Menú
Cómo surfear las olas de la vida
Cómo surfear las olas de la vida
OLAS DE LA VIDA

Cómo surfear las olas de la vida

Es importante saber surfear las olas de la vida para que de esta manera no caigas de la tabla.

Mª José Roldán Prieto

La vida es como el mar, a veces es agitado y otras veces está en calma. Es importante saber surfear las olas de la vida para que de esta manera no caigas de la tabla y no te quedes perdido en la inmensidad del mar. Aunque no te guste el surf entenderás que es un símil importante de entender para comprender cómo es la vida y qué tienes que hacer para mantener el equilibrio.

La vida es como el mar, a veces es agitado y otras veces está en calmaLa vida es como el mar, a veces es agitado y otras veces está en calma

Pero, teniendo en cuenta el surf real, ¿cuál es la clave para ser un buen surfista? La respuesta te enseñará a que montar en una tabla de surf es muy parecido a montar las olas de la vida con la fuerza de tu propia resistencia: Hay que centrar toda tu atención en la situación única en la que te encuentras.

La tabla debe ser la correcta

Debes tener la tabla correcta porque eso determina todo antes de que incluso te metas en el agua. Existen diferentes niveles de las tablas y todas las elecciones que puedes hacer en función de tu tamaño, nivel de experiencia y objetivos. Por lo tanto, debes concentrarte en las condiciones específicas de la vida, que en este caso: eres tú. No mires la tabla de otra persona y piensa que la tuya es la que te preparará para ser un surfista de éxito. Del mismo modo, tampoco tienes que mirar cómo otras personas surfean, tienes que centrarte en cómo tienes que surfear tú las olas que se mueven debajo de tu propia tabla.

El aspecto que debes tener en cuenta es la resistencia, como tu tabla de surf. Porque será exclusivo de tus circunstancias: tu experiencia, tus luchas, tus objetivos en la vida. ¿Qué necesitas para estar fuerte, sobresalir con la tabla y soportar las adversidades del mar?

Muévete

Cuando surfeas debes encontrar el equilibrio entre el movimiento y saber estarte quieto. En el momento en que una ola te golpea, si no vuelves a saltar y te equilibras, no tienes la oportunidad de montar la próxima ola. ¿Con qué frecuencia en la vida hemos sido arrastrados por la ola de desilusión, desesperación e incertidumbre? 

Cuando surfeas debes encontrar el equilibrio entre el movimiento y saber estarte quietoCuando surfeas debes encontrar el equilibrio entre el movimiento y saber estarte quieto

La resiliencia no se trata de permanecer despierto todo el tiempo y nunca caer. Se trata de volver a moverte y levantarte rápidamente después de haber sido eliminado de su tablero. Se trata de no perder la próxima gran oportunidad porque todavía estás vadeando pensando en el daño que has podido sentir. Para volver a aparecer, regresa a un momento en el que tuviste éxito, experimentaste un éxito pasado o una victoria. ¿Qué estabas haciendo? ¿Qué entendiste y cómo celebraste ese éxito?

No lo hagas solo

Finalmente, los surfistas dicen que nunca debes surfear solo. Sí, la gente lo hace, pero no es seguro (y no es tan divertido). Además, otros surfistas pueden darte comentarios sobre lo que estás haciendo bien y lo que estás haciendo mal. Cuando estás en el mar, también puedes estudiar a otros surfistas para ver qué están haciendo. El éxito deja pistas como hemos escuchado a menudo, y cuando estás luchando por mantenerte en el tablero cuando la vida te derriba repetidamente, observa y aprende de los éxitos y errores de los profesionales que te rodean.

Como has podido comprobar, el símil de surfear es bastante acertado en cuanto a comparar con la vida y los reveses que te pueden dar. Por eso, merece la pena que lo tengas en cuenta para que entiendas que puedes estar encima de la tabla sin caerte y si te caes y no puedes surfear la ola siguiente, no te preocupes, porque puedes coger la tabla de nuevo, volver a montarla y hacerlo mejor que antes. Disfruta del movimiento de las olas y verás que todo, comenzará a ser mucho mejor en tu vida...

Artículos recomendados