Menú
Cómo ser una persona más humilde
Cómo ser una persona más humilde
CONSEJOS

Cómo ser una persona más humilde

Ser una persona más humilde nos ayuda y beneficia en muchos aspectos de nuestra vida y crecimiento persona.

Alicia Rebollo Sánchez

La humildad es una virtud que nos permite sentirnos equilibrados con nosotros mismos y con quienes nos rodean. Ser humilde es un sinónimo de ser buena persona y por lo general nos evita conflictos en nuestra vida diaria y nos ayuda a tener un mejor bienestar emocional.

Si quieres saber como ser más humilde en este artículo te dejaremos unos cuantos consejos para conseguirlo.

NO VALORES A LAS PERSONAS POR SU APARIENCIA

Tienes que tener en cuenta que la apariencia o las posesiones de una persona no determinan si es mejor o peor que otra, ni que su valor sea inferior. Lo que debes valorar en una persona es su personalidad, como se porta contigo y con las personas de su alrededor y al fin y al cabo si esa persona aporta algo bueno en tu vida o no, de nada sirve todo lo que tenga si no hace ningún bien a tu vida o si es una persona tóxica.

Ser humilde nos evita conflictos en nuestra vida diariaSer humilde nos evita conflictos en nuestra vida diaria

NO TE GUÍES POR SU POSICIÓN SOCIAL

Normalmente el poder, la fama y el estatus social suele cegar a algunas personas y tendemos a hacer juicios de valor simplemente por la posición social que ocupan. Estos juicios de valor independientemente de si son favorables o negativos simplemente son estereotipos que nos han inculcado. Debemos aprender a valorar a las personas por cómo son, no por la imagen que transmiten.

TRATA A TODOS EL MUNDO POR IGUAl

Que tratemos a todo el mundo por igual independientemente de las condiciones de las personas es un rasgo muy característico de las personas humildes. Si actuamos como si fuésemos superiores o inferiores a alguien estamos creando una conducta muy negativa hacia nosotros mismos o hacia otros basados en una superioridad irracional.

Debemos tener presente que nadie es mejor o peor que otro, independientemente del contexto en el que estemos, no podemos dejar que nuestro jefe nos trate como si fuésemos inferiores, pero nosotros tampoco debemos tratar a otros como si lo fuesen, todo el mundo merece que le tratemos con respeto por el simple hecho de ser una persona humana igual que nosotros.

RECONOCE QUE NO SIEMPRE TIENES LA RAZÓN

La humildad se ve reflejada en la manera en la que nos expresamos y en como exponemos nuestros ideales y forma de pensar ante los demás. Al igual que todos, no somos los dueños de la razón absoluta y habrá muchas situaciones en las que nos equivoquemos, aprender de nuestros errores y saber reconocer que nosotros también erramos es una de las características fundamentales de las personas humildes.

Debemos aprender a valorar a las personas por cómo sonDebemos aprender a valorar a las personas por cómo son

SE UNA PERSONA SENCILLA

La sencillez no se basa en la forma en la que vestimos o las posesiones que tenemos, ser sencillos va mucho más allá de eso. El no ser posesivo, el saber disfrutar de las pequeñas cosas y comprender que nuestra felicidad no depende de los bienes materiales que tengamos sino de las personas que nos rodean y de nosotros mismos es fundamental no solo para ser humilde sino para ser más felices.

CONFIA EN LOS DEMAS

Hay un refrán que dice que no hay que juzgar a un libro por su portada sino por su contenido y esto es algo muy cierto. A menudo solemos hacer juicios de valor a personas que no conocemos negando hacer algo con ellos simplemente por la primera impresión que nos dan, es cierto que en muchas ocasiones nuestro instinto es capaz de avisarnos ante peligros o ante personas que por una forma u otra no nos dan buenas vibraciones, pero esto no siempre es así, tomate el tiempo de conocer a las personas y dale un voto de confianza, puede que te sorprendas.

AYUDA A LOS DEMÁS

Las personas humildes están siempre dispuestas a colaborar y a ayudar a otras personas en la medida de sus posibilidades, sin importar quienes sean o qué haya pasado entre ellos dos. Cuando una persona está en apuros o está pasando por un mal momento y está en nuestra mano poder ayudarlos, un buen gesto de tu parte sería el ayudar a esa persona independientemente de si tu relación ella no sea buena.

Ayudar a las personas y ser agradecido son un rasgo de humildadAyudar a las personas y ser agradecido son un rasgo de humildad

SE AGRADECIDO

Un rasgo muy característico de las personas humildes es que son agradecidas y nada egoístas, estas personas son piensan que simplemente por ser quienes son ya merecen el mundo, sino que el mínimo detalle ya es algo que deben agradecer.

Dar las gracias es un gesto de amabilidad y muestra que realmente no te sientes superior a nadie, además es un ejercicio muy satisfactorio tanto para la persona que da las gracias como para quien las recibe.

LA HUMILDAD NO SE FUERZA

Ser una persona humilde no debe ser algo forzado o autoimpuesto, ser humilde es algo que se tiene o que no se tiene, no podemos empeñarnos a obligarnos en ser algo que no somos porque al final terminará venciendo nuestra verdadera forma de ser, lo que si que podemos hacer es trabajar e intentar mejorar esta faceta de nuestra personalidad para así poder ser más humildes y mejores personas.

Artículos recomendados