Menú
Cómo mejorar tu vida en tres pasos y salir del auto-sabotaje
Cómo mejorar tu vida en tres pasos y salir del auto-sabotaje
BIENESTAR EMOCIONAL

Cómo mejorar tu vida en tres pasos y salir del auto-sabotaje

Si quieres mejorar tu vida y dejar de lado el auto-sabotaje para sentirte mejor emocionalmente, ¡sigue leyendo!

Mª José Roldán Prieto

No hace falta que sea año nuevo para mejorar tu vida, puedes pensar en esas resoluciones que tenías en tu mente ahora mismo y hacerles caso. La fuerza de voluntad no solo tienes que sacarla cuando empiezas un nuevo año, puedes sacarla en cualquier momento de tu vida. Quizá desde que comenzó el año te has dado cuenta de que te has desviado mucho y no entiendes muy bien por qué.

Este fenómeno se llama auto-sabotaje, que en realidad no es tan dramático como podría parecer. Simplemente significa que estás participando en un comportamiento autodirigido, pensamientos o acciones que inconscientemente te impiden obtener lo que estás tratando conscientemente de lograr. 

El auto-sabotaje es nuestro mecanismo de seguridad del cerebro para protegernos de la desilusión, en realidad, y nuestro cerebro ha incorporado señales de peligro y seguridad que activan inconscientemente ciertos comportamientos, pensamientos y sentimientos para protegernos de ser lastimados, ya sea física o emocionalmente. Nuestro propio auto-sabotaje inconsciente es nuestra manera inteligente de hacer "lo mejor", lo que nos hace sentir cómodos en la vida en lugar de correr riesgos. Por eso, a continuación vamos a explicarte algunas maneras para que puedas superar esto y mejorar tu vida.

El auto-sabotaje es nuestro mecanismo de seguridad del cerebro para protegernos de la desilusiónEl auto-sabotaje es nuestro mecanismo de seguridad del cerebro para protegernos de la desilusión

No te aferres al pasado

A menudo usamos experiencias y recuerdos pasados para predecir nuestro presente y futuro, el problema es que nuestros recuerdos son altamente falibles y nuestro subconsciente tiende a favorecer nuestros recuerdos sobre la realidad objetiva. En lo que enfocamos nuestra atención tiende a crecer más. Esto significa que si nos estamos centrando en malas experiencias o sentimientos de ira, tristeza, decepción o preocupación, experimentaremos más de estos sentimientos y malas experiencias.

¿Alguna vez has estado en la cama, desesperado por dormir, pero te has sentido más insomne y ansioso a medida que avanza la noche? Cuando aferrarse a los recuerdos o las experiencias se vuelve dañino e inútil para los sueños y deseos de nuestro presente, es hora de dejarlo marchar. ¿La solución? Simplemente déjalo ir. Dejar ir simplemente significa obtener espacio mental y emocionalmente para separarse de una creencia que te está lastimando.

Para ello, permítete experimentar tus emociones y recuerdos sin tratar de alejarlos o sentirte abrumado por ellos. Es tan simple como dejarlos ser como son. Dejar ir no significa que la experiencia o la memoria no sucedieron, o que es irrelevante o sin importancia. Significa que estás haciendo una elección consciente para dejar de revivir dolores pasados, y que está permitiendo que tu historia crezca y cambie, en lugar de reproducirse. Cuando hacemos algo importante, como avanzar hacia nuestras metas y deseos, nos desafiamos a nosotros mismos para pasar de lo cómodo a lo incómodo. Está bien no ser perfecto y tener problemas en el camino, somos humanos después de todo. Recuerda dejar ir es un trabajo en progreso, lleva tiempo. A veces dejar marchar significa aceptar el pasado y permitirse crear un nuevo presente y futuro.

Tus  pensamientos no siempre son hechosTus pensamientos no siempre son hechos

No apoyes tus falsas creencias

Esto se llama sesgo de confirmación. Tendemos a rodearnos inconscientemente de personas, experiencias y situaciones que están alineadas con nuestras creencias. Esto significa que buscamos información que confirme nuestros pensamientos, sentimientos y opiniones. Nuestra mente subconsciente hará todo lo posible para proteger nuestras creencias, y esto no siempre es algo bueno. 

