Menú
Las diferencias entre distimia y depresión
Las diferencias entre distimia y depresión
ESTADO DE ÁNIMO

Las diferencias entre distimia y depresión

La distimia y la depresión son dos trastornos del estado de ánimo que se parecen, pero la intensidad de los síntomas es distinta, y también su duración.

Cristina Pardo Torres

En muchas ocasiones, le gente confunde la distimia con la depresión, a pesar de las múltiples diferencias que existen entre ambas. Entre estas diferencias están la intensidad y la duración, siendo la depresión más grave y la distimia crónica, es decir, que dura toda la vida. Para dejar más clara la diferencia que hay, explicaremos de forma más amplia ambos conceptos.

Distimia:

La distimia es un trastorno del estado de ánimo que generalmente pasa desapercibido y no se diagnostica, esto es así porque la intensidad de los síntomas que presenta es menor que la de la depresión. No suele afectar de manera drástica a la realización de una vida normalizada, por lo que la persona afectada sigue con sus actividades cotidianas de una forma más o menos regular.

A veces este trastorno aparece en edades tempranas, como puede ser la adolescencia, y es confundido con la forma de ser de la persona o la etapa que está viviendo, ya que su personalidad no está formada completamente, es inestable y sus sentimientos y emociones están descontrolados.

La distimia se trata de una afección crónica, que dura toda la vida, aunque también es cierto que con ayuda de un psicólogo o de un psiquiatra, mediante la psicoterapia, sus síntomas pueden disminuirse y controlarse.

Los síntomas pueden variar mucho dependiendo de la persona que lo padece, de la edad, de su personalidad, del tiempo trascurrido desde su aparición, etc. Pero como normal general hay algunos que se dan en la mayoría de los casos:

- Cansancio general, tanto físico como psicológico.

- Disminución de la energía.

- Trastornos del sueño, como por ejemplo, hipersomnia o insomnio.

- Aumento o pérdida del apetito, dependiendo de la persona.

- Dificultad a la hora de concentrarse o retener información.

- Mayor irritabilidad, pesimismo, sentimientos de tristeza, incapacidad, etc.

- Aumento del nivel de inseguridad.

- Pensamientos negativos constantes.

- Ansiedad.

La distimia es menos intensa que la depresión pero se convierte en crónicaLa distimia es menos intensa que la depresión pero se convierte en crónica

Depresión:

La depresión es un trastorno del estado de ánimo de mayor gravedad que la distimia, la persona que lo padece presenta una tristeza extrema, se siente decaída, sin disfrutar de las cosas de la vida, abatida, sin fuerzas, etc.

Sus síntomas afectan directamente al ritmo normalizado de su vida, interfiriendo en sus relaciones sociales, laborales, familiares, etc. Existen muchos tipos de depresión, dependiendo de la regularidad de sus síntomas, de su origen, etc.

Este trastorno se presenta mediante altibajos, es decir, alternando episodios de extrema tristeza con episodios de normalidad emocional. Para ser diagnosticado estos altibajos deben perduran en el tiempo un mínimo de dos años.

Generalmente su tratamiento se basa en el consumo de medicamentos antidepresivos y consultas regulares con un psiquiatra o un psicólogo, que realizara una psicoterapia con el paciente. Con estas ayudas los síntomas irán disminuyendo hasta desaparecer y favoreciendo la realización de una vida normalizada.

Los síntomas de la depresión dependen directamente de la persona que la padece, de su capacidad para gestionar los problemas, la regulación de la frustración, la edad de la persona, el apoyo que obtenga, la situación desencadenante, momento de aparición, etc. Algunos de los más comunes pueden ser:

- Baja autoestima y negativo autoconcepto.

- Sentimientos de ser incapaz de seguir con la vida y culpable por ello.

- Cansancio generalizado, tanto mental como físico.

- Trastornos alimenticios, como puede ser la pérdida o el aumento del apetito.

- Trastornos del sueño, como puede ser la hipersomnia o el insomnio.

- Dificultad a la hora de concentrarse, retener información y tomar decisiones.

- Aislamiento social y rotura de las relaciones sociales, familiares, etc.

- Sentimiento de desesperanza y aguda tristeza.

- Pensamiento negativos o suicidas.

- En los peores autolesiones, incluso suicidio o intento de realizarlo.

En resumen:

Si nos centramos solo en los rasgos más distintivos de ambos trastornos de estado de ánimo, los cuales determinan su gran nivel de diferencia basándonos en las características dichas anteriormente, podemos destacar los siguientes:

- El nivel de intensidad: La distimia posee un nivel de intensidad de los síntomas menor que la depresión.

- Tipo de tratamiento: El tratamiento de la depresión se basa en la revisión psicología y psiquiatra más el consumo de medicamentos antidepresivos, como por ejemplo: Fluoxetina, Sertralina, Citolopram, etc; mientras que en la distimia por norma general tan solo se lleva a cabo la revisión periódica.

- Su duración: Mientras que la depresión tan solo dura por un tiempo limitado o espaciado en episodios, la distimia se mantiene constante y crónica.

- La cantidad de síntomas: Otra diferencia que existe entre la depresión y la distimia es que esta no tiene tanta cantidad de síntomas posibles como la depresión.

- Afección en la vida cotidiana: En la depresión, los síntomas, al ser de mayor intensidad, afectan directamente en el ritmo normalizado de la vida de la persona afectada, interfiriendo en sus relaciones sociales, laborales, familiares, etc; mientras que la distimia no afecta notablemente a esta.

Artículos recomendados