• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Viajes: 5 planes para hacer en Zaragoza cuando llueve
TRUCOS Y CONSEJOS

Niños rebeldes: cómo cambiar sus malas formas

Niños rebeldes: cómo cambiar sus malas formas
Lara Fernández Díaz
Última actualización: 24 Agosto 2019
Existen muchos pasos a seguir que pueden llevar a los padres a conseguir que sus hijos tengan una conducta apropiada.

En la actualidad son muchos los padres que tienen que hacer frente a la rebeldía de sus hijos, que acostumbran a tener una relación con ellos en la que las malas formas y la desobediencia suelen estar presentes. De hecho, este es un problema más común de lo que parece y son muchas los padres que se plantean si los culpables de esta situación han sido ellos.

Para afrontar esta situación es importante no centrarse en encontrar un culpable sino darse cuenta lo más rápido posible de lo importante que es intentar cambiarla. De hecho, los motivos por los cuales los niños se vuelven rebeldes pueden ser muchos, ya que cada persona es diferentes. Algunos de los más comunes son:

Ayuda a tus hijos a enfrentarse a todas esas situaciones que podrían causarle un traumaAyuda a tus hijos a enfrentarse a todas esas situaciones que podrían causarle un trauma
  1. Situación traumática: La muerte de un ser querido o cualquier otro hecho tan doloroso suele afectar en gran escala y más cuando toca vivirlo con poca edad. Los niños no entienden los motivos de tales pérdidas y cambiar sus comportamientos volviéndose más rebeldes y echando la culpa al mundo y a todos los que le rodean de estas desgracias. Aunque es recomendable pedir ayuda de un experto en cualquier caso, en estos en concreto, más aún ya que así se podrá superar mucho mejor tal situación.
  2. Baja autoestima e inseguridad: En ocasiones tras la fachada de los niños rebeldes se esconden personas con poca autoestima y amor propio que tratan de esconderse y se revelan de la peor manera. Es importante tratar de llegar a su corazón y hacerle ver que sus padres no son enemigos sino que quieren lo mejor para él.
  3. Educación permisiva: Uno de los motivos más comunes por los que los niños se vuelven rebeldes es por la educación que han recibido de sus padres o simplemente, los hábitos que han visto en sus hogares. Por ello, es muy importante plantearse cómo se va a gestionar esta educación desde bien pronto ya que los errores que se cometan con los pequeños podrán pagarse caro en el futuro. De hecho, la edad más temprana es una de las fundamentales para la consolidación del comportamiento de estos pequeños.
  4. Personalidad difícil, temperamento o carácter fuerte: Sea o no hereditario, son muchos los niños que suelen ser rebeldes por naturaleza ya que cuentan con una personalidad o carácter que les incita a ello. No obstante, pese a que cada uno tiene su forma de ser, siempre se pueden hacer las cosas bien y por lo tanto, es posible hacer entender a los niños la importancia de tener un buen comportamiento independientemente de su personalidad. Es decir, tener un carácter fuerte no implica tener malos modales.
  5. Problemas: En ocasiones es posible que las malas conductas procedan de problemas de depresión u otro tipo.
Motívales cuanto sea posible porque la falta de motivación podría ser la causa de su mal comportamientoMotívales cuanto sea posible porque la falta de motivación podría ser la causa de su mal comportamiento

¿Cómo fomentar el cambio en estos niños?

Para conseguir el verdadero cambio es bueno no sólo contar con ayuda experta sino poner en práctica los siguientes consejos:

  • Premiar buenos comportamientos: Es bueno que los niños vean que las buenas acciones les son reconocidas y que por lo tanto, sientan que lo están haciendo bien y quieran seguir por ese camino.
  • Poner normas y límites: Este aspecto es de lo más importante ya que los niños deben de sentir que no tienen el control total de sus vidas y que por lo tanto, sus padres son los que marcan ciertos aspectos de las mismas debido a su edad. Es bueno poner normas desde temprano ya que si no se hace así, quizás luego sea demasiado tarde.
  • Crear rutinas en el hogar: Comidas, horarios y otro tipo de rutinas deben de ser creadas por los padres para que el pequeño se acostumbre a ellas y por lo tanto no tienda a desobedecer.
  • Mantener la calma: Es muy importante que los padres no pierdan los nervios ni se pongan a la altura de los niños porque entonces, estos últimos habrán ganado. Es importante que los padres puedan explicarles las cosas con tranquilidad y la relación entre ellos no se vuelva un auténtico caos.
  • Motivarles a mejorar: Esto es algo que se podrá hacer de muchas maneras. Los padres son los que mejor conocen a los hijos y sabrán como hacerlo en cada caso.
  • Intentar entenderles y llegar a ellos: Es bueno que los pequeños consigan abrirse con sus padres y mostrarles lo que llevan dentro. Esto puede que sea el motivo de su comportamiento. Por lo tanto, habrá que conseguir acercar posturas.
Por mucho que no quieran escucharte u obedecer mantén la calmaPor mucho que no quieran escucharte u obedecer mantén la calma

Consejos que deben de seguir los padres

Aunque el trabajo deberá de darse en torno a la actitud de los niños rebeldes, los padres también deben de saber que su papel y comportamiento será un factor clave en la consecución de estos objetivos. El motivo es que, aunque en ocasiones no lo parezca, para los niños los padres son un punto de referencia en el que fijarse. Por lo tanto, estos deberán de tener en cuenta algunos de los siguientes trucos si quieren acabar con la rebeldía de sus hijos:

Cuando lidies con personalidades difíciles deberás tener paciencia e intentar averiguar qué es lo que sucedeCuando lidies con personalidades difíciles deberás tener paciencia e intentar averiguar qué es lo que sucede
  • En primer lugar, deberán de dar ejemplo a los pequeños. Esto quiere decir que si el niño recibe malas contestaciones o se expresa de malas formas puede ser porque lo haya visto en sus padres. Por lo tanto, los padres deberán de enseñarle mediante el ejemplo y de esta manera saber que si el niño toma actitudes de rebeldía no es porque ellos no hayan sido un buen modelo. De hecho, es bueno que los padres tomen esta posición ya que de no ser así puede que en algún momento los hijos les justifiquen sus actitudes con las de ellos.
  • En segundo lugar, no hay que mal acostumbrar a los niños rebeldes. Esto significa que siempre podrán atenderse sus peticiones realizadas con buenos modales pero no aquellas en las cuales las malas palabras o faltas de respeto son protagonistas. Es importante hacerle ver que no se le puede consentir todo y enseñarle a través de pequeños escarmientos. Por mucho que duela a los padres esta será la mejor manera de aprender, no cediendo.
  • En tercer y último lugar, es bueno que los padres reconozcan los buenos comportamientos y modales de los niños rebeldes ya que esto será una manera de motivarles a seguir ese camino y dejar atrás las malas acciones o los malos modales. Se trata de que los niños que muestran actitudes de rebeldía se den cuenta de que los padres cambian mucho su actitud con ellos cuando esta es buena.

Artículos recomendados