Menú
¿Son útiles los libros de autoayuda?
¿Son útiles los libros de autoayuda?
SÉ FELIZ O FRACASA

¿Son útiles los libros de autoayuda?

Los libros de autoayuda no pueden ser utilizados para superar nuestros problemas psicológicos, ni se ha probado su eficacia.

Sara Menéndez

Los libros de autoayuda han supuesto un boom en las publicaciones en psicología. No tenemos más que acudir a cualquier librería y ver que copan el 80% de las estanterías dedicadas a las ciencias del comportamiento. Incluso muchos libros de divulgación, donde se nos explican diferentes aspectos de la psicología y comportamiento humano, tienen el título y el aspecto de libros de autoayuda, que los hace más atractivos para los y las compradores.

Y, ¿por qué nos atraen tanto los libros de autoayuda? En realidad, la psicología es nuestra propia vida, muchos de los aspectos que nos preocupan en nuestro día a día tienen que ver con ella: nuestras relaciones familiares, de pareja, la crianza de los niños y niñas, las habilidades y competencias para el estudio y el desempeño laboral, entender nuestros miedos, superar nuestros obstáculos, comprender el comportamiento de la sociedad, la violencia, el amor, la motivación, nuestras emociones....

Por otro lado, lo más común es que cualquier persona, en algún momento de su vida, sienta que no está bien, no comprende qué le ocurre, quiere cambiar algún aspecto de su comportamiento o salir de un agujero de diversa profundidad: ansiedad, depresión, el duelo, ataques de ira, fobias, baja autoestima... La autoayuda parece una solución muy adaptada a nuestras necesidades: para empezar, no sabemos si lo que nos ocurre precisa de ayuda psicológica profesional. Por otro lado, es posible que sí valoremos que necesitamos esa ayuda pero no nos podemos permitir económicamente, o por tiempo, acudir a un psicólogo. A veces, lo que queremos es ayudar a otra persona que lo está pasando mal, y otra razón podría ser que la terapia no nos ha funcionado e intentemos una solución alternativa. Sin embargo, ¿cuál es la eficacia de este tipo de recursos?

Los libros de autoayuda inducen la culpa y la individualidadLos libros de autoayuda inducen la culpa y la individualidad

La eficacia de los libros de autoayuda

Un gran número de profesionales de la psicología se muestran totalmente en contra de los libros de autoayuda. Y es que, verdaderamente, no suponen una terapia, no hay un seguimiento del psicólogo o psicóloga para de verdad ayudar a la persona, y además son un gran negocio (recordemos las estanterías de las librerías).

El gran problema que suponen los libros de autoayuda es que no son, en verdad, terapias ni manuales curativos. Tal y como comenta el psicólogo Eparquio Delgado, que ha escrito sobre este tema, es que no hay una investigación científica que avale el buen funcionamiento de los mismos. Al igual que para crear un test de medición o diagnóstico se necesitan hacer muchas pruebas y tener evidencia científica de que es eficaz, cualquier material con ánimo de intervención psicológica también debería contar con esa base.

Por otro lado, los libros de autoayuda tienden a alimentar una idea muy dañina: la culpabilización de las personas. No te traerá escrito de manera explícita que tú has hecho algo mal para sentirte así, pero sus planteamientos suelen ir enfocados en la línea de la psicología positiva, donde se supone que tienes que aprender a ser de una manera "perfecta". Si vas a la sección de autoayuda, encontrarás muchos manuales para ser más feliz, lograr el éxito, esforzarse al máximo, ser más competente en la empresa, cómo cambiar tu vida, cómo influir en los demás, cómo sacar tu "poder interior", cómo tomar buenas decisiones, cómo controlas tus emociones, cómo adquirir nuevos valores, etc. En definitiva, están indicando que debes ser de otra forma, que debes hacerlo tú solo y que si no alcanzas el éxito (¿pero qué tipo de éxito? eso es algo subjetivo), es porque no has sabido cómo hacerlo.

La autoayuda y la terapia

Está claro que hay muchas personas que querrían cambiar algún aspecto de su vida porque les causa problemas. Por ejemplo, tener ataques de ira agresivos, establecer relaciones de pareja demasiado dependientes, ser demasiado inseguros para enfrentarse a ciertos hábitos de la vida, tener problemas de autoestima que les lleva a realizar conductas dañinas para uno mismo, tener episodios de estado de ánimo muy bajo, etc. Sin embargo, la conducta humana es demasiado compleja como para solucionarlo con una especie de manual de instrucciones.

Las secciones de psicología están llenas de libros de autoayudaLas secciones de psicología están llenas de libros de autoayuda

Si tenemos algún problema en nuestro comportamiento, emociones o relaciones personales y/o profesionales, la ayuda de un psicólogo o psicóloga será más eficaz. La razón principal es que cada trastorno, cada conducta, cada desajuste, se da diferente en cada persona. Tanto las causas, como las situaciones en las que se desencadenan ciertas conductas, como la forma de superarlas, es distinta en cada biografía, y por ello la intervención debe ser personalizada. En la consulta psicológica (o psicopedagógica, psiquiátrica, etc.), nada se va a realizar a un ritmo diferente del que el o la paciente necesite: eres tú quien marca el ritmo, y entre ambos vais avanzando.

Además, muchas veces puede ocurrir que leamos el libro, tengamos claro cuál es el camino a seguir para superar una situación, pero aún así no podamos hacerlo. Eso es porque no existen las recetas mágicas ni las soluciones "para todos y todas".

Entonces, ¿son malos los libros de autoayuda?

Hay libros que nos pueden funcionar a algunas personas, pero no a la mayoría. Tampoco podemos pretender que nos ayuden a superar trastornos como la distimia, depresión, ansiedad, trastornos de la alimentación, adicciones o fobias. Además, muchos de los aspectos que nos afectan en la vida tienen un origen o una dimensión que no podemos controlar: socioeconómica, política, cultural, familiar, etc.

Muchos libros de autoayuda consisten en historias, reales o de ficción, que te hacen reflexionar sobre algún aspecto. Serían más bien cuentos filosóficos, como los clásicos proverbios. Pero no por ello nos van a hacer cambiar, a menos que personalmente tengamos un interés muy grande por aprender más sobre un aspecto y llevarlo a cabo. Por ejemplo, si digo que quiero aprender a disfrutar de los pequeños detalles y no de aquello de lo que consumo. Eso no es "autoayudarte", sino tomar una decisión en la vida, pero si tampoco tienes unas convicciones fuertes sobre las que asentarlo (por ejemplo, por ser más humilde, en oposición a las grandes corporaciones multinacionales, o por dar ejemplo a tus hijos), es fácil que acabes abandonando.

Artículos recomendados