Menú
Por qué debes querer a tus enemigos
Por qué debes querer a tus enemigos
CONFRONTACIONES

Por qué debes querer a tus enemigos

Casi todo el mundo encuentra en su vida una o varias personas con las que se lleva muy mal, pero ¿es esto una oportunidad para crecer nosotros mismos?

Mª José Roldán Prieto

¿Alguna vez has pensado que odias a tus enemigos? Todos tenemos enemigos; personas que se complacen en causarnos dolor y miseria. A veces, el desarrollo de un enemigo se debe a ciertas diferencias y en las experiencias vividas. Otras veces, algunas personas terminan odiando a otras aunque no tengas motivos para hacerlo.

Independientemente de cómo obtuviste a tus enemigos, a diferencia del paradigma de combatir fuego con fuego, considera los siguientes motivos y ve por qué deberías querer (o al menos apreciar) a tus enemigos. Te vas a sorprender...

Aprenderás a controlar la ira

Tus enemigos pueden ayudarte a que seas capaz de controlar tu ira. Cuando podría ser cierto que tus enemigos tienen una forma de sacar lo peor de ti en cuanto a la ira, también es cierto que pueden ayudarte en tu búsqueda interna para el manejo de la misma. No puedes enfadarte verdaderamente con alguien que amas y solo en ese momento en que te enfades realmente aprenderás a manejarlo.

El manejo de la ira es más efectivo cuando lo pones en práctica y no solo con la teoría que ya sabes. Tus enemigos son como tus terapeutas en acción.  En la medida en que quieras odiarlos, te dan la oportunidad de controlar el impulso de ira que tienes.

La oportunidad de optar por controlar tu ira y no dejarte llevar por el odio es una victoria para tiLa oportunidad de optar por controlar tu ira y no dejarte llevar por el odio es una victoria para ti

Oportunidad para la competencia sana

Puede que no lo sepas, pero tus enemigos son grandes rivales ya que ayudan a dominar al competidor que llevas dentro (a veces, es posible que ni siquiera conozcas o estés familiarizado con este lado competitivo hasta que te encuentres con un adversario). Obtienes la motivación correcta para competir y esto puede recorrer un largo camino para llevarte a la victoria.

Cuando compites con otros no debes convertirte en una mala versión de ti mismo, tendrás que trabajar para competir con tu adversario y asegurarte de que no le causas daño solo porque sientes rabia. La competencia sana es lo que necesitas para sentirte bien contigo mismo.

Sus comentarios negativos pueden ser constructivos

Es cierto que tus enemigos nunca tienen mucho que decir bueno sobre ti. Sin embargo, en la medida en que podrían estar hablando a través de su odio hacia ti, podría haber algo de verdad en lo que están diciendo... Pero tienes que ser honesto contigo para descubrir eso. Cada vez que escuchas algo malo o desagradable de un enemigo, es posible que quieras dar un paso atrás y evaluarte.

Existe la posibilidad de que lo que este enemigo está diciendo sea cierto y enfrentar ese hecho es un paso importante para ayudarte a convertirse en una mejor persona y una mejor versión de ti mismo. 

Te da la oportunidad de trabajar en positivo

En una multitud de negatividad que se desprende de vuestra relación, una mota de positividad siempre parece encontrar su camino si se lo permites. A veces, el conocimiento del hecho de que tienes enemigos también te ayudará a concentrarte en los muchos aspectos positivos que hay en tu vida. Muchas veces, descuidamos lo que realmente importa en nuestro alrededor. Esto puede deberse a que pasas demasiado tiempo pensando en tus enemigos, ellos no merecen ni tu tiempo ni estar en tus pensamientos.

Es necesario que des un paso hacia atrás y contemples todas las cosas buenas que tienes en tu vida y que merece la pena tu atención plena.

Aprecias más el amor

El amor y el odio son dos emociones opuestas y es posible que uno se sobreponga momentáneamente al otro. Sin embargo, aunque siempre tendrás enemigos, siempre habrá personas que te amarán. Estas personas deben ser apreciadas por lo que hacen por ti. Nunca dejes que el odio proyectado hacia ti por tus enemigos tome el lugar de eso... Potencia toda tu energía en proyecta el amor a quienes se lo merecen, el odio solo te desgastará.

No necesitas el odio para ser feliz

Los enemigos solo te aportarán emociones tóxicas y malas reacciones por tu parte. Si quieres vivir una vida tranquila y feliz, deja esa mochila del odio atrás, que salga de tu vida. Tus enemigos no tienen que formar parte de ti ni de tu entorno. Odiar es malo para ti y tienes que intentar todo lo posible para deshacerte de él.

Artículos recomendados