Menú
Cómo comprender la psicología del pensamiento positivo
Cómo comprender la psicología del pensamiento positivo
PENSAMIENTO POSITIVO

Cómo comprender la psicología del pensamiento positivo

La psicología del pensamiento positivo no es lo mismo que la psicología positiva, pero sí son dos términos relacionados y que intentan sacar lo mejor de cada persona.

Mª José Roldán Prieto

¿Cómo sueles ver el vaso; medio lleno o medio vacío? Quizá te hayas hecho esta pregunta muchas veces, la respuesta que digas estará relacionada directamente con el concepto de pensamiento positivo y si tienes una perspectiva más positiva o negativa de la vida en general. El pensamiento positivo tiene un papel primordial en la psicología positiva, un subcampo dedicado al estudio de lo que hace que las personas sean felices y estén satisfechas.

Existen investigaciones que dejan claro que el pensamiento positivo puede ayudar a controlar el estrés e incluso es importante para la salud y el bienestar general de las personas.

Qué es el pensamiento positivo

Según Abrahan Lincoln: 'La mayoría de las personas son tan felices como deciden serlo'. ¡Y esta es una gran verdad! Pero entonces, ¿qué es exactamente el pensamiento positivo? Quizá crees que significa ver el mundo lleno de color de rosa e ignorar las cosas más grises y oscuras. Pero en realidad el pensamiento positivo significa enfrentar los problemas de la vida pero aprovechando al máximo las oportunidades que te dan para crecer y mejorar. Trata de ver lo mejor de otras personas y de uno mismo. Es sinónimo también, de ser resiliente.

La psicología del pensamiento positivo es diferente de la psicología positivaLa psicología del pensamiento positivo es diferente de la psicología positiva

Normalmente se enmarca el pensamiento positivo en términos de estilo explicativo. Dependiendo de cómo sea tu estilo explicativo o de cómo explicas cómo te sucedieron las cosas. Si sueles tener un estilo explicativo optimista cuando te suceden cosas buenas lo atribuirás a factores internos y cuando ocurren cosas malas, a factores externos a ti. Sabes que las cosas que son negativas son temporales y que no comprenden una parte normal de tu vida.

En cambio, si tienes un estilo explicativo pesimista te culparás siempre a ti de las cosas malas que te suceden o que suceden a tu alrededor y cuando te ocurran cosas buenas, las atribuirás a cosas externas a ti pero nunca a tu valía o buen hacer. Crees que las cosas malas son cosas que siempre ocurran y que duran mucho tiempo.

Como sabrás culpable a ti mismo de cosas que están fuera de tu control no te permitirá vivir la vida como realmente te merece y lo peor, es que tendrá un fuerte impacto en tu estado de ánimo que incluso a la larga, te puede hacer entrar en depresión. Si por otro lado, eres un pensador positivo tendrás un pensamiento optimista, vivirás tu vida de forma real y disfrutarás de las cosas que te suceden.

Beneficios para la salud

Existen beneficios de tener pensamientos positivos y están vinculados a tener una vida con una actitud optimista y mucho más. Algunos de estos beneficios para la salud son: una esperanza de vida mayor, vivir con menos estrés, dejar la depresión a un lado, no resfriarse tan seguido, tener mejores habilidades afrontamiento, mejor salud física en general, mejor salud psicológica en general.

Ser positivo te ayudará a mantener una buena salud mental y físicaSer positivo te ayudará a mantener una buena salud mental y física

Pensamiento positivo vs. psicología positiva

Mientras que los términos pensamiento positivo y psicología positiva a veces se usan indistintamente, es importante entender que no son lo mismo. El pensamiento positivo es una forma de ver las cosas desde un punto de vista positivo y la psicología positiva trata de centrarse en el optimismo y entender que hay beneficios de pensar positivamente porque es un pensamiento real y más acorde a la vida.

Si crees que no eres un optimista natural, hay cosas que puedes hacer para comenzar a pensar de forma positiva y disfrutar de una vida mucho más saludable en todos los aspectos. Lo primero que tienes que hacer es mantener una autoconversación diaria, puedes hacerlo en forma de meditación o escribiendo un diario en un momento de soledad e intimidad. Cuando prestes atención a cómo te hablas podrás comenzar a modificar el pensamiento y convertirlo en pensamiento positivo.

Artículos recomendados