentales no siempre son fáciles y requiere un esfuerzo extra para conseguir que funcione. Una persona que padece un trastorno mental puede ser una persona complicada o difícil en muchas situaciones. Siempre, es necesario estar bien informado sobre la salud mental y la enfermedad que padece la persona amada para poder entender mejor qué le ocurre y cómo tratarle.

La educación es clave

Lo más importante que puedes hacer por su pareja es no juzgarle. Es una enfermedad. Esto significa que sus causas son biológicas y ambientales. Es necesario que te eduques sobre la condición que afecta a tu pareja, que te informes y que descubras qué significa exactamente. Esto te ayudará a comprender por qué dice ciertas cosas y reaccionan de una manera particular a algunas situaciones. También te ayudará a comprender que a veces sus reacciones, no son su culpa. Intenta no tomar las cosas personalmente.

El trastorno psicológico más común es la depresiónEl trastorno psicológico más común es la depresión

Comunicación

Al igual que con todas las parejas, los desacuerdos y las discusiones son inevitables, pero ¿deberían abordarse de manera diferente cuando tu pareja sufre de ansiedad u otro problema de salud mental? Durante las discusiones, las parejas tienen que comunicarse de una manera que sea más un diálogo, y usen el enfoque de "arranque suave". La mayoría de las conversaciones que comienzan duramente terminarán mal. Puedes "suavizar el inicio" de una discusión difícil dirigiéndote a tu pareja con cariño, usando un pequeño gesto de contacto físico o afecto, siendo consciente del tono de voz y sensible al momento de la discusión.

Posibles desafíos

Estos dependen del tipo de enfermedad con la que tu pareja podría estar lidiando, y cada relación varía según la gravedad del trastorno. Los desafíos incluyen:

  • Imprevisibilidad en el estado de ánimo y el comportamiento.

  • Estar en el lado receptor de la comunicación o el comportamiento que podría sentirse ofensivo.

  • Tener que presenciar a tu pareja sufrir dolor emocional o comportamiento autodestructivo.

  • Enfrentar la frustración de tratar de alentar a tu pareja a renunciar a un comportamiento de evitación, o superar la resistencia a probar algo nuevo como resultado de la ansiedad o la baja autoeficacia.

  • Lidiar con tus propias emociones ante la enfermedad mental de tu pareja.

Deja que tu pareja comprenda tus intencionesDeja que tu pareja comprenda tus intenciones

Qué puedes hacer

Del mismo modo que existen desafíos, también hay algunas cosas que puedes hacer al respecto:

  • Presta atención y utiliza los "intentos de reparación", es decir, los pequeños esfuerzos que tú o tu pareja hacéis durante el calor de una discusión para reducir la intensidad. Por ejemplo, si tu pareja pone su mano en la tuya mientras discutes, o se refiere a ti por un término de cariño, sepa que esta es su forma subconsciente de tratar de reconectarse contigo.

  • Deja que tu pareja comprenda tus intenciones, que, aunque puedas estar en desacuerdo sobre algo, aún te preocupa por su bienestar. Solo porque discutes y no estás de acuerdo con algo, eso no significa que le abandonarás. Esto construye un espacio seguro para discutir.

Lo que NO debes hacer

Hay algunas cosas que NO debes hacer si quieres que vuestra relación funcione:

  • No critiques a tu pareja. Puedes quejarte sobre el comportamiento, pero las críticas implican un ataque doloroso.

  • No muestres desprecio con humor revelador o sarcástico.

  • No te pongas a la defensiva ni actives 'muros de piedra' (desconectarse, mirar a propósito en la esquina de la habitación o hacer algo para demostrar que no está prestando atención a lo que dice su pareja).

Conocer las causas te ayudará a conocer las situaciones que deben evitarseConocer las causas te ayudará a conocer las situaciones que deben evitarse

Habla sobre los desencadenantes

Es importante reconocer el tipo de incidentes que podrían conducir a los ataques de pánico de tu pareja. Si sufre ansiedad, habla sobre los desencadenantes. Toma notas del tipo de entorno y situación en la que se encuentra cada vez que se sienta incómodo. Conocer las causas te ayudará a conocer las situaciones que deben evitarse o el tipo de reacción que puedes esperar si se enfrenta a circunstancias inevitables.

Del estancamiento al diálogo

Si tienes dificultades para comunicarse, la terapia puede aliviar el estrés en la relación. La terapia ofrece perspectivas que pueden ser difíciles de ver para ti o tu pareja y te permiten cambiar de un estado de estancamiento al diálogo. El terapeuta puede ofrecer información, disipar cualquier mito sobre la enfermedad y sugerir estrategias poderosas para controlar los síntomas.

Permite a las parejas explorar lo que significa esta enfermedad para tu relación, reevaluar la relación y mejorar el vínculo que existe en la pareja. Si tienes dificultades para comunicarte, la terapia puede aliviar el estrés en la relación.

Cómo mostrar tu apoyo a tu pareja

Las formas de mostrar apoyo a su pareja incluyen preguntarle regularmente cómo está y cómo se siente, y qué necesita de ti en la relación. El apoyo puede variar, por lo que es mejor tener una conversación abierta y honesta con tu pareja sobre las expectativas en tu relación y su papel activo en su viaje continuo.

Puedes preguntarle qué necesita de ti: ¿es espacio, empatía, aliento, protección, tranquilidad? También es vital saber más sobre el tratamiento que está recibiendo, cualquier medicamento que estén tomando (y siempre asegurándote de que recuerde tomarlo) y los lugares a los que debéis acudir, en caso de que necesiten ayuda adicional. Es crucial que no sientan que los problemas en su relación son el resultado de su enfermedad, así que encuentra formas de demostrarle que te importa y que quieres ayudarle a superar la condición. Es importante hacerle saber a tu pareja que estás allí y que le querrás "en la salud y en la enfermedad".

Esta tranquilidad contribuirá en gran medida a fortalecer la determinación para controlar la enfermedad, mientras que una reacción negativa por tu parte puede exacerbar los síntomas de la enfermedad mental y provocar sentimientos de desesperanza.

Vivir con alguien que tiene una condición mental también puede afectarteVivir con alguien que tiene una condición mental también puede afectarte

Cuídate tú también

Vivir con alguien que tiene una condición mental también puede afectarte. Si es posible, habla con el terapeuta de tu pareja, quien tendrá una mejor idea del tipo de situación que enfrentas. Si te sientes agotado por la relación, cansado o ansioso y preocupado, todos estos podrían ser señales de que la relación está causando estrés en tu vida.

De vez en cuando, y utilizando las herramientas de comunicación adecuadas, recuérdale a tu pareja que la situación tampoco es fácil para ti y que a veces puedes perder la paciencia o tener dificultades para hacer frente a la situación, por lo que también deberá poner de su parte si no quiere perderte.

Artículos recomendados