Esto significa que si nos sentimos cohibidos, nerviosos o incluso preocupados por algo, nuestra mente buscará información para confirmarlo, saboteando y finalmente detenerte. Por ejemplo, si quieres probar yoga pero te sientes incómodo con la ropa de gimnasia, entras en la clase de yoga y cuando pasas junto a un grupo de mujeres delgadas, atraes la atención de una de ellas y luego escuchas risas, automáticamente pensarás; "Sabía que me veía gracioso, deben estar riéndose de mí". Decides abandonar la clase, y ahí van tus deseos de comenzar a practicar yoga: este es tu sesgo de confirmación en el trabajo. Otro ejemplo de cómo funciona este sesgo mental es que inconscientemente busca reunir evidencia para apoyar tu creencia. Por ejemplo, si quieres comprar un coche nuevo, verás coches nuevos por todas partes y pensarás que es una señal para comprarlo.

¿La solución? Tus pensamientos no siempre son hechos: parte de ser humanos es nuestra capacidad de pensar. Gran parte de nuestro día está hecho de pensamiento. Por ejemplo, en un período de 24 horas podemos planificar, imaginar o incluso preocuparnos dentro de los confines internos de nuestra mente. Los pensamientos pueden ser intencionales, como cuando intentamos activamente recordar algo, o pueden ser automáticos, como cuando hacemos suposiciones o juicios.?? Una forma de superar nuestro sesgo de confirmación es saber que los pensamientos no siempre son un hecho, y que muchas veces nuestros pensamientos son juicios y opiniones. 

El pensamiento "la temperatura del sol es de 15 millones de grados Celsius" puede ser un hecho, pero el pensamiento "es agradable estar caliente cuando me siento al sol" es una opinión. Esto es importante, ya que parte de estar atascados en nuestro propio sesgo de confirmación significa que a menudo creemos que todos nuestros pensamientos son ciertos. Es importante ser consciente de los pensamientos, con la conciencia viene la elección, la opción de aceptar el pensamiento o desafiarlo y crear más equilibrio. Cuando comiences a notar que tus pensamientos se vuelven inútiles, hazte tres preguntas básicas:

  • ¿Es solo una opinión o es un hecho de pensamiento?
  • Si mi amigo me dijera este pensamiento, ¿qué le diría?
  • ¿Este pensamiento me está ayudando a acercarme a lograr mis objetivos?

Somos los impulsores de nuestras propias vidasSomos los impulsores de nuestras propias vidas

Deja de empezar oraciones del tipo: "Y si..."

Reflexionar sobre el pasado y fantasear sobre cómo habrías 'hecho las cosas de manera diferente' solo perpetúa la ansiedad, la frustración y la desilusión. Centrarse y revivir el arrepentimiento por las cosas que hicimos o no hicimos puede evitar que tomemos medidas en el presente y en el "ahora". Fijarse en los deseos que no son posibles, como querer que otros cambien, crea frustración y obstaculiza el futuro. Por ejemplo, si estás obsesionado con el comportamiento inútil de un ser querido, cuanto más te obsesiones con los pensamientos "y si...", más resentimiento se acumula dentro de esa relación.

¿La solución? Estar empoderados por dentro, en última instancia, somos los impulsores de nuestras propias vidas. Esto significa que tenemos el poder supremo de nuestros pensamientos, sentimientos, elecciones y comportamiento. Si tenemos la capacidad de pensar en el pasado, fantasear sobre lo que podríamos haber hecho o deberíamos haber hecho, entonces tiene sentido que también podamos usar esos pensamientos para motivar, cultivar y hacer crecer lo que queremos para nuestro presente y nuestro futuro. 

Depende completamente de nosotros, si elegimos quedarnos con pensamientos que no ayudan, nos mantienen estancados, sufriendo y anclados en la duda.??Toma la decisión de abrazar tu fuerza interior, aprovechar tu estado mental positivo y avanzar hacia los deseos que tienes. Si notas que te atascas en patrones de pensamiento inútiles, respira, todos tenemos una crítica interna. Si algo no te ayuda a llegar a tus metas, cambia la marcha y permite que tu mente acepte los pensamientos positivos y útiles, que motivan y nutren tus sueños.

Artículos recomendados