Menú
Aprende a lidiar con la vida y con los cambios repentinos
Aprende a lidiar con la vida y con los cambios repentinos
CAMBIOS

Aprende a lidiar con la vida y con los cambios repentinos

Los cambios repentinos en la vida son incontrolables, solo tendrás que aprender a lidiar con ellos en tu vida.

Mª José Roldán Prieto

Ojalá fuese la vida tan sencilla como para poder vivirla sin miedos o sin incertidumbres... ¡pero entonces no tendría gracia! Los cambios repentinos o inesperados nos pueden hacer sentir más fuertes e incluso, se puede aprender a medida que pasan las cosas para tener resiliencia para vivir la vida aún con más intensidad. El cambio va a suceder, independientemente de lo que intentes controlar las cosas. Aunque no siempre puedes controlar estos cambios inesperados, siempre puedes controlar cómo reaccionas y cómo te las arreglas para avanzar.

El cambio es difícil pero necesario porque sin cambio, nunca creceríamos y aprenderíamos. Sin embargo, por necesario que sea, el cambio puede ser un gran desafío, incluso más cuando el cambio es inesperado y / o no deseado. El cambio puede ser un problema emocional al principio, pero con estos consejos y trucos, podrá surfear a través de las aguas del cambio con una precisión experta.

La aceptación es un tema complicadoLa aceptación es un tema complicado

Aceptar las emociones

La aceptación es un tema complicado, pero del que vale la pena hablar. La capacidad de superar algo y aceptarlo está en todos nosotros. A veces, la capacidad de aceptar algo se ve obstaculizada y depende de la situación; otras veces, depende de ti. Cualquiera que sea su reacción al cambio, lo que puede hacer es aceptar cómo se siente con respecto al cambio. No trates de convencerte de no estar enfadado o triste, herido o molesto. Si haces eso, las emociones se acumularán y saldrán más tarde.

Enfréntalo cuando ocurra. Estas son reacciones normales y tú tienes derecho a sentirte como lo haces. Aceptar cambios inesperados puede no ser posible de inmediato; puede tomar mucho tiempo aprender a aceptar algunos cambios, por lo tanto, mientras tanto, simplemente acepta tu reacción ante la situación. Triste, enfadado o molesto, sea cual sea la emoción, no luches contra ella.

La conexión con la tierra es una forma de mantenerte conectado con el presenteLa conexión con la tierra es una forma de mantenerte conectado con el presente

Mantén los pies en la tierra

La conexión con la tierra es una forma de mantenerte conectado con el presente. Puede parecer contra-intuitivo centrarte en el presente cuando es tan estresante, pero es una forma de fortalecerte para enfrentar el presente y los desafíos que hay. Hay muchos ejercicios de puesta a tierra diferentes que pueden ayudar en este tipo de situación. Los ejercicios de respiración, siendo uno de los mejores, es una técnica básica que puede llevar a todas partes.

Poder aterrizar es invaluable. La conexión a tierra es una herramienta que puede llevar a todas partes y practicar en cualquier lugar. Piensa en ti mismo como un bote, la vida como el océano y las técnicas de conexión a tierra como el ancla. La conexión a tierra sensorial es otra técnica que puede ayudarte y se centra en conectarte a través de los sentidos. Por ejemplo: céntrate en sentir tu suéter contra tu piel o la hierba debajo de tus pies.

La base cognitiva se trata de centrarte en quién eres tú, dónde estás, de dónde vienes ... puedes seguir y seguir. Básicamente, la base cognitiva se trata de centrarte en ti mismo en el presente. Es bueno hacerlo mientras estás bajo estrés, ya que puede ayudarte a centrarte en el momento presente.

No te descuides

Cuando te encuentres atrapado en la corriente subterránea de la vida, no te descuides. Cuidar de ti mismo puede ser lo último que tienes en mente, pero hazlo de todos modos. Es algo que fácilmente se pasa por alto. No puedes cuidar a los demás, o lidiar bien con el estrés, si no te estás cuidando a ti mismo. En tiempos difíciles, es fácil olvidarse de cuidarnos, pero es algo que no debes olvidar nunca. Cuídate, te debes mucho. Encuentra algunos rituales de autocuidado que resuenen contigo y hazlos.

Escapar por un tiempo

Del mismo modo, no olvides respirar de vez en cuando. Con eso quiero decir que de vez en cuando necesitas dejar todo lo que te estresa o te enfada o entristece. Por el bien de tu salud mental, no pases las 24 horas, los 7 días de la semana molesto, herido, enfadado y estresado debido a este cambio inesperado. Date tiempo para respirar de vez en cuando. Dale un descanso a tu mente.

Para ello puedes leer un libro, mira tu programa de televisión favorito o escucha buena música. Sal de la casa con un amigo y date permiso para soltar lo que sea que te esté molestando, aunque solo sea por un momento. Esto no es fácil, pero es posible encontrar puntos brillantes en la oscuridad.

El tiempo cambiará las cosas que necesitan ser cambiadasEl tiempo cambiará las cosas que necesitan ser cambiadas

Darte tiempo

El tiempo cambiará las cosas que necesitan ser cambiadas, y los malos tiempos se irán. Ten fe en que no importa lo que se te presente, podrás manejarlo con coraje y gracia. Debes saber que las coas mejorarán siempre y cuando realmente quieras que todo mejore.

Los cambios negativos e inesperados son más difíciles de aceptar en comparación con los cambios positivos o esperados. Lo que debes hacer es sentir como te sientes y darte tiempoEl tiempo lo cura todo. Tener que mudarse, ser despedido de tu trabajo o que tu pareja te deje son pequeñas cosas en el gran esquema de la vida. Por mucho que pueda doler, no dolerá para siempre. Entonces, sé paciente contigo mismo. Dentro de toda dificultad se encuentra la posibilidad: es tu trabajo encontrarla.

Aceptar que el cambio va a suceder, independientemente de lo que intentes controlar, es un ejercicio de fuerza de voluntad, y muchas veces, un cambio, como el final de una relación, un trabajo o un movimiento repentino puede traer consigo innumerables problemas. Aunque no siempre puedes controlar esos cambios inesperados, lo único que siempre puedes controlar es cómo reaccionas y cómo te las arreglas para que las cosas vayan mejor.

Por este motivo, nunca pierdas la esperanza ni las fuerzas para luchar por encontrar tiempos mejores, porque si realmente lo esperas, llegarán. Nunca bajes los brazos cuando se te acerquen adversidades porque se necesita coraje y perseverancia para conseguir buenos objetivos en la vida. No te preocupes si a veces las cosas van mal, podrán ir mejor si luchas por conseguirlo. ¿Estás listo para vivir esos cambios inesperados?

Artículos recomendados