Menú
La meditación puede cambiar literalmente tu cerebro
La meditación puede cambiar literalmente tu cerebro
MEDITACIÓN

La meditación puede cambiar literalmente tu cerebro

Si tienes constancia en la meditación podrás comprobar cómo cambia literalmente tu cerebro, ¡descubre cómo!

Mª José Roldán Prieto

Probablemente conoces personas en tu vida que practican la meditación. Hay una sensación de calma, autoconciencia y compasión acerca de ellos, como si pasaran por la vida flotando en una nube de confort, muy por encima del tornado de ansiedad que la mayoría de nosotros sentimos.

La meditación puede ser de gran ayuda para las personas con ansiedadLa meditación puede ser de gran ayuda para las personas con ansiedad

Es fácil sentirse molesto por ellos, pero solo porque secretamente deseas poder adoptar este mismo estado mental. Puede parecer difícil de creer para tu yo escéptico, especialmente cuando tienes suficiente ansiedad como para ponerte al límite, pero la meditación puede cambiar un cerebro ansioso.

Ayuda a las personas con ansiedad a mejorar con pensamientos negativos y a tolerarlos mejor, dejándolos marchar de la mente naturalmente. Esto ayuda a desarrollar la capacidad de recuperación mental y, en última instancia, a controlar la ansiedad. Y, con la práctica regular, la meditación puede volver a conectar tu mente. Parece magia, ¿verdad? Pero en realidad, solo se necesita constancia y querer este cambio para mejorar casi sin que te des cuenta con el paso del tiempo.

¿Qué está pasando realmente en el cerebro?

La meditación tiene un efecto calmante en el cerebro, reduciendo la hiperactivación en áreas como la amígdala, que está asociada con el miedo, la amenaza y el trauma. Las meditaciones basadas en la bondad cambian la forma en que los sistemas perceptivos dan sentido a la realidad. Las respuestas reducidas basadas en el miedo y un mayor control mental de los procesos cognitivos permiten a las personas procesar información con mayor precisión.

Hay diferentes formas de meditarHay diferentes formas de meditar

Diferentes tipos de meditación alteran ocho regiones cerebrales específicas en personas que regularmente meditan. Estos incluyen áreas relacionadas con la metaconciencia, la conciencia corporal, el procesamiento de la memoria, la regulación de las emociones en situaciones personales y sociales, y una mejor comunicación entre los lados derecho e izquierdo del cerebro.

La forma en que la meditación de atención plena ejerce sus efectos es a través de un proceso de autorregulación mejorada, que incluye el control de la atención, la regulación de las emociones y la autoconciencia. Existen diferentes tipos de meditación y cada persona tendrá que escoger la que mejor vaya con ella misma. La meditación regular cambia aspectos del funcionamiento del cerebro. Afecta diferentes aspectos del cerebro y la forma en que se comunican, por lo que hay un mejor control interno pudiendo así modular la gestión interna.

¿Cuándo se establecen los efectos?

La meditación puede considerarse como un tipo de entrenamiento cerebral, y por lo tanto requiere práctica regular para ver cambios notables. Sin embargo, la mayoría de las personas notan una diferencia de inmediato, aunque esto puede deberse a una respuesta de relajación en lugar de cambios duraderos en la actividad cerebral.

La meditación también sirve para desprenderse de sentimientos negativosLa meditación también sirve para desprenderse de sentimientos negativos

Algunas personas también sienten que la meditación despierta sentimientos desagradables, a menudo si hay un trauma no abordado, que las personas enfrentan distrayéndose y nunca estando solos con sus pensamientos.

Para los cambios a largo plazo, la amígdala tarda aproximadamente ocho semanas en calmarse y producir diferencias en áreas clave del cerebro, como la corteza prefrontal, la ínsula, la corteza cingulada y el hipocampo. Generalmente, se requiere una práctica continua para mantener y profundizar los beneficios, al igual que con cualquier otra cosa. En algunos casos, la meditación parece dar como resultado cambios permanentes en el comportamiento, especialmente las meditaciones basadas en la compasión, que pueden cambiar la perspectiva fundamental de una persona, a medida que la práctica se integra en la personalidad y la forma de vida, lo que requiere menos práctica diaria.

Aprovechando al máximo la meditación

Al establecer objetivos alcanzables y avanzar a un ritmo realista, la meditación puede convertirse fácilmente en un hábito regular. Si quieres comenzar pero no sabes cómo hacerlo, entonces sigue estos consejos porque podrás cambiar tu vida y en 8 semanas podrás ser otra persona. Entenderás la vida desde otras perspectivas y te sentirás mejor en todos los ámbitos. No pierdas detalle:

  • Empieza con poco. Aunque parezca atractivo meditar durante 30 minutos dos veces al día, en realidad, es más factible comenzar con sesiones de cinco minutos, una o dos veces al día, algunos días a la semana. Su quieres prepararte para tener éxito y establecer la rutina, debes construir sobre una base sólida. Si empiezas demasiado fuerte abandonarás antes de que te des cuenta o de que empieces a notar los efectos, creyendo de manera errónea que la meditación no te aporta nada bueno.
  • Reserva un espacio tranquilo y seguro. Si bien puedes meditar en cualquier lugar, a muchas personas les resulta útil tener un espacio específico configurado solo para ese propósito. Un beneficio adicional es que te condicionarás al estado mental deseado solo por estar en ese lugar, fortaleciendo la rutina.
  • Concéntrate en tu respiración. Una de las formas más fáciles de comenzar a meditar es centrándote en tu respiración. Fíjate en dónde es más fuerte: a través de la nariz o al subir y bajar el pecho. Si tu mente divaga, lo que harás, es tratar de reconcentrarte nuevamente en tu respiración y respirar profundamente. Prestar atención a tu respiración ayuda a crear espacio entre tus pensamientos y la distancia de su intensidad. La respiración te tranquilizará casi sin que te des cuenta y cuando lo hagas como rutina, en momentos de tensión lo harás casi de manera automática para encontrar la tranquilidad al instante.
  • Empieza por una experiencia guiada. Para aquellos que acaban de comenzar a meditar, calmar la mente puede ser difícil: los pensamientos pueden fluir como una lista de reproducción del día del juicio final. Si esto te ocurre puedes descargar alguna app en tu teléfono para poder empezar con una experiencia guiada. En youtube también tienes muchos vídeos de meditación guiada que te pueden ayudar a comenzar. Podrás encontrar meditaciones guiadas para ayudarte con todo lo que necesites en un momento determinado, desde ansiedad y estrés hasta problemas más específicos como la autoestima y la tristeza, todo con la melodía de un guía que te guiará en cada paso del camino. 

Crear calma es el mejor tipo de descanso para tu cerebro y con la práctica sentirás cómo tu cerebro está cambiando a mejor apenas sin darte cuenta. ¡La vida puede ser mucho más fácil!

Artículos recomendados